9.5 C
Madrid
abril, viernes 9, 2021

AFIS en La Gomera: réplica a un sinsentido político

Nuestros monogáficos

- Publicidad -

EN RELACIÓN con el artículo de opinión sobre el servicio AFIS en el aeropuerto de La Gomera "Un aeropuerto competitivo", firmado por D. Casimiro Curbelo (presidente del Cabildo de La Gomera) y publicado en EL DÍA el pasado domingo, desde la Asociación Profesional de Controladores de Tránsito Aéreo, Aprocta, deseamos puntualizar lo siguiente:

Los aeropuertos, en términos generales, deben ser rentables. En el caso de las islas tienen una función añadida de servicio público que conviene considerar y para la que el transporte marítimo no es una alternativa. Pensemos en casos en que se utilizan como plataforma para evacuación de enfermos y heridos, como base logística para operaciones de protección civil, tales como extinción de incendios, intervención tras catástrofes naturales, etc.

Aprocta reconoce que en aeródromos que atienden un escaso volumen de tráfico limitado a avionetas, generalmente destinadas a vuelos deportivos o de iniciación, el AFIS puede ser una alternativa y un primer paso. Sin embargo, en caso de aumento del tráfico y de mayor complejidad, es necesaria la posterior implantación del servicio de control de aeródromo.

Desde Aprocta, igual que desde COPAC, Colegio de Pilotos de Aviación Comercial, y SEPLA, Sindicato de Pilotos de Líneas Aéreas, se rechaza, siguiendo las recomendaciones de OACI (Organización Internacional de Aviación Civil) y Eurocontrol (Agencia Europea de Control y Aviación Civil), la implementación del servicio AFIS en aeródromos destinados a aviación comercial, así como la supresión del servicio de control en aquellos aeropuertos donde ya está implantado y soportan tráfico de pasajeros.

Hemos oído hasta la saciedad la frase "AFIS, servicio igualmente seguro". Esta frase esconde dos medias verdades:

1. ¿Es seguro el AFIS? El AFIS es seguro en la medida en que se adecue al tipo de aeródromo para el que fue pensado. Es decir, aeródromos de escaso tráfico, sin operaciones simultáneas y sin tráfico comercial de pasajeros.

2. ¿Tiene el mismo grado de seguridad un aeropuerto AFIS que un aeropuerto controlado? De ninguna manera. Se aumenta la carga de trabajo de los pilotos, que asumen las funciones del controlador ausente. En el momento en que hay más de una aeronave volando se plantean problemas de prioridad, de separación y, en definitiva, de seguridad. Todas estas cuestiones ya han sido objeto de estudios de seguridad y los resultados concluyentes son a favor del servicio de control.

Ante esto, el COPAC se pregunta: ¿por qué el primer aeropuerto donde se aplica la medida es La Gomera? ¿Por qué no en Córdoba, en donde no hay ningún sistema de control y allí sí supondría una mejora en la seguridad? Parece que se debe a motivos puramente económicos, que prevalecen en contra de las recomendaciones de la Organización Internacional de Aviación Civil, OACI. Técnicamente, sería mucho más recomendable probar primero en Córdoba, analizar los resultados y estudiar su posible aplicación a otros aeródromos.

Sobre la afirmación de que es un servicio que afecta a más de 115 aeropuertos de Europa, queremos matizar que, de éstos, donde existe tráfico comercial de pasajeros es en muy pocos, por lo que la información no tiene otro objetivo que alejarnos aún más de la realidad de la aviación en Europa.

Según el propio Curbelo, "no hay que preocuparse por los controladores, que no perderán sus puestos de trabajo y además irán a aeropuertos en los que tendrán más oportunidades y se sentirán más realizados, tal y como han dicho algunos profesionales". Nuevamente demuestra su desconocimiento de la normativa así como las recomendaciones relativas a la aviación civil. No se trata de un asunto laboral ni de un problema contractual, se trata de seguridad aérea: a dónde vayan los controladores actualmente destinados en La Gomera resulta irrelevante.

En términos económicos, decir que la implantación del AFIS potencia el desarrollo futuro del Aeropuerto de La Gomera es falsear los hechos. En sí misma, la eliminación del servicio de control y su sustitución por un mero servicio de información representa una desinversión y una rebaja de la categoría del aeropuerto. Esta sustitución significa recorrer el camino hacia el subdesarrollo; véase la evolución de los aeropuertos en el vecino archipiélago de Cabo Verde, donde poco a poco se implanta servicio de control. Basta comprobar la restricción de capacidad que tiene un aeropuerto AFIS: no se garantiza separación entre aviones. Es decir, son los propios pilotos los encargados de proveer separación.

Se entiende aún menos que mediante la degradación del servicio que presta el aeropuerto se piense "enlazar con todas las partes del Archipiélago que fueran posibles (…)". Si el objetivo para el aeropuerto de La Gomera es ese, el paso que está dando Aena es en sentido contrario. De hecho, el propio Ministro de Fomento, en declaraciones de 14 de enero, desmintiendo la posible implantación del AFIS en Galicia, afirmaba que "nunca se planteó reducir servicios y niveles de calidad allí donde queremos que crezca el tráfico aéreo". Creemos que desde el Ministerio de Fomento se debe aclarar esta cuestión, ya que si en Galicia no se plantea la medida por ser contraria al crecimiento del tráfico aéreo, no entendemos que se contemple la misma medida para La Gomera con el objeto de incrementar el número de conexiones.

En cuanto al ahorro económico por la sustitución de los controladores, se afirma que es de unos 585.000 euros. Para hacernos una idea de lo que la cifra representa, el pasado 18 de junio, Aena comprometió una inversión de 14.000.000 euros en la ampliación del aeródromo de Son Bonet, destinado a avionetas y helicópteros, en Mallorca, donde ya existe el aeropuerto de Son San Juan. Otro ejemplo es la apuesta por el Aeropuerto de Córdoba, en donde la inversión superará los 80.000.000 euros. Evidentemente las cifras hablan por sí mismas.

Según datos de Aena publicados en su página web, el ahorro en la tasa de navegación -que comprende la aproximación y el aterrizaje- es del 30%, lo que supone un ahorro en el billete de cada pasajero de 0,55 euros. Sostener que con una rebaja en los precios del billete de medio euro se resuelve el problema de aumento de conexiones y que los pasajeros que llegan a La Gomera van a dejar de hacerlo por barco y lo harán en avión es una falacia. Por desgracia, 55 céntimos no dan para tanto.

Finalmente, y dado que la historia se escribe para aprender, recordarles los tristes acontecimientos sucedidos en La Gomera el 26 de abril de 2008. Un incendio arrasó unas 800 hectáreas de vegetación y supuso pérdidas económicas cercanas a los 9 millones de euros. El incendio, según palabras del propio presidente del Cabildo, pudo ser controlado tres días después de su inicio gracias a la participación de aviones y helicópteros que intervinieron, tanto directamente en su extinción como en el traslado de personal. El lunes 28 de abril se alcanzó el número de 152 operaciones, con picos de 18 operaciones en una hora. Ese alto número de operaciones fue debido a las operaciones continuas de repostaje tanto de combustible como de agua. Sobra decir que ese número de operaciones en un aeródromo no controlado no hubiera sido posible con las máximas garantías de seguridad.

- Publicidad -

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies