24 C
Madrid
junio, lunes 17, 2024

¿Qué comerán los futuros astronautas? Green Moon Project lo explica

Ante la llegada de los humanos a la Luna con Artemis III, surgen las dudas de cómo se abastecerán durante los días que dure la misión

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Florencia Amat / Aviación Digital, Sp. – La agricultura espacial es la práctica de cultivar plantas en ambientes fuera de la Tierra, como en estaciones espaciales o en otros cuerpos celestes, como la Luna o Marte. Esta presenta desafíos únicos debido a la falta de gravedad, la exposición a la radiación cósmica, la falta de atmósfera y las condiciones extremas de temperatura y humedad. Green Moon Project está aquí para, a pesar de los contratiempos, germinar lo que podría ser el próximo cultivo lunar.

Green Moon Project tiene apellidos españoles

Todo comenzó en 2016, cuando unos universitarios de Málaga -entre ellos, el fundador José María Ortega Hernández– decidieron ver qué pasaba si plantaban una semilla en condiciones lunares. Ahora, el equipo está compuesto por el creador, Jesús Martínez Frías (coordinador científico), Jorge Pla García (coordinador tecnológico), Eva Sánchez Rodríguez (coordinadora biológica), Scot C. Rafkin (supervisor tecnológico), Juan Hernández Narváez, Fernando Alberquilla Martínez, Mario Bautista Sánchez, José Pablo Benítez Jiménez y María Ruiz Pérez.

Para los investigadores, Green Moon Project tiene una importancia vital en los llamados «Moon Villages» propuestos por la ESA, quien no los define como «urbanización planificada en torno a casas, algunas tiendas y un centro comunitario» sino más bien como a «una comunidad que se crea cuando los grupos unen sus fuerzas sin resolver primero todos los detalles, sino que simplemente se reúnen con la intención de compartir intereses y capacidades«.

La Agencia Espacial Europea sabe la importancia de la agricultura en las misiones extraplanetarias, y por eso brinda apoyo para su desarrollo:

tres pilares fundamentales: geología planetaria, biología vegetal y tecnología espacial

«Las plantas serán las mejores aliadas para los humanos en el espacio», aseguran. «Si queremos convertirnos en una especie multiplanetaria, tenemos que asegurar nuestra sostenibilidad completa». Las plantas no solo servirán como fuente de alimento para los futuros astronautas, sino que también se ocuparán de crear oxígeno y consumir dióxido de carbono, lo que puede hacer un ecosistema más habitable para el ser humano.

Se están llevando a cabo estudios tanto en sus laboratorios de Granada como en el de las Islas Canarias. El motivo de situar uno de los laboratorios naturales en Lanzarote es sencillo: las condiciones de la isla son parecidas a las que podrían encontrarse en la Luna o incluso en Marte (por ejemplo, por las incidencias volcánicas), por lo que sirve como análogo planetario.

Por otro lado, también nos encontramos con el proyecto de ingeniería que consiste en encapsular varios cultivos bajo condiciones «reales» de la Luna para saber cómo se comportarán y poder predecir patrones. Este es el paso previo esencial para poder enviar astronautas a la Luna, Marte o a cualquier astro o planeta. Primero va la subsistencia, investigando desde la Tierra, y ya después le sigue la exploración.

Cooperación internacional

En enero de 2019, un grupo de investigación chino consiguió plantar una semilla en la cara oculta de la Luna gracias a la nave no tripulada Chang’e-4. Este hito llegó a los oídos de Green Moon Project, quienes decidieron ponerse en contacto con ellos. Finalmente, tras conversaciones y visitas a la Universidad de Chongqing, ambas partes terminaron intercambiando conocimientos científicos y biológicos para prosperar en sus proyectos. La coordinación culminó con la firma de un acuerdo de colaboración con el Centro Chino de Exploración Espacial.

Firma del acuerdo entre Green Moon Project y el equipo del Centro de Exploración Espacial (COSE) del Ministerio de Educación en la Universidad de Chongqing en China – Green Moon Project

«A partir de ahora, se trabajará para que Green Moon Project tenga su lugar en futuras misiones espaciales como especialista en agricultura espacial para futuros cultivos que provean de plantas, vegetales, alimentos y aire puro a los futuros humanos que vivirán fuera de la Tierra», leemos en su web.

Desde luego, sería un gran avance tecnológico y biológico que este proyecto saliese adelante de manera fructífera. Podría tener aplicaciones en la producción de alimentos en áreas de la Tierra donde el clima o la geografía son inhóspitos para la agricultura convencional, pero está sobre todo pensado para apoyar los ambiciosos planes de organizaciones como NASA y ESA. ¿Y qué mejor manera de hacerlo que desde una start-up «made in Spain»?

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Todos los canales

Últimos artículos