29.4 C
Madrid
julio, lunes 15, 2024

Alas para todos: jornada de inclusión y vuelo acrobático para personas con capacidades diferentes

Aviación Sin Fronteras ha demostrado, una vez más, que el poder de la aviación va más allá de los cielos; puede tocar corazones y cambiar vidas.

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Claudia C./Aviación Digital, Sp.- La pasión por volar y el deseo de inclusión se encontraron recientemente en una jornada organizada por la ONG Aviación Sin Fronteras. En conmemoración de su vigésimo quinto aniversario, la ONG llevó a cabo un evento en el Aeródromo de Casarrubios del Monte, que permitió a cientos de personas con discapacidad intelectual vivir de cerca la emoción de la aviación acrobática.

Una iniciativa de inclusión y diversión

Desde primera hora de la mañana, el aeródromo se llenó de sonrisas y expectación. Varias asociaciones integradas en la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS) fueron invitadas a participar en esta iniciativa, que forma parte del proyecto «Alas de la Sonrisa». Este proyecto busca acercar el mundo de la aviación a colectivos vulnerables, ofreciendo una alternativa de ocio y respiro familiar poco común y altamente gratificante.

Foto: Natalia Galiana Debourcieu

Encuentro con los pilotos y sus aviones

A las 11 de la mañana, los participantes llegaron al aeródromo y fueron recibidos con gran entusiasmo por voluntarios de Aviación Sin Fronteras y los propios pilotos. Juan Velarde, Campeón de España de Vuelo Acrobático y Embajador de Aviación Sin Fronteras, fue uno de los primeros en dar la bienvenida. Velarde abrió las puertas de su hangar para que todos los asistentes pudieran conocer de cerca los aviones del equipo Team Velarde 26 y de la Asociación JACOB 52.

Juan Velarde. Foto: Jaime Ollero

Los asistentes tuvieron la oportunidad de charlar con los pilotos, quienes les explicaron detalles fascinantes sobre sus aeronaves y las técnicas de vuelo acrobático. Esta interacción directa permitió a los participantes aprender más sobre el mundo de la aviación y sentir una conexión especial con los profesionales que dominan el cielo.

Espectáculo acrobático: El plato fuerte

A media mañana, llegó el momento más esperado: el espectáculo acrobático. Juan Velarde, junto a pilotos de élite como Patrick Koch, Nicolás Goulet y Paúl Ansoleaga, ofrecieron una demostración impresionante de sus habilidades. Estos pilotos, miembros del Equipo de Vuelo Acrobático YAKSTARS y del Equipo Español de Vuelo Acrobático, dejaron boquiabiertos a los asistentes con maniobras intrépidas y vuelos sincronizados.

El rugido de los motores y las piruetas en el aire no solo emocionaron a los espectadores, sino que también les dieron una lección de determinación, precisión y trabajo en equipo. Para muchos de los presentes, esta fue una experiencia única, una ventana a un mundo de posibilidades y sueños que, de otro modo, podrían parecer inalcanzables.

Como no podía ser de otra manera, el ambiente estaba impregnado de una mezcla de alegría y recuerdo nostálgico hacia el piloto «Coco Rey» por parte de sus compañeros y allegados. Coco Rey, quien había pertenecido a la patrulla acrobática Jacob 52, falleció recientemente en una exhibición aérea en Portugal.

Un proyecto con corazón

El evento formó parte de un proyecto más amplio de Aviación Sin Fronteras denominado «Alas de la Sonrisa». Esta iniciativa tiene como objetivo principal aproximar la aviación a personas en situaciones de especial vulnerabilidad, incluyendo aquellos en riesgo de exclusión social, con enfermedades crónicas o con discapacidades.

Desde sus inicios hace 25 años, Aviación Sin Fronteras ha utilizado la aviación como una herramienta para sus proyectos sociales y humanitarios. Organizan visitas a aeródromos, aeropuertos, bases militares, centros de formación, compañías aéreas, museos aéreos y exhibiciones aéreas, siempre con el mismo propósito: llevar alegría y esperanza a aquellos que más lo necesitan.

Foto: Natalia Galiana Debourcieu

Gran parte del éxito de estas jornadas no sería posible sin el incansable esfuerzo de los voluntarios de Aviación Sin Fronteras. Ellos se encargan de acompañar a las asociaciones, recoger a los participantes, supervisar la seguridad de la actividad y proporcionar asesoramiento y explicaciones gracias a sus conocimientos aeronáuticos. Su dedicación garantiza que cada evento se desarrolle de manera segura y enriquecedora para todos los involucrados.

En palabras de Juan Velarde, “es inspirador ser testigo del cambio que llevamos años generando uniendo nuestras fuerzas. Todos tenemos el poder y la responsabilidad de contribuir a mejorar la vida de los demás y crear un mundo de oportunidades para todos.” Estas palabras resonaron profundamente en todos los presentes, recordándoles la importancia de la solidaridad y el impacto positivo que cada persona puede tener en la vida de los demás.

Este tipo de iniciativas son esenciales para construir una sociedad más inclusiva y empática, donde todos tengan la oportunidad de alcanzar nuevas alturas. Mientras los aviones surcaban el cielo, abajo, en la pista, se sembraban semillas de inspiración, creando recuerdos imborrables para todos los participantes.

Con 25 años de historia, Aviación Sin Fronteras continúa su misión de utilizar la aviación como una fuerza para el bien, demostrando que con un poco de creatividad y mucha dedicación, es posible abrir alas de esperanza y hacer del mundo un lugar mejor para todos.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Todos los canales

Últimos artículos