¡Hay que tocarse los tolanos!

0

La polémica por el cambio de gestores en el restaurante de Santiago del Monte

Sr.Román, Gerente de la empresa ARGAMiren por dónde Aena, ya saben, la antagonista de los tan traídos y controvertidos controladores aéreos, la defensora de los viajeros, la justiciera Aena, anda ahora en recursos legales. El pasado miércoles leíamos, que Arga, la empresa asturiana encargada de dar de comer y beber el aeropuerto de Santiago del Monte -Ranón, para los nostálgicos- perdía la concesión a favor de una empresa catalana de nombre Áreas. El asunto anda en recursos legales. Artículo completo de Julio-José Rodríguez Sánchez en La Nueva España

Así contado puede llevar a los más a pensar: si la mejor oferta es la de Áreas, Arga, no tiene más remedio que, para la próxima, hacer una mejor. Sin embargo Arga mantiene durante quince años, la siempre apreciada aureola que conceden los buenos comensales, y el general respeto de sus usuarios, que es tanto como reconocer las excelencias y la calidad gastronómica y de servicio. ¿Acaso no es de esto de lo que debería tratarse?

Los «aenos» de turno -salvo el comité del aeropuerto- consideran que es preferible una hipotética rentabilidad económica a que los usuarios del servicio se chupen los dedos -aunque sea ineducado- tras comerse una fabada, o un buen pote, como mandan los cánones asturianos, para rematar con un excelente arroz con leche, antes de tomar el avión, o una vez acaban de aterrizar. Tremenda insensatez y desternillante decisión la de optar por laminar el excelente servicio de la asturiana Arga, para meternos a la catalana Áreas. Como diría un paisano… !Hay que tocase los tolanos!

Los pilotos de Iberia y los de Air Nostrum, los sindicalistas de UGT y CC OO, el comité local de Aena, y el respetable público, defienden la continuidad de Arga por su calidad. De confirmarse tan injusto cambiazo, podrán decidir, por unanimidad, decirles a los de Aena y a los de Áreas: «Con su pan se lo coman», y no gastarse ni un euro en la cafetería o en el restaurante. Cambiar lo que bien funciona para embarcarse en excursiones que nos lleven a correr el riesgo de que «la puerta aérea del Principado deje de ser un referente gastronómico de la región, consideración de la que hasta ahora venía gozando» como escribió Francisco L. Jiménez.

Uno es del Barça, pero me gusta comer bien, y, no porque Áreas sea catalana, voy a cometer el desafuero de renunciar al buen yantar asturiano. Adecuo para la ocasión el dicho latino: «Primum édere, deinde esse», es decir «Primero comer, luego ser». Matizo: con Cataluña simpatizo desde siempre. Escucho con respeto Els segadors y con sumo agrado La Santa Espina. Lamento no saber catalán. Y no me contradigo, pero Aena, que nos deje esa seña de identidad gastronómica de una ejemplar empresa asturiana.

Deja un comentario