22.6 C
Madrid
mayo, domingo 26, 2024

Gema Martín del Burgo, presidenta de EVA: “todavía vamos a tardar 132 años en conseguir la igualdad real”

La presidenta de la Asociación de Ellas Vuelan Alto afirma que la falta de referentes femeninos en el sector de la aviación hace que las nuevas generaciones no tengan en quien inspirarse

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Alba Sanz/ Aviación Digital, Sp.- La igualdad de género continúa siendo uno de los principales retos de nuestra sociedad. En el ámbito laboral, son muchos los sectores que siguen sin contar con una representación femenina paritaria, sobre todo en los puestos de poder y liderazgo. Sin embargo, cada vez son más las iniciativas lideradas por mujeres que tratan de dar visibilidad a la mujer en la sociedad y en el mundo laboral con el fin de reflejar las lacras que actualmente seguimos acarreando como consecuencia de vivir en un sistema que siempre ha estado diseñado y construido por y para el género masculino.

Esta lacra todavía se acentúa más en el sector de la aviación donde actualmente menos del 5% de los pilotos que actualmente hay en España son mujeres. Si hablamos sobre pilotos especializadas en trabajos aéreos o en equipos de rescate, esta cifra todavía se disminuye más.

La importancia de visibilizar a la mujer par las nuevas generaciones

Por esta razón iniciativas como las de “Ellas Vuelan Alto” nacen con el objetivo de visibilizar un problema de desigualdad que sigue muy presente. Aviación Digital habla con la presidenta de la Asociación, Gema Martín del Burgo, quien nos explica cuáles son los principales motivos que hicieron necesario crear una iniciativa como esta, así como sus objetivos. 

Tal y como nos cuenta su presidenta, la Asociación nace con el objetivo de visibilizar a las mujeres que trabajan en el sector aeronáutico y aeroespacial. “Nos dimos cuenta de que dentro de la poca representación femenina que existe en nuestro sector, era todavía más grave que en todos los eventos y en todas las reuniones siempre nos encontrábamos con las mismas mujeres, siempre se visibilizaba a las mismas”. Explica que, “sin embargo, aunque hay pocas hay mujeres, existen algunas que representan unos roles estupendos y que realizan unas funciones maravillosas dentro del sector. Pensamos que era el momento de darlas a conocer porque de esa manera también vamos creando esos referentes que necesitan nuestra sociedad”.

De hecho, el no contar con los referentes necesarios, hace que las nuevas generaciones no tengan una figura en la que inspirarse por lo que propicia “la falta de interés”. De acuerdo con datos arrojados por la UNESCO, solo el 28% de las mujeres estudian una ingeniería aeronáutica. En este contexto, Gema señala que “estos porcentajes siguen siendo muy bajos y llevan manteniéndose en estos niveles durante mucho tiempo”.

Afirma que, “hace muchos años cuando yo empecé a estudiar ingeniería aeronáutica, el porcentaje era en torno al 22% y muchos años después estamos en unos niveles similares”.

Falta de referentes femeninos

Para la presidenta los principales motivos van “desde temas culturales hasta temas educacionales y, sobre todo, debido a una falta de referentes en las niñas que no ven que en la sociedad haya mujeres desarrollando este tipo de trabajos con lo cual, no se ve y no se conoce” por lo que “no genera esa inquietud o ese interés (…) al final muchas veces nuestras decisiones son guiadas por lo que tenemos alrededor”.

“De hecho, en algunos eventos cuando hemos tenido ponentes o invitadas de las Fuerzas Armadas, nos decían que ellas decidieron continuar y seguir con esa profesión por los referentes que tenían en su familia”, afirma.

En el sector aeroespacial, Gema cuenta que la Asociación celebró un acto en el que estaban presentes los dos primeros astronautas españoles elegidos por la Agencia Espacial Europea (ESA), Pablo Álvarez y Sara García. Para Gema, esto crea “una expectación increíble, ya no solo por lo que representa ser un astronauta y lo que pueda ser para los niños y para las niñas, sino porque se normaliza, es decir, hay un chico y hay una chica que se van a ir al espacio y eso es una base para las futuras generaciones”

En cuanto a las actuales cifras españolas que reflejan que solo 1 de cada 5 personas que se dedican a este sector son mujeres, la presidenta de EVA se muestra optimista señalando que “estas cifras incrementarán con los años” pero “es cierto que un estudio reciente que ha salido publicado en Estados Unidos pone de manifiesto que, al ritmo que vamos, todavía vamos a tardar 132 años en conseguir la igualdad real”.

Barreras autoimpuestas, aunque no las únicas

Para acelerar este proceso, desde EVA “hemos identificado cuatro líneas de acción fundamentales”. Estas pautas van desde la actuación de las administraciones “que tienen que ser conscientes de la necesidad que hay en potenciar el estudio de toda la formación en todo este tipo de carreras con legislación, con ayudas y con igualdad de oportunidades” hasta la educación, en un ámbito en el que según Gema “ya vamos tarde”, pasando por las políticas de igualdad en las empresas.

Otro de los fenómenos destacados que pueden explicar la desigualdad son, de acuerdo con la presidenta, “las propias barreras que nos ponemos las mujeres”, como consecuencia del conocido como “síndrome de la impostora”. Asegura que “eso es algo en lo que hay que trabajar desde todos los ámbitos”, incluyendo “el familiar y el educativo”. Argumenta que «nos cuesta en general dar el paso. Un estudio reflejó que las mujeres solamente aplican en los puestos de trabajo cumplen el 95% o el 100% de los requisitos mientras que los hombres cumpliendo el 50% se atreven a aplicar”

“Acciones como los principales objetivos que nos hemos marcado en ellas buena alto son un pequeñito grano de arena pero que es necesario para que para que se vayan incrementando”. Desde la Asociación “nos queremos ver como como esa red que agrupa a todas. De hecho, empresas como Enaire como Senasa o como Ineco han creado sus redes internas de mujeres con la ayuda de Ellas Vuelan Alto entonces bueno nos sentimos muy orgullosas”

Explica que desde la Asociación intentan ser “un foro de debate. De hecho, EVA nació con esa con esa iniciativa: crear eventos, crear charlas o crear puntos de encuentro en el que son las mujeres las que son las ponentes”.

Transversalidad y expansión

En cuanto a los objetivos para el año 2023, explica que desde la Asociación “queremos continuar este año en la expansión. Estábamos muy focalizados a organizar todo tipo de charlas y eventos en Madrid porque al final la mayor parte de la Junta directiva vivimos en Madrid”.

 «Tras la pandemia empezamos a retransmitir todos los eventos y todas las actividades en streaming lo que nos ha hecho llegar a muchas más partes de España e incluso internacionalmente. Surgió la oportunidad de montar un equipo en Andalucía que nació hace dos años. El año pasado se consolidó y ahora está funcionando no perfectamente con un montón de actividades”, afirma. 

Para este año, “hemos planteado abrir otras delegaciones en Galicia y en el País Vasco. Estamos trabajando este año es el tema de compartir experiencias y compartir motivaciones con otras asociaciones. Muchas de las reivindicaciones y muchas de las necesidades que tenemos son muy transversales. Hemos contactado con varias asociaciones de mujeres profesionales del sector de la energía y queremos preparar también algo juntas”.

Apoyo a los medios de comunicación

De cara a los próximos premios periodísticos que celebrará Aviación Digital el próximo 9 de marzo, que cuenta con el apoyo de Ellas Vuelan Alto, Gema indica que “una de las direcciones de la Asociación es la comunicación y la relación con los medios porque al final lo que no se ve no se conoce”.

 “Para nosotras ha sido muy importante la divulgación que todos los medios de comunicación han hecho. Creemos que es muy importante el dar un premio y el reconocer la labor que hacen otros profesionales dentro del sector. Agradecemos también toda esa labor que se hace para llevar a la sociedad el conocimiento del sector que es muy técnico, que emplea muchos tecnicismos, y a veces es un poco desconocido”, concluye.  

- Publicidad -spot_img

Más artículos

1 COMENTARIO

  1. Buenas tardes, nada en este párrafo tiene sentido:

    De acuerdo con datos arrojados por, solo el 28% de las mujeres estudian una ingeniería aeronáutica. En este contexto, Gema señala que “estos porcentajes siguen siendo muy bajos y llevan manteniéndose en estos niveles durante mucho tiempo”.

    ¿Datos arrojados por quién o qué?
    ¿Sólo el 28% de las mujeres estudian una ingeniería aeronáutica? Supongamos que han querido decir «ingenierías» en general y ya. ¿Es un dato bajo? ¿A alguien le parecería bajo que más de la cuarta parte de las universitarias estudien una ingeniería?

    ¿A alguien le preocupa que casi no haya chicos en las carreras de índole sanitario, por ejemplo?

    Por otro lado, lo de «vamos a tardar 132 años en lograr la igualdad real», por favor, seamos serios. Esta señora es ingeniera, debería saber medir las tonterías a las que da crédito de forma más responsable.

    Pueden ser 132 años (desconozco el algoritmo que escupe este resultado), pueden ser 20 y puede ser nunca. Cuando se da un dato así conviene decir en qué se basa el cálculo y no sólo decir algo así como «lo dijo un americano y yo me lo como».

    —–

    Lo más importante, si queremos igualdad real, tratemos a las niñas como a los niños, dejémoslas decidir sobre su vida con libertad en lugar de tratar de influenciarlas a que estudien una ingeniería si ellas quieren estudiar medicina de la misma forma que nos parecería una aberración hacerlo con los chicos.

    La igualdad no ha de serlo en números clausos, en límites y en porcentajes; ha de serlo en la capacidad individual de cada cual de hacer con su vida lo que le venga en gana sin injerencias.

    Dice que hay que actuar en edades tempranas como si acaso esto se tratase de una enfermedad, no se puede errar más el tiro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Todos los canales

Últimos artículos