Bruselas, BEL.- Los eventos en el Parlamento de Reino Unido esta semana, hacen que la industria de la aviación se intensifique en los preparativos para la posibilidad cada vez mayor de un Brexit sin acuerdo. El martes por la noche, los miembros del parlamento votaron en contra del acuerdo de retirada negociado entre el gobierno de Reino Unido y la Unión Europea.

El acuerdo, que solo cubre los términos de la salida del Reino Unido de la Unión Europeo y detalla tan solo un período de transición durante el cual las negociaciones continuarían en áreas tales como posibles acuerdos comerciales y acuerdos de servicios aéreos, no obtuvo los apoyos necesarios, 432 – 202 (118 de los que votaron en contra del acuerdo eran miembros del partido conservador de la primer ministra Theresa May). Aunque se está convirtiendo en un cliché, esto significa una continua incertidumbre para la industria de la aviación.

La decisión de los miembros del parlamento de no aceptar el acuerdo, se produce menos de ochenta días antes de que se programe la salida oficial en marzo. Si no hay un acuerdo vigente después de esta fecha, Reino Unido será tratado como un “tercer país” por la E.U. y no se aplicarán reglas aplicables a las normas de aviación actuales sin acuerdos formales y aceptación entre ambas partes.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) emitió una declaración después de la votación en Londres expresando preocupación por el crecimiento futuro de la industria en la región. Una preocupación inmediata para IATA fue que, aunque “el nivel actual de vuelos entre el Reino Unido y la E.U. (se mantendría), (un Brexit sin acuerdo) no permite un aumento en el número de vuelos en 2019 en comparación con 2018. “

IATA informó que las aerolíneas planean agregar cinco millones de asientos adicionales dentro de la E.U. este año, la mayoría de los cuales estará en el horario de Northern Summer a partir del 31 de marzo. Alexandre de Juniac, Director General y CEO de la IATA, dijo: “En la pequeña ventana que queda antes de Brexit es imperativo que la E.U. y el Reino Unido prioricen la búsqueda de una solución que brinde certeza al crecimiento de las aerolíneas para satisfacer la demanda y a los viajeros que planean viajes de negocios y vacaciones familiares”.

Las autoridades europeas y españolas también están debatiendo los efectos de un “No-Deal Brexit” con las reclamaciones que los operadores Iberia y Vueling elevan a Europa, reclamando ser mayoritariamente de propiedad europea cuando el Reino Unido abandone la Unión. Reino Unido contactó con las autoridades de transporte de los 27 estados que permanecerán en la E.U. pidiéndoles que detallen cómo se cumplirán las reglas de propiedad a partir del 30 de marzo.

La legislación europea establece que para ser considerado europeo y operar en virtud de acuerdos de servicios aéreos europeos, más del 50 por ciento de un transportista debe ser de propiedad europea. Como tanto Iberia como Vueling son parte del conglomerado británico IAG, las autoridades europeas han planteado que no cumplen con las normas de propiedad y esto ha sido cuestionado por las autoridades españolas. Para cumplir con estas reglas, otras compañías europeas como Ryanair han dicho que retirarán los derechos de voto de los inversores ingleses.

Las aerolíneas y agencias de viajes europeas, también respondieron a la votación del martes, y a la posibilidad inminente de que el Reino Unido se estrellara en la E.U. emitiendo advertencias a los clientes. El miércoles por la mañana, la aerolínea Wizz Air de Hungría envió un correo electrónico a los pasajeros de U.K informándoles que, de no existir un acuerdo, deben garantizar que sus pasaportes tengan una validez mínima de seis meses para viajar a Europa después del 29 de marzo.

Actualmente, los pasajeros de Reino Unido solo necesitan tener pasaportes con una validez que abarque su período de viaje a Europa. En caso de no acuerdo, el período de validez debería ser un mínimo de seis meses a partir de la fecha de llegada al continente europeo. Wizz Air también informó que aquellos cuyos pasaportes fueron emitidos por Gibraltar, Guernsey, la Isla de Man y Jersey también tendrían que cumplir con los nuevos requisitos.

La Asociación de Agencias de Viajes Británicas (ABTA) también ha respondido a las preocupaciones de los ciudadanos del Reino Unido con respecto a sus planes de viaje después del 29 de marzo. Un portavoz de ABTA ha intentado calmar algunas preocupaciones al informar que “cualquiera que reserve y pague un paquete de vacaciones a través de una compañía de viajes del Reino Unido recibirá un reembolso completo por esas vacaciones si no se puede proporcionar debido a Brexit “.

Sin embargo, la asociación ha informado que los pasajeros pueden no tener derecho a ninguna otra compensación más allá de un reembolso si se interrumpen sus vacaciones, ya que el Brexit se considera fuera del control de las compañías de viajes. La incertidumbre y la falta de control sobre la situación del Brexit continúan tanto para los pasajeros como para la industria de la aviación.

Deja un comentario