¿Se firmó con sangre el Cártel del Fuego?

Editorial

0

Madrid, SP.- Ayer noche finalmente se emitió el programa de Equipo de Investigación de La Sexta sobre el “Cártel del Fuego”. La cadena se centró fundamentalmente en los aspectos relacionados con la corrupción, y en lo que ésta podría salpicar a los dos grandes partidos políticos, PP en Valencia o Galicia, PSOE en Andalucía. Ese es su nicho mediático. La corrupción política. Cuando terminaba la emisión con las  lapidarias palabras del CEO de Aviación Digital (se les olvidó rotular también que era Aviador), por cierto el único piloto-aviador que intervino en un programa dedicado a una presunta trama corrupta entorno a las contrataciones públicas de extinción de incendios…, pensamos que algo faltaba en el relato. Así efectivamente era. 

Terminó la emisión y pensamos que esa exhaustiva información entorno a la corrupción en las contrataciones públicas de incendios, requería un segundo capítulo que hablara de la “derivada humana”, de los profesionales que la padecen, en forma de siniestralidad, sangre y muertos entre esos profesionales. El CEO de Aviación Digital posteriormente nos señaló la responsabilidad de los contratantes, es decir la Administración, en todo este asunto. Responsabilidad con la ciudadanía de esos políticos, y ese es el único corte que se emitió. 1 minuto de más de hora y media de grabación previa.

A última hora en los corrillos valorativos de nuestra Redacción del reportaje de La Sexta posteriores a su emisión, nos señalaban que ese “segundo capítulo” ya había visto la luz en un acceso restringido en el diario.es esa misma noche. Hoy por la mañana ya pudimos leer en eldiario.es firmado por Alejandro Avila un reportaje de investigación “Una muerte cada año: el peligro de ser piloto del Cártel del Fuego”

Justo lo que pensábamos ayer noche que le faltaba al trabajo de Equipo de Investigación de La Sexta. Es decir, la relación causa-efecto que existiría entre los presuntos ilícitos del G6 que formaba ese supuesto Cártel, y la muerte desde el año 2000 de 18 pilotos y otras 9 personas (bomberos forestales en su mayoría). 27 almas que el periodista intenta relacionar como efecto de esa supuesta corrupción en el sector.

Alejandro Avila publicaba el reportaje del que en AD llevamos hablando más de 17 años. Avila por fin en un medio de comunicación generalista, no especializado, comenzaba a meter el dedo en la auténtica llaga relacionando seguridad aérea, safety y corrupción, pero además además de los testimonios de pilotos, sindicatos y asociaciones profesionales, añadiendo al cóctel algo que también está de viva actualidad como es el terrible rol que juega la CIAIAC (Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil) en todo este presunto entramado, dándole voz a la Federación Internacional de Víctimas (ACVFFI) que preside Pilar Vera, y que señala que esa Comisión “encubre a los culpables y echa siempre la culpa al muerto“. Aquí, al final, con los fallecidos, sacrificados o “ajusticiados” por un Sistema con altas dosis de presunta corrupción, se cierra el círculo de las consecuencias de las presuntamentes repugnantes métodos empleados para un concierto económico que también supuestamente tendría su centro de reuniones en el Hotel El Cruce en la actual A4 en Manzanares, Ciudad Real. Como anécdota señalaré que tras una pernoctación hace bastantes años allí, recuerdo que se produjo en una habitación cercana a la que me hospedaba un homicidio… Ayer al ver las imágenes de ese lugar, y el tema que se abordaba, recordé aquello como si fuera hoy.

Por eso resulta tan reconfortante el enfoque el reportaje de Alejandro Avila. Hay que leerlo, releerlo y por ejemplo, sin ir más lejos, ver la relación geográfica entre la zona de actuación de esa presunta organización criminal “el 75% de los accidentes mortales se han producido en cuatro comunidades autónomas… Todas ellas son puntos neurálgicos de la autodenominada “”Asociación u organización criminal“” según el Juez de Sagunto que comenzó a instruir este caso.

