20.9 C
Madrid
mayo, sábado 15, 2021

Lo duro que está el suelo

Nuestros monogáficos

- Publicidad -spot_img

Spanair

"Empuje de despegue ajustado… V1… Rotación… Régimen de Subida Positivo… Tren de Aterrizaje Arriba…". Esto que acaban de leer tiene lugar al menos 1 vez cada segundo en alguna parte del Mundo, y en infinidad de idiomas. Es, más menos, una secuencia de la conversación de los pilotos de un avión durante un despegue y se trata de algo normal. Pero ojo, aceptemos que la palabra normal puede entenderse tanto en su sentido de "habitual" como de "ordinario". Y paremos a pensar un momento: esto es tremendamente habitual, pero resulta extraordinario, y de normal en esta última acepción no tiene absolutamente nada. De hecho, y por desgracia, el suelo está ahí de vez en cuando para recordárnoslo.

Porque el suelo no es sólo aquello contra lo que golpea la aeronave accidentada, no es únicamente lo que recibe su tremenda energía cinética y la transforma en un hercúleo borbotón de poderío para hacerla trizas. El suelo es también lo que ha elegido el destino para arremeter contra nuestra soberbia cuando nos abonamos a algo tan humano como es la pérdida de la capacidad de asombro.

A ningún adulto le produce el menor cosquilleo en el estómago ver despegar a un avión, pero todos las tripas se acaban arrugando el día en que quien manda en todo esto, decide vestir al suelo de Cobrador del Frac. Y es posible que sea eso, la pérdida de la niñez y la inocencia lo que nos mueva a despreciar y minusvalorar la dedicación y el genio de quienes en su día hicieron posible que hoy podamos volar. No deberíamos de olvidar que los pioneros de esto, y de tantas otras cosas, pusieron en lograrlo una ilusión infantil y ese amor especial por aquello que se desea que sólo se experimentan cuando a uno aún no le ha salido barba.

Si llegásemos a ser capaces de recibirlo con la misma humildad e inocencia el golpe sería sin duda menor. Si alcanzáramos a comprender que volar es un sueño hecho realidad y que cada vez que un avión despega las ruedas del suelo estamos asistiendo al prodigio de lo antinatural, comprenderíamos mejor ese chascarrillo aeronáutico que dice que sólo los aterrizajes son obligatorios, y los despegues son opcionales.

Yo me gano la vida a base de contar al suelo entre mis amistades sólo cuando el avión está parado, y quería contarles algunas cosas. En primer lugar, quería pedirles encarecidamente que nunca den por buena como causa de un accidente lo que lean en un periódico, vean en la televisión o escuchen por la radio.

Es costumbre andar aventurando teorías por parte de quien sabe de esto lo mismo que yo de la cría del ornitorrinco en cautividad, y les puedo asegurar que raramente oirán a un profesional del sector afirmar rotundamente cuál es el motivo de una catástrofe sin que la investigación haya establecido sus conclusiones.

Es humano y comprensible que cuando el suelo nos pone en nuestro sitio, tengamos una imperiosa necesidad de saber quién le dio vela en el asunto, pero no es serio hacer afirmaciones recogidas nadie sabe dónde, de gente a la que se denomina "fuente" y sin haber reunido los mínimos datos para hacerse una idea de todo lo que rodea a algo tan complejo, tan sumamente complicado, como puede llegar a ser un accidente de Aviación.

En la gran mayoría de los casos, debemos esperar a que las comisiones de investigación concluyan sus trabajos, y sus conclusiones vienen a ser una especie de terapia para nuestra soberbia herida, porque nos traducen a un lenguaje asumible las razones que hicieron al suelo triste protagonista.

Lo terrible ocurre cuando nuestro futuro no puede aprovechar las ventajas de haber aprendido de cada una de las tragedias. Y esto ocurre si la investigación oficial no se hace con otra voluntad que no sea la de que puedan escurrir el bulto un montón de personas que vienen hace mucho invitando al suelo a tener un papel.

