18.3 C
Madrid
mayo, lunes 17, 2021

“Tenemos uno de los índices de siniestros en trabajos aéreos más altos de Europa”. Eduardo Gavilán. Director General Técnico del COPAC

Nuestros monogáficos

- Publicidad -spot_img

17/10/2011.- El accidente de Amurrio ha vuelto a teñir de negro el sector de los trabajos aéreos en el Estado, un ámbito en el que, según denuncian los propios pilotos, "hace falta una mayor supervisión y regulación", en palabras del director técnico del COPAC, Eduardo Gavilán. (DEIA)

No duda en afirmar que los trabajos aéreos -un ámbito que engloba desde los servicios de extinción de incendios a las escuelas de formación- son el "gran olvidado" de la Administración. "La gente se sigue matando y a nadie parece importarle", se lamenta Eduardo Gavilán, director general técnico del Colegio Oficial de Pilotos.

No sé si habrá tenido ocasión de conocer el accidente que ocurrió el jueves en Amurrio.

Según las fotos y los vídeos que he visto, ha sido una fatalidad. Debía ser una zona orográficamente complicada, han intentado posar el avión donde debían. Pero a saber qué ha ocurrido… Todo apunta a un fallo mecánico.

Las primeras hipótesis hablan de un fallo en el motor.

Es poca información. Los motores se pueden parar por falta de combustible o por cualquier otra causa. En las fotos, eso sí, se ve que no ha habido incendio posterior ni derrame de combustible. Los investigadores deben hacer su trabajo: esclarecer por qué se ha parado el motor. Estadísticamente, suelen ser problemas relacionados con la alimentación, pero hay que dejar a los investigadores hacer su trabajo.

Cuando ocurre un accidente así, todo el mundo se hace la misma pregunta. ¿Son seguros este tipo de cursos?

Nosotros nunca hablamos de seguridad absoluta; hablamos de niveles aceptables de seguridad. Y cada operador, cada escuela, debe establecer esos niveles aceptables. En España hay escuelas de vuelo muy buenas, profesionales muy buenos, escuelas que cumplen lo que tienen que cumplir, y otras muy malas; en este gremio hubo una expansión absolutamente descontrolada y hay de todo. No estoy hablando de este centro en concreto, no quiero decir que esta escuela no fuera buena, sino del sector en general.

¿Existe una normativa que las regule?

Sí, todo el sector de los trabajos aéreos, en los que se incluye la formación, está muy regulado: cuál es la capacitación que deben tener los instructores, cómo deben ser las instalaciones, cuáles deben ser los programas de formación… La normativa es bastante exigente. Pero si me pregunta si la supervisión y el control de esta normativa es efectivo en determinadas escuelas…

¿Cuál sería la respuesta?

Le diría que no, y es un problema que afecta a todo el sector de los trabajos aéreos. Nos preocupa, y mucho, el control y la supervisión de las actividades relacionadas con los trabajos aéreos.

¿Cómo se establece?

Al igual que pasas la ITV con el coche, también en aviación hay un certificado de aeronavegabilidad; cada año, o cuando hagas un cambio importante, tienes que demostrar que estás cumpliendo con tu programa de mantenimiento. Eso se tendría que supervisar que se está cumpliendo. En las actividades de formación, además, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea está obligada a hacer una serie de auditorías. Teóricamente se debe auditar todo.

¿Y no se hace?

Al menos, no de manera eficiente. Hay más de 250 empresas de trabajos aéreos acreditadas en España y no hay capacidad para supervisar todas. Si miramos los últimos 266 accidentes, las conclusiones y recomendaciones que emite la Comisión de Investigación se repiten de forma reiterada. Eso quiere decir que no actuamos de forma correcta y eficiente para que los accidentes no se vuelvan a repetir. Hace poco, en Albacete, dos helicópteros impactaron en vuelo cuando se disponían a recoger agua de una balsa; ese mismo accidente ocurrió dos años antes y hubo unas recomendaciones sobre las que no hay constancia de que la autoridad haya tomado algún tipo de medida al respecto.

¿A quién compete?

Al ministerio de Fomento, a través de la Dirección General de Aviación Civil y la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, que tiene la obligación de supervisar y controlar. El otro día leí un informe técnico en el que el instructor volaba con la licencia caducada y el avión no llevaba el certificado de aeronavegabilidad, una especie de ITV, en vigor. ¿Cómo puede suceder esto en un país civilizado? Es algo asombroso tener por ahí aparatos volando que no están supervisados… Da que pensar.

¿No les han dado ninguna respuesta?

Se lo hemos reiterado recientemente al Secretario de Estado: hace falta una reestructuración de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea. Y la respuesta es la de siempre: se va a trabajar en ello, se va a estudiar… Pero tengo pocas esperanzas; los trabajos aéreos no se toman en serio. Tenemos uno de los índices de siniestralidad más altos de Europa y parece que es normal. La gente que se dedica a la extinción de incendios, el salvamento marítimo o la formación hace una labor social impagable, y 18 muertos en lo que va de año parece no importarle a nadie. La gente se sigue matando; es inaceptable.

Han estudiado la seguridad en la instrucción de vuelo. ¿Cuáles son las principales causas de accidente?

La primera, las razones técnicas -hace años eran los errores humanos-, sobre todo por falta de mantenimiento: fallos en el tren de aterrizaje, falta de combustible…

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies