26.6 C
Madrid
mayo, domingo 26, 2024

Boeing ignoró los problemas de seguridad del 777 y del 787, según un empleado

La Administración Federal de Aviación de EE.UU. investiga las acusaciones del ingeniero del fabricante americano

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Miguel Gutiérrez / Aviación Digital, Sp. – Los problemas no abandonan a Boeing. Sam Salehpour, ingeniero en la planta de Everett (Washington), acusa a la compañía de descartar los problemas de seguridad y de calidad en la fabricación de los modelos 777 y 787. Ahora la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA) se ha puesto en contacto con el empleado e investiga sus acusaciones.

El ingeniero asegura que las malas prácticas de la compañía ponían en riesgo la integridad estructural de las aeronaves. Añade que el fabricante ignoraba estos problemas para no retrasar las entregas a las aerolíneas. Estas prácticas afectarían al menos a 1.000 aeronaves, según Sam Salehpour.

Planta de Boeing en Everett (Washington).

Pone como ejemplo que el desencaje de las piezas por defectos en la fabricación era solucionado por la fuerza y no solicitando piezas nuevas: «vi a gente saltando sobre las piezas para que encajaran«. Añade que, al denunciar todo esto, le han amenazado y hecho el vacío en la empresa.

Boeing rechaza estas acusaciones y las tacha de «inexactas» y asegura que «no representan el trabajo que la compañía ha hecho para asegurar la calidad y la seguridad a largo plazo de la aeronave».

La FAA ya era consciente de las cuestionables prácticas de Boeing y de su proveedor Spirit Aerosystems a la hora de fabricar y de reparar las aeronaves. Ninguna de las dos salió bien parada de los exámenes:

La Administración Federal de Aviación anima a compartir información sobre situaciones como esta ya que investigan a fondo todas las denuncias. Insiste en que «las denuncias sin miedo a represalias son un componente esencial de la seguridad en la aviación».

Consecuencias de los fallos de seguridad

Este nueva polémica se suma a los múltiples incidentes de seguridad que la compañía ha sufrido en los últimos meses. Estos episodios le están saliendo caros al gigante aeronáutico estadounidense. Los fallos han provocado que las entregas caigan sustancialmente en 2024. Tan solo 83 envíos de aviones comerciales en el primer trimestre. Su máximo competidor, Airbus, entregó 142, 59 más.

Las acciones de Boeing cayeron un 2% al conocerse la nueva investigación de la FAA. El golpe reputacional está siendo duro y ha provocado una fuga de más de 4.000 millones. Además, el fabricante se está viendo obligado a indemnizar a las aerolíneas que sufren los incidentes de seguridad. Boeing ha realizado una compensación inicial de 160 millones de dólares a Alaska Airlines por el desprendimiento de una puerta en pleno vuelo en enero.

Además, el Departamento de Justicia de Estados Unidos y el fiscal general de Texas investigan al fabricante y a su proveedor. Por si fuera poco, el Senado de EE.UU. ha citado a Salehpour el próximo 17 de abril para conocer de primera mano los problemas de seguridad de Boeing. El CEO de la compañía, que ya ha anunciado su dimisión a final de año, tendrá que hacer frente a una etapa final más que turbulenta.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Todos los canales

Últimos artículos