spot_img
12 C
Madrid
marzo, lunes 4, 2024

Un año de operaciones: grandes expectativas para Airbus Beluga Transport en 2023

El tercer avión se unirá a la flota a finales de este año y para finales de 2025 los cinco BelugaST deberían estar en funcionamiento

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Aviación Digital, Sp.- Un año después de la misión inaugural del nuevo servicio de transporte Beluga de Airbus, la operación ha ido ganando ritmo, con sus dos primeros A300-600ST recorriendo el mundo para entregar cargas especiales a sus clientes. El tercer avión se unirá a la flota a finales de este año, y para finales de 2025 los cinco BelugaST deberían estar en funcionamiento, aumentando la capacidad combinada hasta 200 misiones al año.

Nueva filial especializada

En julio de 2022 Airbus creó una nueva compañía subsidiaria dedicada – «Airbus Beluga Transport» (AiBT) – que en un futuro próximo será responsable de operar la flota de Belugas bajo su propio Certificado de Operador Aéreo (AOC). Actualmente, todas las misiones Beluga siguen siendo operadas por equipos de Airbus Transport International (ATI) – en nombre de AiBT. En concreto, ATI proporciona la certificación de carga para cada vuelo, las tripulaciones de vuelo, el personal de tierra y ATI se encarga de gestionar el Centro de Control de Operaciones (OCC).

Hechos operativos destacados en 2022

Benoit Lemonnier, recientemente nombrado Director General de AIBT, nos pone al corriente de los logros más destacados de 2022: «Junto con ATI hemos hecho grandes progresos en el primer año de operaciones: Hemos realizado seis misiones reales con carga útil, lo que significa que hemos podido convencer realmente a Airbus Helicopters y Airbus Defence and Space (ADS) de la confianza que pueden depositar en nuestra solución para entregar sus cargas de gran tamaño a sus clientes en cualquier parte del mundo».

A la primera misión -entregar un nuevo helicóptero Airbus H225 desde Marsella (Francia) a Kobe (Japón)- le siguieron otras cuatro entregas de H225 a Singapur y una de ACH160 a Sao Paulo (Brasil).

El año también fue testigo de la primera entrega de un vehículo espacial por parte del nuevo servicio: un satélite de telecomunicaciones Hotbird 13G producido por Airbus en Cabo Cañaveral (EE.UU.). Siguiendo con este hito, en el momento de escribir estas líneas un segundo satélite fabricado por Airbus, esta vez para Inmarsat, acababa de ser entregado por Beluga al Centro Espacial Kennedy, en preparación para su lanzamiento en un cohete Falcon 9 de SpaceX.

«Para este año tenemos un ambicioso plan de realizar más de 30 misiones. Así que tenemos grandes expectativas», afirma Benoit.

Ampliar la base de clientes externos

Aunque hasta ahora las operaciones introductorias se han centrado en otras divisiones de Airbus, el objetivo, por supuesto, es asumir una proporción cada vez mayor de clientes externos.

Reza Fazlollahi, Jefe de Ventas de AiBT, nos pone al día: «Hoy ya hemos cubierto casi el 50% de nuestras plazas para el año. Aunque la mayoría son para helicópteros y algunos satélites espaciales del grupo Airbus, también tenemos clientes para diversos tipos de carga, como contenedores de 20 y 40 pies. Este año también aspiramos a transportar motores de avión y más tipos de helicópteros, incluidos los de otros fabricantes».

Y añade: «Durante este año entregaremos módulos espaciales para clientes externos. 2023 será también el primer año en que utilizaremos el BelugaXL para transportar cargas de gran tamaño desde Europa a Norteamérica».

«Todos los días recibimos solicitudes de oferta de clientes de todo el mundo, y están muy ilusionados por poder fletar el Beluga», observa. «Muchas de estas solicitudes son para transportar cargas voluminosas, como grandes contenedores para equipos de producción de maquinaria, para lo que el Beluga es la solución perfecta. Con el tiempo, la mayoría de los clientes serán de fuera del grupo Airbus».

Mejorar la sostenibilidad de las operaciones

Reza identifica oportunidades adicionales: «Pretendemos maximizar los ingresos al tiempo que somos más sostenibles desde el punto de vista medioambiental en nuestros vuelos de preposicionamiento y de vuelta a la base tras el posicionamiento (es decir, no volar vacíos en estos sectores) asignando parte de la carga general, como los contenedores estándar de 20 pies, y transportándola al precio del mercado. Esto también contribuirá a amortizar nuestros costes».

