En Europa, casi 1 de cada 5 pilotos tiene un contrato precario

Los pilotos de 20 a 30 años en Europa no tienen una relación laboral directa con la aerolínea para la que trabajan

1

ECA, SP.-Contrato rescindido“, “sus servicios ya no son necesarios“, “su último salario no puede ser pagado“. Esto es lo que las aerolíneas o las agencias de trabajo temporal (brokers) han informado a miles de pilotos “autónomos” , contratistas y tripulantes de cabina durante las últimas semanas. La crisis de COVID-19 podría haber puesto a tierra a la mayor parte de la industria de las aerolíneas a nivel mundial, pero los derechos de las tripulaciones empleadas atípicamente (falsos autónomos) demuestran la precariedad laboral del personal aeronáutico.

Si bien los gobiernos de toda Europa se esfuerzan por proporcionar un acceso sin precedentes a fondos de apoyo para salvar a las aerolíneas, los planes de trabajo sin licencia y de corta duración no ayudarán a un grupo significativo de personal de aviación.

Tal es el caso de  Norwegian Air : la semana pasada, las agencias de trabajo temporal de Norwegian dejaron a 4.700 tripulaciones (1.570 pilotos y 3.130 tripulantes de cabina) desempleados de la noche a la mañana en las bases de Dinamarca, Suecia, Finlandia, España y el Reino Unido. 

Una aerolínea se beneficia de la productividad maximizada de la tripulación, sin ninguna responsabilidad, son las tripulaciones las que asumen todos los riesgos. La pasada semana, CAE Crewing Services  Ltd informó a sus equipos españoles que operan en  SAS Irlanda  que estaban comenzando el proceso de despido colectivo.

El empleo atípico en la aviación es simplemente una cortina de humo para el empleo regular con las responsabilidades asociadas ignoradas “, dice el presidente de la ECA, Jon Horne. “A menudo hemos advertido que estas configuraciones de los Brokers y esquemas falsos de autoempleo crean un grupo de trabajadores ‘descartables’ con derechos disminuidos y sin acceso a las leyes laborales. La crisis de COVID-19 acabó con el último argumento de que este modelos de contratación podría ser de alguna manera bueno para los trabajadores. No hay nada bueno en no tener ingresos, seguridad laboral, derechos laborales. No en tiempos normales, y mucho menos durante una pandemia “.

En Europa, casi 1 de cada 5 pilotos tiene un  contrato precario . Esto significa que están trabajando a través de una agencia de trabajo temporal, como falso autónomo, o en un contrato de cero horas sin pago mínimo garantizado (no vuelas = no pago), y sin acceso a las protecciones y derechos que disfrutan los empleados directos.

Wizz Air , otra aerolínea que hace un uso extensivo del empleo atípico, anunció que  recortó casi el  20% de su masa laboral  y que el personal de primera línea restante recortó un 14%, mientras que su CEO se jacta de las cómodas reservas de efectivo de su aerolínea. En un memorando a la tripulación, Wizz Air presenta sus criterios para despedir a los pilotos, como “disposición para trabajar en días libres”, “historial de ausencias” y “cooperación con la compañía”.

” Algunas aerolíneas han construido sus imperios sobre las espaldas de las tripulación contratadas como falsos autónomos, contratistas precarios yBrokers Aéreos , y así evitan pagar contribuciones en la seguridad social y trasladan todo el riesgo financiero y la incertidumbre a las personas“, dice el secretario general de la ECA, Philip von Schöppenthau. “Ahora, vemos el resultado de esto: miles de pilotos son enviados a casa sin el mismo apoyo otorgado a los empleados, sin perspectivas de trabajo y muchos sin ningún ingreso. Esos empleadores despiadados han dejado a las personas que vestían sus uniformes durante años, los que forman parte de los corazones y las almas de las aerolíneas,  en el frío mientras el resto de la sociedad y los negocios se unen “.

Esta crisis es una llamada de atención. Mientras que los gobiernos, ciudadanos y empresas de Europa trabajan juntos y se sacrifican juntos, algunas aerolíneas europeas aprovechan los beneficios y dejan de lado a sus leales trabajadores “, dice el presidente de la ECA, Jon Horne. “Este tipo de configuraciones precarias y unilaterales no deben tolerarse, ahora o después de la crisis COVID: es puro abuso de los empleados, los contribuyentes europeos y nuestro modelo de seguridad social y prosperidad. 

Cualquier  ayuda  o apoyo financiero nacional o de la UE a las líneas aéreas debe  estar condicionada al comportamiento socialmente responsable y actuando en interés público. Hacer lo contrario significa que los impuestos simplemente cubrirán los bolsillos de las compañías aéreas sin escrúpulos a expensas de los trabajadores y ciudadanos europeos. El apoyo debe estar disponible solo para aquellas aerolíneas que se comprometan a apoyar el empleo real durante la crisis y entablar un diálogo social constructivo y genuino con los sindicatos “.

Aún más preocupante es que esto afectará  desproporcionadamente a los jóvenes pilotos . Según un estudio, un sorprendente 40% de los pilotos de 20 a 30 años en Europa no tienen una relación laboral directa con la aerolínea para la que trabajan. Para empeorar las cosas, muchos de esos jóvenes pilotos todavía están pagando préstamos estudiantiles de seis cifras y viven de un sueldo a otro. 

En este momento, vemos aerolíneas con suficiente liquidez que despiden a las tripulaciones contratadas de manera atípica, simplemente porque es fácil hacerlo, empujando a las personas y sus familias a situaciones muy precarias“, dice Philip von Schöppenthau. “Incluso cuando el mercado repunte, esos pilotos serán los que tendrán dificultades para recuperarse. Me temo que muchos, e incluso pilotos experimentados, simplemente no lograrán encontrar un trabajo, dejando un vacío de experiencia que llevará años reconstruir ”.

1 Comentario

  1. Soy uno de los comandantes de WIZZAIR afectados, junto con otros 265 compañeros nos hemos quedado en el frío barro sin esperarlo.
    Es un artículo que describe a la perfeccion lo que las aerolíneas están haciendo de la profesión en Europa.
    Si tengo la oportunidad de volver pronto no será trabajando en Europa. Solo destacar un punto que no se ha dicho. Que gran parte de la culpa es nuestra, de los pilotos.

Deja un comentario