7.5 C
Madrid
febrero, sábado 20, 2021

La historia de un copiloto-mendigo por la calle de Alcalá

Nuestros monogáficos

Madrid, SP, 6 de mayo de 2015.- La paradoja de tres barras doradas “mendigando” por las calles de Madrid, han inspirado estas líneas. Uno de nuestros lectores nos enviaba el siguiente texto: “Señores: Esta mañana en Madrid he visto a un mendigo con una chaqueta con galones de segundo piloto. Me parece correcto que una ropa que está en uso sea aprovechada por un indigente, lo que no me parece correcto es que lleve galones que son un distintivo de una profesión. El propietario de esa chaqueta, en mi opinión, debería haberse preocupado de quitar los galones antes de entregar la ropa usada…” Pronto me venían a la cabeza las palabras del recién pasado a la reserva Comandante “Sunny” alabando la veteranía de sus segundos, con miles de horas a sus espaldas (9000), con miles de horas de experiencia acomuladas. Tambien las de los segundos de los TTAA que ni tan siquiera tienen la posiblidad de hacer horas para subir en el escalafón tras el desembolso de casi 100.000EUR invertidos en su propia formación, viendo como el intrusismo socaba sus aspiraciones y pone un jarro de agua fría a su vocación. La paradoja del copiloto-mendigo es una buena imagen de cómo andan las cosas en el sector aéreo, de cómo la pobreza laboral tambien machaca al brazo derecho del comandante al mando en la España real. Pilotos de helicópteros desprogamados que perciben 700EUR por tener que cumplir con el requisito de MCCs (Curso Multicrew) a la baja, con cuyo diferencial se pagará una habilitación a la baja, después de la importante inversión inicial para hacerse piloto. Ese es el panorama real. Quizás la chaqueta con los tres galones en un cubo de basura, que nuestro mendigo rescató, esté indicando una clara tendencia precarizadora o esté señalando que el futuro pasa por emigrar, o terminar mendigando por un puñado de horas de vuelo…

Nuestro anónimo informante sabe de qué habla. Por sus manos radiofónicas pasaron DC8,DC9 o B747. Las 9:45 en Madrid, y su vista se fijó en un hombre delgado, sin afeitar desde hacía días, un pantalón de chándal con una raya en el costado, camisa oscura y una llamativa chaqueta azul con tres relucientes galones dorados. Muy cerca la llamada “Cruz de los Caídos”. Intención de cruzar la calle, dudas de quien no sabe muy bien dónde se dirige, pues no hay slot alguno vital que cumplir hoy o mañana. El testigo de la escena acomula 1700 vuelos a sus espaldas, y la escena, pasados los años, le llegó a lo más hondo de su corazón viendo aquel panorama. De ahí su tristeza al comprobar como los galones, esos tres galones de segundo piloto, permanecían en la chaqueta.

Nuestro testigo callejero tras su jubilación pasa algunas horas con un simulador. Pero la escena de esta persona descuidada por la calle, con los tres galones que algún día fueron de un piloto, no es simulable. Es real. Es tremenda para él, que sigue manteniendo un gran interés por todo lo relacionado con la aviación, y un enorme respeto por todas las especialidades que habitan alrededor de ella.

En unos tiempos en los que la profesionalidad, simplemente eso, la profesionalidad, no se equipara a prestigio social, el observador no puede dejar de pensar en todos esos segundos que día a día hacen posible que volar sea seguro, y que en innumerables ocasiones son primeros espadas de una profesión que hoy en día paga por volar, paga por formarse y además, ni tan siquiera tiene el prestigio social, el reconocimiento profesional, cuando todos sabemos que algunos de nuestros mejores pilotos ni tan siquiera tienen la opción profesional de progresar en el escalafón, porque en algunos despachos la imperante ingeniería aerocomercial-financiera se muestra indolente ante la profesionalidad.

- Publicidad -

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies