21.6 C
Madrid
junio, lunes 14, 2021

Francia y Egipto firman en secreto un nuevo acuerdo en materia armamentística

Nuestros monogáficos

- Publicidad -spot_img

Atalayar / Álvaro Escalonilla. Los términos del acuerdo incluyen la compra de 30 aviones de combate Rafale por parte de Egipto. Francia ha cerrado este martes tres contratos en materia armamentística con Egipto. El primero comprende la venta de 30 aviones de combate Rafale de Dassault por valor de 3.750 millones de euros, mientras que los acuerdos restantes incluyen los servicios del proveedor de misiles MBDA y del distribuidor de equipos Safran Electronics & Defense por valor de 200 millones de euros. 

París acoge este martes a la delegación egipcia encargada de sellar el pacto, sin embargo, los representantes de ambos Estados estamparon su rúbrica sobre el documento el pasado 26 de abril, según ha adelantado el portal de noticias Disclose. El acuerdo se ha mantenido en secreto desde entonces a petición del presidente egipcio, Abdel Fattah al-Sisi.

El Ministerio de Defensa egipcio anunció que la financiación de la compra se realizaría a través de un préstamo a reembolsar en los próximos 10 años. París se ha comprometido a extender un crédito aproximado del 85% del importe total a El Cairo. El Tesoro francés asumirá la transacción en colaboración con las entidades Crédit Agricole, Société Générale, BNP y CIC pese al profundo endeudamiento que atraviesa Egipto. 

Egipto cuenta con una flota de cazas estadounidenses F-16 y firmó un acuerdo con Rusia para la compra de 24 cazas SU-35 y 50 MiG-35, sin embargo, los planes del país en materia armamentística pasan por buscar nuevos proveedores e impulsar las relaciones militares con diferentes Estados fabricantes de armas. Aunque el Ministerio de Estado para la Producción Militar de Egipto ha elaborado un plan para desarrollar sus propios materiales armamentísticos. 

La política exterior egipcia ha buscado diversas fuentes de armamento en los últimos años y, en consecuencia, mantiene relaciones militares con diferentes países fabricantes de armas. No obstante, el Ministerio de Estado para la Producción Militar de Egipto ha elaborado un plan integrado para desarrollar el sistema de fabricación militar del país, por un valor de 7.300 millones de EGP.

En el ámbito armamentístico, las relaciones entre Francia y Egipto han sido fluidas. El país galo ha sido el principal proveedor de armas de Egipto entre 2013 y 2017. De hecho, Egipto fue el primer Estado en comprar los cazas Rafale cuando Dassault comenzó su producción en 2015 con el encargo de 24 aviones. Francia garantizó entonces el 60% del préstamo suscrito por El Cairo para hacer frente al coste del contrato.

De forma simultánea a la consecución del acuerdo, los diputados de la Asamblea Nacional Jacques Maire y Michelle Tabarot, del partido en el Gobierno LREM y del partido conservador Les Républicains, han impulsado una propuesta conjunta para establecer un control parlamentario más estricto con las exportaciones de armas. La proposición incluye la creación de una comisión parlamentaria encargada de examinar la naturaleza de las ventas de armas y el perfil de quienes las reciben, sin embargo, la falta de transparencia del Elíseo al respecto refleja la posición de Macron. 

Francia y Egipto, socios obligados

Han pasado 6 meses desde que el presidente de la República francesa, Emanuel Macron, acogió en el Elíseo a su homólogo egipcio, Abdel Fattah al-Sisi. Las duras críticas lanzadas desde las agrupaciones en defensa de los Derechos Humanos, periodistas y ONGs, no influyeron en Macron, que preparó un gran recibimiento para Al-Sisi. Este incluyó una ceremonia en el monumento del Hôtel des Invalides y una cena de Estado en el Palacio del Elíseo, además de la concesión de la Gran Cruz de la Legión de Honor.

El reconocimiento de Macron al líder egipcio dio sus frutos, ya que el director general de Dassault Aviation, Éric Trappier, fue recibido en la residencia de Al-Sisi en París y, tan solo un mes después, el ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian, viajó a El Cairo para reunirse con su homólogo egipcio.

Los motivos que obligan a Francia a establecer una relación bilateral a futuro con Egipto son variados. En primera instancia, destaca la compleja situación que atraviesa Libia con el reto de poner en marcha una transición democrática. El rol de ambos países consiste en facilitar la estabilidad y expulsar a todos todas las fuerzas extranjeras que intervienen en el país, en su mayoría procedentes de Turquía. 

Macron pretende ganar presencia en Oriente Medio, por lo que necesita desarrollar sus relaciones bilaterales con los Estados presentes en la región y reducir al mínimo la influencia de Turquía, con la que mantiene fuertes desavenencias. El intercambio de acusaciones con Erdogan a raíz de los ataques islamistas ha abierto una brecha entre ambos. 

La enemistad con Turquía impulsó la última venta en materia armamentística de Francia. Grecia compró 18 aviones de combate Rafale para proteger sus intereses en el Mediterráneo oriental, el frente abierto con el Estado otomano. El último frente que sostiene la cooperación entre París y El Cairo es su compromiso conjunto en la lucha contra el terrorismo yihadista.

SourceAtalayar
- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies