Los militares del SAR usaron varias veces el helicóptero para ir a comer a Valencia

0

Helicóptero gastronómico

La caja de los truenos del indebido uso de los medios aéreos del SAR en Palma de Mallorca, no deja de sorprendernos, tras descubrirlo mediante un trabajo periodístico perfecto por parte del Diario de Ibiza, y cada día desayunamos o merendamos con una nueva entrega. Ahora resulta tambien, que se utilizaba un helicóptero para ir a comerse una paella, nada menos que a Valencia, a la Albufera. Además, estos viajes gastronómicos se han sucedido en varias ocasiones. Ahora es el Diario de Levante, el que ha seguido la pista hasta El Palmar.

La aeronave de salvamento ha aterrizado «en diferentes ocasiones» en el parque natural de l´Albufera

No hay all i pebre o paella que se le resista a un Super Puma del Escuadrón 801 del Ejército del Aire. Este helicóptero del Servicio de Búsqueda y Salvamento (SAR) con base en Mallorca no sólo se dedicó a trasladar invitados a una boda de Formentera hace ahora ocho días, según reveló Diario de Ibiza. El diario Levante-EMV confirmó ayer que esta aeronave, o una similar, ha transportado varias veces a grupos de militares procedentes de las islas hasta la pedanía valenciana del Palmar, en pleno corazón del parque natural de l´Albufera. El objetivo: comer en los restaurantes de este enclave turístico.

En el Palmar varios testigos señalaron que la llegada del helicóptero se ha producido «en diferentes ocasiones» en los últimos dos años. La última de ellas tuvo lugar «hace tres meses», según apuntaron. Ocho militares descendieron desde el helicóptero que aterrizó a las afueras del núcleo urbano -junto a los canales del parque natural- para dirigirse a uno de los restaurantes en el que comieron.

Además ha trascendido que otro de los aterrizajes sirvió para que una teniente valenciana de la aeronave de salvamento visitara a sus familiares que se encontraban en uno de los establecimientos hosteleros.

Las visitas siempre se han producido entre semana, cuando esta pequeña pedanía del lago mantiene un tono más discreto en cuanto a afluencia de clientes.

El escándalo de uso del helicóptero militar para trasladar a diferentes invitados a una boda desde Mallorca hasta Formentera, y el empleo de aviones militares, cargados con cajas de gambas para el enlace matrimonial, ha tenido ya sus consecuencias. El teniente coronel Fernando Delgado, responsable del uso privado de los vehículos aéreos, fue arrestado y suspendido de sus funciones. Al resto de los implicados en las fiestas y ágapes cuyos viajes se han financiado con dinero público se les comunicará en breve su situación.

Calçotada y vuelos a fallas
El jefe del Mando Aéreo General (AGN), el teniente general Fernando Lens Astray, ha reconocido que «nunca había visto ni oído que se emplearan helicópteros o aviones para transportar cajas de gambas o a invitados a una boda». El Jefe del Mando Aéreo militar definió como una «fechoría» el traslado de invitados realizado por el Escuadrón 801 del Servicio de Búsqueda y Salvamento.
«Da rabia estar en boca de todo el mundo por una tontería», señaló el teniente general quien anunció que hoy enviará a la base de Son Sant Joan a un juez militar para que «redacte escritos».
Como si de fiestas y jornadas gastronómicas se tratara, relata una fuente próxima a la base militar de Mallorca el comportamiento de los militares. «Todos los fines de semana montan vuelos. Unas veces para ir a comer una paella al Palmar. En otras ocasiones aprovechan para disfrutar del día en Formentera, cuando no se marchan a por calçots a Tarragona».

Otras fuentes han apuntado que en marzo se organizó una especie de puente aéreo para «llevar y traer gente a las Fallas», a lo que se añade su paso habitual por Formentera, hasta el punto de que los vecinos de es Ca Marí han denunciado en varias ocasiones el paso de un aparato que realiza vuelos a «muy baja altura», generando la correspondiente alarma. Incluso se aseguró que estos vuelos del Puma se saldaron con la rotura de una línea telefónica.

MAS INFORMACION EN DIARIO DE LEVANTE:

http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2010/05/31/militares-mallorca-usaron-helicoptero-ejercito-comer-paella-palmar/710147.html

Militares de Mallorca usaron un helicóptero del Ejército para ir a comer paella al Palmar
La aeronave ha aterrizado varias veces en el parque natural de l'Albufera en los últimos dos años El Mando Aéreo investiga a 15 militares por utilizar un "Puma" y un Aviocar del Servicio de Rescate para ir la boda de un teniente en Formentera

