El satélite ERS-2 se jubila

0

ERS-1Tras 16 años de servicio el veterano satélite de observación de la Tierra lanzado por la Agencia Espacial Europea (ESA) en 1995 se despide. El ERS-2 será conducido a una órbita inferior hasta que tenga lugar su destrucción, que se prevé para dentro 25 años conforme al Código de Conducta Europeo sobre la Eliminación de Ruinas Espaciales. El satélite ha viajado 3,8 billones de kilómetros en sus 85000 vueltas alrededor de la Tierra.

El procedimiento para hacerlo cambiar de órbita, que comenzará el 6 de julio, se alargará durante unas semanas y será llevado a cabo por operadores especializados en vehículos espaciales y expertos en dinámica de vuelo en el Centro de Operaciones Europeo del ESA en Alemania. El satélite descenderá desde su actitud actual de 800 kilómetros a aproximadamente unos 550 kilómetros, donde el riesgo de colisión es mínimo. Se espera que con los años entre en la atmósfera de la Tierra y se queme.

Desde que fue puesto en órbita, cuatro año después que su homólogo el ERS, ha aportado datos que han revolucionado el conocimiento sobre las complejidades de la Tierra. Esta misión colocó a Europa en la vanguardia de la observación científica de la Tierra y gracias a ella ha surgido la tecnología que supervisa el planeta en la actualidad.

Ambos satélites, tanto el ERS como el ERS-2, eran idénticos. Contaban con sofisticados instrumentos para estudiar la atmósfera, los océanos, la tierra y los hielos polares, pero el ERS-2 incluyó como innovación una herramienta para supervisar el ozono de la atmósfera. El primero de los satélites dejó de funcionar en el año 2000 y el segundo seguirá sus pasos en pocos días.

En todos los años que lleva transmitiendo el ERS-2 ha aportado informaciones imprescindibles que han facilitado el conocimiento de fenómenos como el de El Niño o la grave desaparición del ozono estratosférico sobre la Antártida, una de las causas vinculadas con el cambio climático. Además, la incorporación del radar interferométrico ha posibilitado la supervisión de los movimientos de tierra durante el devastador terremoto de Japón sufrido este año.

En esencia, el ERS ja proporcionado la herencia técnica para Europa con la que seguir supervisando nuestro planeta desde el espacio.

Fuente:

http://www.esa.int/esaCP/SEM3IP6TLPG_index_0.html

Deja un comentario