La investigación del accidente del vuelo de Spanair JK 5022 ha centrado las causas del suceso en el error humano, obviando de manera dolosa el cúmulo de circunstancias que condujeron a aquel error y el deficiente contexto en el que se produjo, fuera del cual no hubiera ocurrido.

Esta investigación ha pasado por alto el hecho cierto de que volamos en un marco que favorece los errores fatales y ha señalado con el dedo, por equivocarse, a quienes se coloca dentro de él. La Aviación Comercial viene a ser como el trapecio, pero con red. El día en que los pilotos del JK5022 fallaron al atrapar ese trapecio, la red no estaba en su sitio.
Déjenme que les haga alguna consideración sobre el error humano. La parte más débil, sin duda, del proceso del vuelo se encuentra en el hombre que tiene la máquina bajo su responsabilidad. De hecho, la causa de accidente más frecuente en Aviación es el error humano. Pero el error vive sólo con escasa frecuencia, y suele aparecer con mayor facilidad bajo ciertas condiciones. Por eso, cuando escuchen que la investigación oficial ha determinado que un accidente fue causado por un error de pilotaje, créanlo. Así será seguramente. Pero interróguense sobre lo que pueden estarles ocultando.

Pregúntense, por ejemplo, cuál era la experiencia de los pilotos del avión a los mandos; pregúntense por qué hoy se permite que el copiloto del avión en el que Vd. se sube tenga como bagaje aeronáutico 180 horas de vuelo en una avioneta y un curso de tres meses en el tipo de avión que vuela. Miren a ver cuántas horas llevaba trabajando ese Piloto, cuántos despegues y aterrizajes había hecho ese día, y maldigan si quieren al azar por poner a ese hombre a realizar su quinta aproximación del día en un aeropuerto con la pista mojada, jarreando, de noche y con viento cruzado, después de llevar 11 horas con el culo pegado al asiento.

Pregúntense hasta dónde puede estar presionado el Comandante de una aeronave por su compañía para entrar en ese aeropuerto, para cargar el combustible justo o para salir en hora; sabiendo, como sabe, que los genios del abaratamiento de costes, los linces del pateo a la excelencia profesional, han conseguido que haya un montón de menesterosos pilotos en paro llamando a la puerta para sentarse donde está él. Siendo, como es, consciente de que a lo mejor la Administración del tercermundista país en el que vive ha dimitido de su responsabilidad de controlar a las empresas de Aviación, o ha consentido que la formación de un Piloto sea cada vez menor, para hacerle el juego a esas compañías que regalan billetes por la compra de un repollo; a todos esos ventajistas encantadas de encontrarse con un mercado saturado de titulados dispuestos a trabajar en las condiciones que haga falta o pagando incluso por obtener su puesto de trabajo, como viene ocurriendo.

Miren a ver si todos los elementos que impiden que el error humano tenga consecuencias fatales, y que están puestos ahí precisamente para eso, funcionaban. Y si no lo hacían, como ocurrió en el caso del avión de Spanair, pregúntense por qué. Puede que descubran una cotidiana historia de chapuzas, una Administración que no fiscaliza y a un par de profesionales presionados por la posible pérdida de su puesto de trabajo. Pueden que contemplen asombrados un enorme edificio construido sin cimientos verdaderos al que tan sólo mantiene en pie la estadística.

El error existe, qué duda cabe, y en algunas ocasiones no es necesario darle más vueltas. Los Pilotos tenemos la obligación profesional de aceptar con humildad que podemos errar sin más, y orientar nuestra preparación a evitar que ocurra. Pero las investigaciones serias, las no manipuladas, las que se hacen con seriedad y rigor, las que no se realizan sin sentimiento de culpa ni buscando salvar la cara… demuestran con lamentable recurrencia que en la mayoría de los casos el error ha tenido un estupendo caldo de cultivo que pone más cerca al maldito suelo.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies