Los controladores aéreos elevarán a instancias internacionales su conflicto con AENA

0

La Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) denunciará ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) la modificación de sus condiciones de trabajo, fruto de los acuerdos establecidos con AENA desde 1.999, fecha en que se firmó el I Convenio Colectivo que regulaba la actividad laboral de los controladores aéreos.

USCA entiende que se han lesionado sus derechos sindicales cuyo contenido básico,

según la OIT, consiste en el derecho a la negociación colectiva y el respeto de buena fe a los acuerdos alcanzados libremente con la misma. Para el sindicato de controladores, el hecho de que AENA interrumpiera a principios de febrero de forma unilateral las negociaciones en curso para renovar el convenio colectivo en vigor, supone una grave ruptura de las reglas de juego del Estado social y democrático de Derecho que declara la Constitución.

El intento por parte del Ministerio de Fomento, del que depende AENA, de desacreditar la imagen pública de los controladores, calificándoles de empleados públicos privilegiados, constituye una posible coartada de la empresa para intentar ocultar sus históricas deficiencias en orden a cumplir con su directa obligación de prestar un servicio público de calidad para todos los usuarios de los servicios aéreos.

"De éstas deficiencias, como las que encontró el propio ministro de Fomento, don José Blanco, en la Terminal 4 después de haber tomado posesión de su cargo, no somos responsables los controladores", dijo Jesús Corral, secretario de Organización de USCA, quien ha declarado que el colectivo sí que coincide con el ministro "en que nadie debe aprovecharse de la crisis económica para negar derechos laborales reconocidos, especialmente cuando nosotros estamos demostrando nuestra firme disposición a negociar con la empresa pública".

El sindicato de controladores señala, además, que las condiciones laborales del servicio de control aéreo ha derivado en nuevos riesgos, sin que AENA se detenga a ordenar su prevención, máxime cuando se trata de una profesión altamente estresante como es reconocida documentalmente por todo tipo de instituciones.

La queja ante el Comité de Libertad Sindical de la Organización Internacional del Trabajo cuenta ya con una extensa doctrina relativa a la libertad sindical y la negociación colectiva, considerándola infringida incluso en los casos que, como el español, una autoridad legislativa ha anulado o alterado el contenido de convenios libremente pactados. "Si lo que pretende Fomento es una reestructuración de los servicios de control de la navegación aérea dando entrada a proveedores privados, el acuerdo concertado con las representaciones sindicales es el mejor camino", dijo Jesús Corral, quien recordó al ministro que en este apartado también se tenía que acabar con la demagogia y no sólo en lo que respecta a la obra pública. "Estas últimas palabras no son mías, las pronunció don José Blanco en el Congreso de los Diputados el pasado 19 de mayo", apostilló el secretario de Organización de USCA.

Deja un comentario