16.5 C
Madrid
octubre, domingo 24, 2021

Un documental para la decencia de la posteridad aeronáutica española

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

DocumentalLa gente decente lo es hasta el final. Hasta en el testamento que dejan para la posteridad. El anuncio de la presentación del documental que ha dirigido Ione Hernández, ha hecho antes de visionarlo, que pese a las espectativas truncadas por el archivo de la vía penal del accidente del JK5022, se abra una ventana a la esperanza de que lo decente se vuelva a imponer en la aviación de nuestro país. La AVJK5022 no se ha quedado de brazos cruzados ante el dolor y la desgracia, y con este legado, probablemente ya nadie quedará impasible ante el estado de cosas de nuestro transporte aéreo.

Ione, ha tenido que condensar 40 horas de grabaciones en 75 minutos de documental. La misión se presentaba a priori titánica seguro. Tantas cosas que decir, tantos errores por desenmascarar, que los testimonios de los 35 entrevistados que aparecerán en pantalla, a buen seguro, no podrán dejar al público neutro ante tal cúmulo de palmarias apreciaciones. Imaginamos una estructura documental basada en el antes, durante y después del accidente. La AVJK5022 durante ya cuatro años, ha tenido que hacer las veces de la CIAIAC, investigar y no dejar preguntas sin resolver. El consuelo que ellos buscan está en la verdad de las respuestas a las preguntas, al porqué de los errores, que se materializaron en aquellos eternos segundos antes del impacto con la madre Tierra.

Preferimos "disfrutar" del tremendo impacto que un documental absolutamente nuevo, tanto en su enfoque, como en su realización artística, nos gratifique en forma de sorpresa, siendo capaz aún de sobrecogernos a los que venimos siguiendo este accidente tan evitable como todos, hoy aún, pues todos los errores, incluso los más graves y sistémicos se materializaron en aquel instante fatífidico. Es en buena medida una lección de humildad sobre la limitación humana, frente a otros humanos, y frente a la vulnerabilidad tecnológica que en ocasiones consideramos infalible.

El objetivo del documental es la denuncia de un estado de cosas en nuestra aviación que propició ese accidente. De lo general, de los despachos que deben supervisarlo todo, incluída la seguridad operativa, a los despachos que no supervisaron nada e hicieron que la tragedia se materializara o se agrandara incluso (especialmente la no aplicación de las recomendaciones de Asistencia a las Víctimas de OACI suscritas por España).

Nadie se conforma cuando se produce un accidente con la simplista y sentenciadora cultura de "echar la culpa al muerto", en referencia a los pilotos, como una y otra vez apostilla Pilar Vera, presidenta de la AVJK5022 en sus declaraciones. La AVJK5022 dará a luz un vástago en forma de documental el próximo jueves. La televisión canaria será la encargada de poner en pantalla, en el mes de noviembre, este trabajo, y de ahí, la criatura llena de esperanza de la Asociación, deberá comenzar a andar por todos aquellos foros sensibles con lo que sucedió el 20 de agosto de 2008 en Madrid-Barajas.

No consuela ni doblega el dolor la simplificación en el análisis. Pero además, la falta de rigor en ese análisis acrecienta la amenaza a los miles de operaciones que se siguen produciendo a diario tras cada accidente. Esta es la clave del trágico legado de un accidente aéreo. Se trata de encontrar una válvula de escape al utilitarismo tras la tragedia, como un mínimo de consuelo humano para intentar reconducir la existencia.

En aviación los análisis e investigaciones siempre son complejas, y los factores causales estarán desvirtuados en origen, si intentanmos hurtar eslabones a la cadena de errores que conducen a la tragedia mediante la simplificación de la culpa del último eslabón de la cadena de errores. La cadena estaba podrida, y el último eslabón en ella sólo sostenía la pesada ancla de la seguridad en el aliento final haciendo imposible reconducir el viaje hacia la tragedia. Se rompió por el eslabón más débil sin derecho a refutar nada ya… La AVJK5022, tambien en un hecho de generosidad simpar, no se conformó desde el primer momento con señalar acusadoramente a ese último eslabón. No creyó en la simplificación que alienta el propio sistema hurtando eslabones, escondiéndolos en oscuros cajones oficiales en ocasiones, con la esperanza de que toda la verdad nunca se conozca. Esto es lo que se pretende conseguir con este hijo del dolor. Que se conozca la verdad y se resuelvan sus/nuestras preguntas sobre lo evitable de ese accidente. Esa duda, ese desasosiego eterno del que pierde a alguien, se puede mitigar única y exclusivamente con el acceso a la verdad de los hechos y su análisis riguroso.

La AVJK5022 no sólo ha estado a la altura de su responsabilidad cívica para con la seguridad aérea, sino que ha ido mucho más allá de lo que razonablemente se podían exigir a sí mismos tras su dolor. Ahí está la clave de su generosidad. Han sido capaces de trascender a su accidente, y empatizar con todos los accidentes que se producen intentando que desparezcan los factores causales semejantes en otros. La AVJK5022 ha hecho nada más y nada menos por el sistema, por la just culture, infinitivamente más que ministerios, organismos y profesionales en su conjunto por la seguridad cuando Vd. o yo volamos en España. Sin tener que hacerlo. Y además, nos deja una herencia perfecta, un hijo ya criado en forma de documental. Nos deja tras la muerte y el dolor que han sufrido, una herencia para la vida de otros semejantes cuando vuelan, y mucho más aún… Sin tener que hacerlo.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies