Atlas Air 3591: Another freighter crash blues

Aviaciondigit@l

0

Houston-TEX, USA.- Nuevo accidente de un avión de carga aérea. Esta vez un Boeing 767-375ER, matrícula N1217A, indicativo del vuelo 3591 del operador Atlas Air, en fase de aproximación al Aeropuerto de Houston, con origen en Miami, falleciendo sus tres ocupantes, sobre la Bahía de Trinity, en las proximidades de Anahuac. Los rsestos de la aeronave se encuentran esparcidos sobre el agua. La FAA informaba del accidente a las 12:45pm. La NTSB se ha puesto ya en marcha para iniciar la investigación. Datos técnicos ASN y The Aviation Herald

Comunicado de la FAA tras producirse el accidente del carguero de Atlas Air

Un nuevo mazazo para la familia de la carga aérea. Una aviación “paria” dentro de la aviación comercial. El hecho de no llevar pasajeros a bordo hace que los medios minimicen la tragedia humana que siempre hay tras un accidente aéreo. Si es carga aérea “sólo” dos o tres miembros de la tripulación pierden la vida. Parece que una tragedia aérea tan sólo se mide en cifras absolutas por el número de fallecidos. Recuerda desgraciadamente en exceso a cuando un accidente de un helicóptero u avión de Trabajos Aéreos cae. Habitualmente sólo uno o dos pilotos. Repercusión mediática mínima, si es que se menciona.

Esto me recuerda la nula atención que se le presta en España a las especifidades de la operación de carga aérea por las organizaciones sindicales que se denominan profesionales mayoritarias en nuestro país. ¡Jamás! hemos visto una sola mención sobre esta aviación comercial tan paria, tan marginada y tan injustamente olvidada (incluyendo a sus magníficos y abnegados profesionales). Socialmente incluso la consideración que reciben respecto a las tripulaciones de aviones comerciales de pasajeros también resulta todo un agravio. Ni tan siquiera en el momento de cierre reciente de la compañía decana y más grande de la aviación de carga aérea en España. 1.500 trabajadores a la calle en silencio, silenciados y olvidados, no vimos que nadie levantara mínimamente la voz.

Esos ojos enrojecidos tras una complicada noche de tomas y despegues en cualquier parte del mundo y en unas condiciones meteorológicas complicadas para que su paquete o el mío llegue a tiempo. Los ojos en la oscuridad de la noche clavados a los instrumentos. Toma, descarga, carga, despegue… hasta cuatro veces en una noche recorriendo Europa de punta a punta en una sola noche. Con el tiempo y los slots pegando fuerte. Cuidando de la carga, del crítico centrado de los paquetes o lo que sea menester llevar de aquí para allá con puntualidad, delicadeza y precisión. ¡Jamás! hemos oído en nuestro país, y en muy pocas partes del mundo, a nadie hablar de su fatiga, las condiciones de las aeronaves que realizan este trabajo en Africa, América del Sur o determinadas zonas olvidadas de Asia, y que de forma inaceptable caen en acto de servicio en un cruel goteo de vidas. Por cierto un servicio esencial para la economía mundial este de la carga aérea.

“Sólo” han sido tres personas al mediodía de hoy en Texas los que han caído. Continuamente se suceden en silencio accidentes por Africa, Asia o América del Sur. Nula repercusión. Sólo son dos o tres tripulantes como máximo los que se unen al Creador. ¿No son padres, hijos o hermanos…? En nuestra Redacción jamás nos olvidamos de ellos. Este es nuestro auténtico procedimiento. Dar voz a los que no la tienen y honrar a los que han caído cumpliendo dignamente con su misión…

DEP

Deja un comentario