Y añade: «El Beluga ya está certificado para volar con combustible de aviación sostenible (SAF), así que siempre que podamos abastecernos de combustible intentaremos utilizarlo también».

Convertirse en una nueva aerolínea independiente

Además de aumentar el negocio con nuevos clientes de todo el mundo, el gran objetivo para este año es que AiBT se convierta en una nueva aerolínea con su propio Certificado de Operador Aéreo (AOC), independizándose así totalmente de ATI y Airbus Operations. Al mismo tiempo, se está trabajando para incorporar a tiempo completo al personal de AiBT para que esté en condiciones de entrar en servicio, ya sea mediante contrataciones internas o externas. Para finales de año se espera contar con unos 80 empleados.

Mientras tanto, un grupo de trabajo se dedica intensamente a redactar los manuales operativos, preparar el sistema de gestión de la seguridad y las herramientas informáticas de la nueva aerolínea, aplicando al mismo tiempo las mejores prácticas de los 25 años de experiencia de ATI.

«Nuestro objetivo es generar confianza en las autoridades para que AiBT comience a operar con la nueva compañía de forma segura en todos los aspectos», afirma Benoit.

«Es una ‘obra maestra’ de trabajo de todos los equipos de ATI y AiBT aplicar todos los procedimientos de la aerolínea», afirma entusiasmado. «Con los frutos de nuestros esfuerzos conjuntos, tenemos previsto estar listos para presentar nuestra solicitud de AOC a la autoridad nacional francesa de aeronavegabilidad DGAC a más tardar en abril, y esperamos que se nos conceda durante el verano».

Sistemas del avión y mejoras en la carga

«Recientemente hemos recibido nuestro primer equipo de carga a bordo (OBCL). También tenemos previsto instalar un nuevo sistema de gestión de vuelo (FMS) con una base de datos de navegación mundial, un calefactor de a bordo (para proteger la carga sensible de los rápidos cambios de temperatura y la condensación asociada durante el ascenso y el descenso), así como un sistema de extinción de incendios de clase E en la bodega de carga».

En los próximos dos años también se introducirán progresivamente varias mejoras para aumentar la flexibilidad de la capacidad de carga del avión, con el fin de adaptarse a las nuevas misiones del servicio orientadas al cliente externo.

La capacidad de Clase E aportará una mayor flexibilidad y permitirá acortar los plazos de aprobación para el transporte de nuevos tipos de carga no inerte, como los artículos que contienen baterías de iones de litio, por ejemplo. Hasta ahora, el Beluga sólo se utilizaba para transportar estructuras aeronáuticas inertes metálicas y de materiales compuestos entre las instalaciones de Airbus.

«El OBCL es el habilitador más destacado, al menos a corto plazo, ya que facilitará el autoembarque y la capacidad de autocarga/descarga de cargas útiles de hasta 20 toneladas. Esto nos permitirá realizar operaciones autónomas en el aeropuerto, por ejemplo al no tener que traer una plataforma fija externa y una grúa», destaca Benoit.

Nuevas bases dedicadas al aeropuerto y al mantenimiento

Para independizarse totalmente de Airbus Operations en Blagnac, AiBT ya está desarrollando su presencia en una nueva base principal: Francazal Aéroport, situado al suroeste de Toulouse.

«Hoy en día, seguimos operando desde el emplazamiento de Saint Martin y el aeropuerto de Toulouse Blagnac, lo que supone competir con Airbus como OEM, y esto no es sostenible. Por eso vamos a asegurar nuestra nueva base en Francazal y empezar y terminar allí nuestras misiones. Ya hemos alquilado un edificio y varias plazas de aparcamiento. Además, para el mantenimiento, los aviones se situarían en una instalación de aeródromo en Burdeos», revela.

El camino por recorrer en 2023

Benoit se muestra confiado para el año que viene: «Hay una demanda creciente de nuestro servicio Beluga y hemos demostrado el año pasado nuestra capacidad para realizar más misiones, por lo que tenemos un plan correspondientemente ambicioso para crear y hacer crecer nuestro sistema industrial de aerolíneas».

«El éxito total llegará también con la simplificación y flexibilidad de nuestras operaciones Beluga», predice. «Un requisito previo para maximizar la utilización del avión será que podamos aceptar nuevas cargas útiles. Para ello estamos trabajando en un proceso de certificación simplificado con un plazo de entrega más corto, y esto todavía está en curso. Y paralelamente estamos construyendo la segunda línea aérea, que debería nacer en verano».

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Todos los canales

Últimos artículos