39 C
Madrid
julio, miércoles 24, 2024

C295: Alas que salvan vidas

El desarrollo de esta UCI móvil es fruto de la experiencia de Airbus diseñando diferentes tipos de soluciones Medevac a lo largo de los años

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Aviación Digital, Sp.- El transporte aéreo sanitario realiza una labor fundamental. En emergencias, el tiempo supone una cuestión de vida o muerte y es por esto por lo que en ciertas situaciones los aviones son los únicos medios capaces de llegar y socorrer.

En el ámbito militar, la Unidad Médica de Aeroevacuación (UMAER) del Ejército del Aire y del Espacio, ubicada en Torrejón de Ardoz, salva decenas de vidas cada año. Uno de los últimos ejemplos ocurrió en octubre del año 2022 cuando un C295 tuvo que acudir al aeropuerto de Tenerife para transportar a un paciente que sufrió una complicación cardiovascular en la operación a la que se estaba sometiendo en un hospital tinerfeño. Dicha complicación obligó a trasladar al paciente en el menor tiempo posible a un hospital especializado en este tipo de operaciones cardiovasculares.

El hospital envió una petición a la UMAER y, tras ser aprobada por el Estado Mayor del Ejército del Aire, el equipo configuró una aeronave C295 para evacuación médica (Medevac) con destino al aeropuerto de Tenerife. Allí le esperaba el paciente en una camilla que va conectada a dos aparatosos sistemas: la consola que regula el balón de contrapulsación y un Sistema de Oxigenación por Membrana Extracorpórea (ECMO, por sus siglas en inglés). El paciente y todo el equipo adicional de ventilación mecánica se introdujo en el avión por el portón trasero. El C295 consiguió despegar rápidamente y voló a Gran Canaria, prosiguiendo después el traslado por carretera al Hospital Negrín.

En una misión anterior, otro C295 medicalizado de la UMAER evacuó de urgencia de Palma de Mallorca a Madrid a otro paciente extremadamente grave, conectado también a una ECMO. Aquella vez se trataba de un niño de 12 meses, que tras su traslado es atendido en la Unidad de Vigilancia Intensiva de Neumología del 12 de Octubre. 

Además de este tipo de traslados, la UMAER ha evacuado pacientes contagiados con el virus Ébola en Sierra Leona y Liberia, repatriado cientos de damnificados por el huracán Irma en el Caribe en 2017 o ayudado en la evacuación de miles de refugiados afganos de Kabul durante el puente aéreo en 2021. Y por supuesto, ha llevado a cabo numerosas misiones de traslado de pacientes afectados por la COVID-19. 

Cada vez que hay una petición de auxilio, la responsable de la UMAR, Pilar Salvador, gestiona la disponibilidad de la aeronave y prepara la unidad en función de los recursos que se necesiten. Por ejemplo, en una emergencia reciente de un paciente con una patología de alteración en la sangre tiempo dependiente, se seleccionó un A400M para volar de Bagdad a Turquía, ya que en el aeropuerto de Bagdad sólo se permite el aterrizaje de aviones blindados y un vuelo medicalizado de la UMAER trasladó a continuación al paciente a España.

En alerta las 24 horas, operativos en sólo dos horas

La UMAER trabaja de forma coordinada con las unidades de Transporte 45 Grupo, Ala 31 y Ala 35 del Ejército del Aire y plataformas como los Airbus A400M, C295 y A310, así como Falcon 900. La unidad está también integrada en la European Air Transport Command (EATC), ubicada en Eindhoven, que gestiona una flota compartida de aeronaves de siete países para misiones de movilidad aérea y aeroevacuación dentro de Europa.

En declaraciones del jefe de operaciones, Francisco Catalejo, publicadas por Airbus explica que «a menudo el EATC recurre a nosotros, tanto por nuestra ubicación en el flanco sur europeo como por nuestra idiosincrasia de acción rápida y flexibilidad”.

«Nos mantenemos en alerta las 24 horas al día, siete días a la semana. Desde el momento en que se nos activa, en una hora somos capaces de tener lista una Unidad de Vigilancia Intensiva para montar en un C295 o A400M, con estructuras de equipos que pesan alrededor de 1.200 kilos, para poder realizar un despliegue para una misión de evacuación en en sólo dos horas», afirma.

Los retos de la aeroevacuación médica 

Médicos anestesista de formación, Francisco siempre ha sentido que lo suyo era la reanimación, «el poder ayudar en situaciones de máxima emergencia hospitalaria», asegura. «Montar una UCI en un avión es emocionante, pero no hay espacio para que te confíes, el trabajo es diferente al de cualquier centro hospitalario. Los pacientes a menudo se encuentran en situación crítica y pueden empeorar sólo con moverse; un medio aéreo no deja de ser un entorno anormal».Por eso factores como la ergonomía y accesibilidad son vitales dentro de una cabina Medevac.

Ahora, basado en la experiencia con otros aviones militares como el A400M y el A330 MRTT, los equipos de Airbus han desarrollado un nuevo módulo de cuidados intensivos (Intensive Care Transport Module) para el C295. «Nuestro objetivo principal es que sea una solución de bajo coste y modular, que permita usar el mismo avión para diversos tipos de misiones, ya sea con con todos los equipos como UCI móvil o una configuración más básica», explica el líder de este proyecto y responsable de la política de producto del C295 y desarrollo de negocio en Airbus Defence and Space, Ángel Sánchez Franco.

El desarrollo de esta UCI móvil es fruto de la experiencia de Airbus diseñando diferentes tipos de soluciones Medevac a lo largo de los años y las conversaciones realizados con la UMAER y fuerzas áreas como la portuguesa o la checa. «Hemos integrado feedback directo de los equipos médicos como el hecho de poder tener un acceso de 360 grados alrededor del paciente, variar la colocación de las botellas de oxígeno para no estorbar o tener un mayor número de enchufes. Además, hemos diseñado un nuevo mecanismo de enganche rápido para poder montar y desmontar el módulo rápidamente«, comenta Sánchez.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Todos los canales

Últimos artículos