Aena juega a la ruleta rusa con la seguridad en Madrid-Barajas

0

Cada despegue o aproximación que se lleva a cabo en el Aeropuerto de Madrid-Barajas es un turno que pasa en el macabro juego de la ruleta rusa al que AENA, la AESA y la Dirección General de Aviación Civil obligan a participar, sin saberlo, a los millones de personas que trabajan en él, lo usan o viven en sus inmediaciones. (LAS MENTIRAS DE BARAJAS)


El pasado 1 de mayo, los controladores del TMA de Madrid denunciaron en Aviación Digital la insostenible situación de la operación en el Aeropuerto de Madrid-Barajas.

El usuario debe saber que…
La estupenda gestión Operativa y de Seguridad de Aena (Reducción de personal, …)

Aerowiki/Aviaciondigit@l

Reducción de personal, consecuente cierre de sectores de control. Cierre inexcusable de la pista 18R de Barajas a las 23:00 L por razones medioambientales. Meteorología muy adversa. Elevada afluencia de tráfico, que llega en imparables oleadas. Y, como viene siendo ya demasiado habitual, inexistente planificación de la afluencia de tráfico para circunstancias tan complejas.
Resultado: congestión en las comunicaciones y también de tráfico por las esperas en vuelo -que llegan hasta cerca de los 40 minutos y hasta FL 300-, dificultad para seguir las instrucciones del ATC a causa de las numerosas tormentas, desvios al aeropuerto alternativo por agotarse el combustible, sobrecarga de trabajo de tripulaciones y de controladores aéreos, presión de las tripulaciones e insistente exigencia de los controladores para la apertura de la pista 18R y para establecer "rate cero" nacional destino Barajas para evitar una catástrofe (que se consiguen finalmente a las 23:45 L).
Resulta evidente la inseguridad de vuelo que genera una situación como la descrita. ¿Le importa esto a alguien, salvo a los controladores aéreos y a las tripulaciones?
Y luego, presumiendo de mágicas medidas de ahorro de fuel y de reducción de CO2, o poniéndose medallas por la mejora de las cuentas por los sueldos de los controladores. Y hasta satisfechos de haber "recuperado" la gestión operacional y el control. ¿Para esto?
¿Y qué hacían mientras tanto los gestores? Pues, posiblemente, jugar al "Aeropuerto de Playmobil" o a la "Gestión de la señorita Pepis"? ¿A qué otra cosa si no mientras disfrutan del cargo que les proporcionó un agonizante modelo y se preparan para un más que seguro ostracismo profesional? Al menos, así es como debería ser.
Los pasajeros que vuelan en España no saben -ni quieren saber- qué controladores aéreos tenemos. Menos se preocupan aún de la incompetencia de los gestores, que desatienden sus responsabilidades en relación con su seguridad.
Algún día, esos pasajeros y la sociedad podrían lamentarlo. Posiblemente lo harán. Y ya será tarde. Demasiado tarde. Demasiados indicadores en una misma dirección.
Esta es la fabulosa gestión de Aena, Fomento, DGAC y AESA en esta nueva etapa "liberalizadora".
¿Dimitirá alguien alguna vez o esperarán a que se produzca un accidente?
A este paso, desgraciadamente pronto tendremos la respuesta, nos indican los profesionales del control aéreo que hemos consultado. "Esperemos que todo quede en un simple crujido. Pero los agujeros del famoso gruyere se hacen cada vez más amplios…, pese a que intentamos taparlos. El ratón de la incompetente gestión come demasiado rápido".

También recomendamos la lectura de las opiniones expresadas en el debate de la noticia publicada en Aviación Digital.

Sorprende que sean tan pocos los profesionales que trabajan en el Aeropuerto de Madrid-Barajas que desconocen toda la verdad sobre la inseguridad en la operación de este aeródromo. Da la impresión que están a la espera de un gran accidente mientras las autoridades aeronáuticas no implantan las medidas necesarias para evitarlo, y que podrían estar operativas de inmediato. Medidas que además reducirían la grave afección acústica que provoca este aeropuerto a todas las poblaciones colindantes.

¿Por qué entonces la cerrazón por parte de AENA, la AESA y la Dirección General de Aviación Civil? ¿Por qué la complicidad de las asociaciones, colegios profesionales y sindicatos de los colectivos de pilotos, controladores, inspectores, técnicos de mantenimiento, personal de plataforma y demás trabajadores, que salvo honrosas excepciones y siempre a título individual, no se atreven a poner blanco sobre negro y denunciar lo que en estos momentos pasa en el Aeropuerto de Madrid-Barajas? Y ¿Por qué los políticos que tienen conocimiento pleno de esta situación no actúan responsablemente y dan la orden o solicitan públicamente implantar operaciones seguras en el Aeropuerto de Madrid-Barajas? Porque haberlos, hailos.

Publicamos también esta fotografía del pasado 16 de noviembre de 2010 que demuestra la desastrosa gestión del tráfico aéreo que por parte de AENA se está llevando en el Aeropuerto de Madrid-Barajas desde la entrada en vigor de la Ley 9/2010, de 14 de abril, por la que se regula la prestación de servicios de tránsito aéreo, se establecen las obligaciones de los proveedores civiles de dichos servicios y se fijan determinadas condiciones laborales para los controladores civiles de tránsito aéreo, que en su artículo 2 dice:

2. Corresponde en exclusiva al proveedor civil de servicios de tránsito aéreo la organización, planificación, dirección, gestión, supervisión y control de la prestación de dichos servicios.
A tal efecto, dicho proveedor civil de servicios queda facultado para adoptar las medidas que en cada caso resulten necesarias y, entre otras, las siguientes:
a) Determinar la configuración operativa conforme a la demanda de tráfico y a los condicionantes técnicos y meteorológicos concurrentes.
b) Determinar las instalaciones, servicios técnicos y personal necesario para la adecuada prestación de servicios de tránsito aéreo, respetándose las reglas y criterios de seguridad establecidos al efecto por la Autoridad competente.
c) Determinar su organización directiva mediante la identificación y valoración adecuada de los puestos directivos encargados de las funciones de seguridad, calidad, protección y recursos financieros y humanos.
d) Efectuar la selección y formación de unidad y continuada de los controladores de tránsito aéreo.
e) Organizar los turnos, horarios y descansos del personal.
f) Vigilar y controlar el trabajo realizado por su personal e imponer las sanciones adecuadas en caso de incumplimiento, de acuerdo con la normativa aplicable.

Quizá las preguntas que hay que hacerse son ¿a cambio de qué AENA actúa como actúa? ¿Qué contraprestación reciben los irresponsables responsables de que en el Aeropuerto de Madrid-Barajas las operaciones en vigor sean inseguras? ¿Qué ganará esta gentuza con la futura privatización de AENA y en concreto del Aeropuerto de Madrid-Barajas?

Deja un comentario