Díaz Ferrán culpa a Argentina, a IATA y a la banca de la quiebra de Marsans

0

Las dos GMadrid, 11 junio de 2012 (EFE).- El expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán ha insistido hoy en que Marsans era solvente hasta que la Agencia Internacional de Transporte Aéreo (IATA) les retiró en 2010 la licencia para vender billetes, una situación que se agravó con los incumplimientos del Gobierno argentino y la falta de crédito.

Durante su comparecencia en la vista de calificación del concurso de Marsans, el antiguo copropietario del grupo turístico ha señalado que tanto él como su socio, Gonzalo Pascual, destinaron su salario a pagar compromisos de Marsans de forma que nunca recibieron "ni un euro".

Además, ha resaltado que tanto él como Pascual se preocuparon por sacar adelante a la compañía y que les costó "sangre, sudor y lágrimas" lograr un crédito de 35 millones de euros que, en su opinión, era suficiente para reflotar el grupo.

"La compañía iba a salir adelante. Si hubiésemos tenido dudas al respecto no hubiésemos avalado con nuestro patrimonio", ha señalado a preguntas del acreedor Aerolíneas Argentinas.

En este sentido, ha asegurado que Viajes Marsans facturaba 2 millones de euros al día y 8 millones en temporada alta y que su situación financiera era comparable a la de sus competidores, que también registraban una caída de ventas

Asimismo, ha señalado que Marsans tenía beneficios recurrentes todos los años, que era solvente y que tenía la liquidez suficiente para prestar dinero a otras compañías a un tipo de interés de mercado y con las garantías suficientes sin verse afectada.

Este compromiso, ha indicado, se vio interrumpido cuando el Gobierno argentino "engañó" a la aerolínea del grupo Air Comet al incumplir el acuerdo de pagar más de 400 millones de dólares por la expropiación de Aerolíneas Argentinas.

Díaz Ferrán ha subrayado además que la compañía se "cayó" cuando la IATA le cortó la venta de billetes aéreos "sin ningún motivo", una decisión que ha calificado de "verdadera sorpresa" al argumentar que nunca se le dejó de pagar, al igual que a los trabajadores cuyos salarios son "sagrados".

"A pesar de que la IATA abocó a la compañía a la quiebra intentamos luchar por ella aunque fue imposible ya que tras esa decisión la facturación de la compañía cayó el 84 % en pocos días", ha afirmado Díaz Ferrán a preguntas de la administración concursal.

Por otro lado, ha asegurado que Marsans recibió en julio de 2009 una oferta de Orizonia para adquirir el grupo por 300 millones y ha explicado que los ingresos por la venta de servicios se dejaron de ingresar en las cuentas del Banco Santander y se pasaron a una a nombre de "Marsans Shopping" para centralizar los pagos y "tenerlos controlados en un momento crediticio complicado".

La titular del Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid, Ana María Gallego, ha llamado varias veces la atención durante la vista a Díaz Ferrán y a la defensa de Gonzalo Pascual y ha asegurado que "la vista es dura porque ha de serlo ya que hay entre 14.000 y 17.000 perjudicados.

Deja un comentario