Continúa Avila su reportaje señalando que “las empresas valencianas y andaluzas serían las más peligrosas para los pilotos, ya que acaparan el 85% de accidentes mortales“, aunque aquí habría que poner la objeción del número de aeronaves y de despegues y aterrizajes que realizan, para aplicar el índice corrector a dicho porcentaje, claro. Pero a los familiares, amigos y compañeros de los fallecidos la estadística en sí o de la manera que sea, no les consuela en absoluto. Los números siempre son fríos, y en este caso más aún si cabe…

Aparecen casos de pilotos héroes en sus denuncias. Algunos de esos testimonios que sí habían sido grabados por La Sexta, ayer no se emitieron, por cierto. Un valiente testimonio como el de Rafael León, piloto despedido con 57 años y 1000 horas a sus espaldas en incendios así lo atestiguan. Se habla de “lista negra” para esos pilotos. Algunas organizaciones sindicales están desaparecidas desde hace años de esa lucha… ¿Cómo no iba a haber una supuesta “lista negra” de profesionales si se confirma que presuntamente también se estaban acordando los precios o reparto contratos de incendios? Si se confirma lo segundo, lo primero evidentemente queda reforzado. Algo que es un clamor entre los profesionales, o que al menos hemos oído los que nos dedicamos a esto desde hace muchos años.

También se aborda la formación, sobre todo, como aparecía ayer también en La Sexta, con el testimonio de un TMA con nómina de poco más de 1300€, con los presuntos chanchullos en los cursos de formación subvencionados de técnicos y pilotos. Esta cifra es significativa frente a las nóminas de algunas tripulaciones actualmente que se dividirían casi entre dos.

Y la CIAIAC, ¡siempre aparece en escena! y no casualmente. El halo de sospecha no sólo la persigue en sus Informes, también en su composición de la Mesa, con su Secretario que es de quien dependen los Investigadores de Campo(que realmente son los invitados de piedra muchas veces de este espectáculo) donde los profesionales “ejecutivos” de los Trabajos Aéreos brillan por su ausencia o son poco sutilmente “cesados” aunque sean pilotos y controladores, por ejemplo, cuando señalan lo que han de señalar como es su sagrada obligación técnica. De los Inspectores de AESA habría para capítulos. Ayer sin ir más lejos, no se habló de la desaparición coincidiendo con el asunto del operador que ha detonado todo esto en Valencia, del propio director de la Oficina de Seguridad en Vuelo. ¿Extraño cuando menos?. Más extraño aún si nos consta se tenía conocimiento preciso de ello y no se decidió su emisión finalmente.

Y todo esto sucede precisamente en un momento en el que en la Mesa del Congreso de los Diputados se debate la solicitud de Podemos de apertura de una Comisión de Investigación del accidente del JK5022. Sus Señorías tendrían que ver primero el reportaje de ayer de La Sexta. Hoy leer el de eldiario.es,  para tomar una decisión con estos dos datos. Añadir al cóctel, por ejemplo, los testimonios que recaba Avila sobre helicópteros que se quedan sin lubricante… y recordar posteriormente un accidente como el de La Peza, antes de cerrar el camino a esa Comisión.

Analizar también el rol de la Justicia, su falta de especialización, el seguidismo en exclusiva de los Informes (con serios indicios aparente de parte muchas veces) de la CIAIAC. “Nunca se ha condenado a nadie en España“, por un accidente. De nuevo la ACVFFI aparece en escena, pidiendo la desaparición de la CIAIAC, la independencia del órgano de investigación que surja, la Auditoría de OACI en 2010 sobre el nivel lowcost de la investigación de accidentes en España, su actual composición presidida por gente de la propia industria, etc, etc… Es para analizarlo con detalle y sosiego. Y con testimonios no contaminados también.

Los bomberos, su seguridad, a bordo o en tierra. De nuevo aparecen los Pliegos de Prescripciones Técnicas en los concursos, como señala acertadamente COPAC, en aras a la seguridad

Termina Avila con esto: “Familias, sindicatos y organizaciones aseguran que seguirán luchando para que las investigaciones de los accidentes se lleven a cabo con rigor y neutralidad en un mundillo con sombras, sobre el que los tribunales comienzan a arrojar luz, investigando una trama de corrupción que se ha saldado con imputaciones tanto de los empresarios de la trama, como de altos cargos del Partido Popular valenciano, el PSOE andaluz o la CiU catalana”…

Y en el Congreso, en la Mesa del Congreso que preside Ana Pastor, que fue Ministra de Fomento, y que conoce el olor que produce este sector visto desde fuera, no sólo por lo que los medios son, somos capaces de trasladar, todavía se lo están pensando…

Mientras en Las Palmas, a estas horas, bajo el llamamiento de la AVJK5022 siguen gritando que quieren saber si la sangre derramada por profesionales, pasajeros… va a servir algún día para que no haya más sangre simplemente.  ¡Hasta cuando!

 

Deja un comentario