50 Aniversario D.Emilio Herrera: La tardía mediocridad del reconocimiento político en España

Aviaciondigit@l

0

Granada, SP.- Ayer se inauguraba en Granada lo que se ha denominado “Año de Emilio Herrera“. Desde que el 13 de septiembre de 1967, hacía ayer 50 años, falleciera en el exilio, pocas han sido las muestras de público reconocimiento a una figura única, que va mucho más allá de los aspectos científicos, aeronáuticos, a los que se quiere restringir su figura. Emilio Herrera, es un claro ejemplo de hombre íntegro, en todo el sentido de la palabra, lo que le dotó durante su trayectoria de todo aquello que un hombre debe atesorar a lo largo de su vida, como la honorabilidad, la coherencia, pero sobre todo, el crítico sentido con el que se observan los acontecimientos que a uno le tocan vivir.

Emilio Herrera se declaró hasta el último de sus días católico y monárquico, y lo llevó al extremo. El extremo fue su viaje una vez había triunfado la II República en España a París, y pedirle formalmente consejo al propio Rey Alfonso XIII exiliado allí, sobre su destino como militar. El Rey le dijo que siguiera sirviendo a España, incluso bajo la República, y algo así como que si algún día volvía a reinar contaba con él.

Han tardado 50 años estos políticos actuales regionales de Andalucía en rendirle un cierto nivel de homenaje. Los políticos locales de Guadalajara, donde recibió la formación que hizo posible en la Academia de Ingenieros, que desarrollara toda su potencial inteligencia al servicio de la ciencia, el espacio y el medio aéreo, así como en otros aspectos como el de la energía nuclear, no estuvieron, no estuvimos representados, por nadie de la ciudad en la que el joven Herrera consiguió hacerse ingeniero y de ahí seguir con una carrera tan increíble como para recibir el propio reconocimiento de Einstein, sobre su Túnel Aerodinámico, o a Naciones Unidas, por su conocimiento profundo, visionario, y alentador del peligro que podía suponer la Energía Nuclear utilizada en el campo de la guerra.

Cultura, política y Verdad conceptos antagónicos en España

Ayer en el Cementerio de San José estaban los políticos. Excepción injustificable de los de Guadalajara para 50 años después de su muerte reconocer que Herrera fue un ejemplo de “compromiso con la democracia, libertad y progreso social…” Rescatar la Memoria, lo que denota que hasta hoy no había sido rescatada, y por lo tanto valorada su figura oficialmente. Estos señores descubren tarde la pólvora por un analfabetismo tan profundo como preocupante, y por toda una serie de prejuicios extraños, que cuando van a poner blanco sobre negro ¡50 años después! una figura como la de Herrera, de la que se siguen hurtando verdades bastante trascendentales que ocultan realmente los verdaderos valores de esta figura.

El díptico señala que “El General Emilio Herrera nos reconcilia con nuestro pasado“. Evidentemente. Y aunque tarde, debe descubrirse en toda su dimensión, fundamentalmente en la dimensión de los valores que encarna. No hay que ocultar datos de su perfil, ni tan siquiera los que denotan que aparte de su indudable inteligencia, conocimiento y originalidad, muestran una figura donde la fidelidad al Rey, que le otorgó el reconocimiento de Gentilhombre de Su Majestad, por ser el primero, junto con Ortiz Echagüe en cruzar el Estrecho de Gibraltar, pasando socarronamente por encima del Peñón. Tampoco debe ocultarse que le ofrecieron volver a España, fundamentalmente lo intentó Kindelán, “invitación” que declinó por cuestión de principios, negándose a jurar una tercera bandera… Y además se mostraba católico en su fé.

Emilio Herrera era un hombre de profundas convicciones en todo el amplio sentido, muy distante de la imagen de revolucionario que algunos quieren o han querido transmitir en estos años. Pero eso no quita su profundo sentimiento sobre la Libertad, la Democracia, así como también lo tenía por el Orden, la Ley, y el Derecho. Emilio Herrera, muchos no lo saben, ni tan siquiera lo recuerdan, acuñó el término “Espacio Aéreo”. Era uno de esos ilustrados tecnológicos y científicos que vió nacer la Academia de Ingenieros de Guadalajara, junto con el nacimiento de la Aeroestáción primero, y luego, la Aviación. Pero además era un hombre muy letrado, muy leído y muy cultivado en otras disciplinas.

Quizás, algo que se le reconoce demasiado poco es su concepto, que viniendo de un General como era, tenía de la finalidad del Ejército para la Paz.  Tras llegar antes de su tiempo a ver los peligros de una Guerra Nuclear.

Han tardado demasiado estos actuales, en general, mediocres políticos, en llegar a un reconocimiento no sólo merecido, sino quizás el más justificado de las figuras del pasado siglo en España. Los colegios, universidades, institutos, organismos andaluces deberían rebosar a estas alturas de “Emilio Herrera”. Descorazonador resulta que ni un sólo representante de Guadalajara haya colaborado, se haya interesado, participado o difundido el reconocimiento que aún tarde, muy superficial y poco edificante en el fondo, le llega desde Andalucía. Pero al menos le llega.

Ni una sola placa recuerda su paso por la cateta ciudad de Guadalajara. Cateta por los representantes públicos que no han sido capaces en estos 50 años de dedicarle algo, al menos un respetuoso recuerdo.

Programa actos conmemorativos año “Emilio Herrera”

Deja un comentario