Rancio olor a ladrillo en el Hotel Palace de Madrid

0

CGT en el Hotel Palace

Lo de ayer mañana entorno al Hotel Palace de Madrid, resultó, al menos, curioso. Mientras el olor a triunfo se respiraba en los salones del hotel madrileño, en el exterior los trabajadores del Ente Público, hacían coincidir el acto con una concentración a 100 metros del gominoso evento, en la Plaza de las Cortes.
Curioso tambien resulta el casi absoluto mutismo del evento organizado por Orbyt. Tambien lo ha sido el silencio del diario que edita sobre la privatización de la última joya de la corona aeronáutica española. Pocos esfuerzos editoriales han dedicado a este expolio público, y menos aún a los trabajadores que con sus razones, lo cuestionaban seriamente. Consignas mediáticas existir existen, que todos los sabemos. Su campaña anticontroladores, su silencio sobre la privatización, y ahora, un evento organizado ¿para qué?. Nos gustaría saber que es lo que se oculta tras este curioso evento. Y tambien nos gustaría saber ¿en concepto de qué los asistentes han pagado 1.500EUR por su presencia?-más que el salario mensual de la mayoría de los trabajadores de AENA-. Su perfil, su auténtico interés… Vamos, lo que cualquier medio se preguntaría nada más encontrarse con esto. Y El Mundo, en otras cuestiones hace preguntas, y conforma respuestas.
Concentración Hotel Palace CGT 140420111.200 EUR más IVA, han pagado los asistentes a la Jornada sobre Infraestructuras Aeroportuarias. Curioso resulta que paguen por asistir a una Jornada que lejos de ser de índole técnico, sea más bien un acto de afirmación de la labor realizada por la cúpula de AENA, de "limpieza" de cara a la privatización, liberalización, o como quiera que lo adornen ya, de la empresa pública. Era un baño de multitudes de los protagonistas, empezando por el Sr.Táboas, un Secretario de Estado de Transportes, que por lo que se le ve y oye ultimamente debe andar pensando en "transportarse" a alguna lista electoral proximamente. Su mensaje, lanzado a bombo y platillo desde el propio Ministerio "50% de reducción de los costes…".
Lema y Librero en su línea-la que se les marca desde su gabinete-, explicaciones de la labor, con cifras más o menos turbias, con el recurrente mensaje de la baja productividad de los controladores, para, justificar el auténtico desprecio de derechos laborales al que hemos podido asistir desde hace ya más de un año. Pero lo de los controladores, se muestra como un experimento y aviso a los demás colectivos, ante la que se avecinaba para todos los demás trabajadores. Sin temor a equivocarnos mucho, la sombra del despido planea hoy más que ayer sobre la cabeza de los más de 12.000 trabajadores de AENA. Ayer conocíamos la noticia de los 6.000 posibles despidos de Telefónica, que fue tambien empresa pública. ¿Será diferente en el caso de AENA?.
El olor a ladrillo que se mezclaba con los canapés del Coffee Break, venía de los posibles concesionados asistentes. Auténticos culpables de la salvaje crisis, que los trabajadores todos padecen en nuestro país. Ellos, junto con sus compinches políticos, financieros, sindicales, han creado el monstruo que ahora quieren revivir en forma de gestión aeroportuaria. Tiempo al tiempo. Los mismos protagonistas y culpables de la actual crisis específica de España, tienen ahora otro hueso que roer… Hormigón que parece Viagra para sus afilados colmillos de avaricia insaciable.
Mientras en la calle, los trabajadores durante una hora permanecieron concentrados, gritaban a los transeúntes, la mayoría turistas, contra la consumada privatización de su empresa. Gritos en la calle, palabras huecas en el interior del Palace. Coches fúnebres-oficiales- esperaban a la casta privatizadora del Ente en el exterior, con sus chóferes y guardaspaldas apostados a la espera de un aplauso que nunca llegó desde el interior del Palace. Coches fúnebres en el entierro de la última joya de las empresas públicas españolas.
Los leones de Las Cortes, 100 metros más arriba, miraban para otro lado… , los inquilinos de los escaños de dentro, ya lo hicieron aquel 3 de diciembre de 2010.

Deja un comentario