V. X. C./M.M/A. F./C. C. VALENCIA/PALMA No hay "allipebre" o paella que se le resista a un "Puma" del Escuadrón 801 del Ejército del Aire. Este helicóptero del Servicio de Búsqueda y Salvamento (SAR) con base en Mallorca no sólo se dedicó a trasladar invitados a una boda de Formentera hace ahora ocho días. Este diario confirmó ayer que la misma aeronave, o una similar, ha transportado varias veces a grupos de militares procedentes de las islas hasta la pedanía valenciana del Palmar, en pleno corazón del parque natural de l'Albufera. El objetivo: comer en los restaurantes de este enclave turístico.
En el Palmar varios testigos señalaron que la llegada del helicóptero se ha producido "en diferentes ocasiones" en los últimos dos años. La última de ellas tuvo lugar "hace tres meses", según apuntaron. Ocho militares descendieron desde el helicóptero que aterrizó a las afueras del núcleo urbano -junto a los canales del parque natural- para dirigirse a uno de los restaurantes en el que comieron.
Además ha trascendido que otro de los aterrizajes recientes sirvió para que una teniente valenciana de la aeronave de salvamento visitara a sus familiares que se encontraban en uno de los establecimientos hosteleros. Las visitas siempre se han producido entre semana, cuando esta pequeña pedanía del lago mantiene un tono más discreto en cuanto a afluencia de clientes. "Hacía mucho ruido y una gran ventolera" explicaron algunos vecinos. "Era mucho más grande que el helicóptero que realiza labores agrícolas en los campos de arroz" añadieron.
El escándalo de uso del helicóptero, para trasladar a diferentes invitados a una boda de un joven oficial piloto (hijo de un aviador militar de alto rango en Balerars) desde Mallorca hasta Formentera, y el empleo de un avión, cargado con cajas de gambas para el enlace matrimonial, ha tenido ya sus consecuencias. El teniente coronel Fernando Delgado, responsable del uso privado de los vehículos aéreos, fue arrestado y suspendido de sus funciones. Al resto de los implicados en las fiestas y ágapes -cuyos viajes se han financiado con dinero público- se les comunicará en breve su situación.
El jefe del Mando Aéreo General (AGN), el teniente general Fernando Lens Astray, ha reconocido que "nunca había visto ni oído que se emplearan helicópteros o aviones para transportar cajas de gambas o a invitados a una boda". Lens Astray realizó estas declaraciones en el Diario de Mallorca, del mismo grupo que Levante-EMV y que el Diario de Ibiza, rotativo que desveló esta semana pasada el caso. El Jefe del Mando Aéreo militar definió como una "fechoría" el traslado de invitados realizado por el Escuadrón 801 del Servicio de Búsqueda y Salvamento.
"Da rabia estar en boca de todo el mundo por una tontería", señaló el teniente general quien anunció que hoy enviará a la base de Son Sant Joan a un juez militar para que "redacte escritos".

"Calçotada" en Tarragona
Como si de una peña gastronómica o festera se tratase. Así relata una fuente próxima a la base militar de Mallorca el comportamiento de los militares. "Todos los fines de semana montan vuelos. Unas veces para ir a comer una paella al Palmar. En otras ocasiones aprovechan para disfrutar del día en Formentera, cuando no se marchan a por "calçots" a Tarragona".
Cuando estalló el escándalo de Formentera, Delgado no tuvo el menor rubor de decirle al delegado del Gobierno en las Balears, Ramón Socías, que el viaje "entraba dentro de los habituales para el reconocimiento de zonas de aterrizaje para casos de emergencia".
Tampoco titubearon los pilotos del "Puma" cuando se les acercó una patrulla de la Guardia Civil en la playa de Migjorn de Formentera. A los agentes les dijeron que estaban haciendo "unas maniobras" y efectuando unas "mediciones". Cabe preguntarse qué excusa se habrían inventado cuando en marzo montaron una especie de puente aéreo para "llevar y traer gente a las Fallas", abundaron otras fuentes.
Ayer, el Ejército del Aire anunció que investigaba a quince militares por su supuesta implicación en el "uso indebido" de dos aeronaves (el "Puma" y un Aviocar) del 801 Escuadrón de las Fuerzas Armadas.
Mientras tanto, ayer en el Palmar la sorpresa era manifiesta en un extremo del pueblo, el más alejado a la improvisada pista de aterrizaje. Aquí sólo reconocían descensos del helicóptero de la Guardia Civil que recoge a agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza. En el otro lado, cerca del camino de Sollana, algunos vecinos se sonreían al ser preguntados. "Al Palmar vienen por tierra mar, aire… y por las acequias" señaló un anciano.

El viejo campo de fútbol se convierte en helipuerto

V. X. C. VALENCIA Los aterrizajes del helicóptero militar se han producido en el solar de lo que antaño fue el campo de fútbol. Un espacio que la asociación de hosteleros ha habilitado como aparcamiento. La superficie está alejada de las casas por un canal y mantiene una frondosa vegetación en uno de los laterales. Se encuentra al final de la avenida de restaurantes que recorre el pueblo de extremo a extremo, con la plaza en el centro.
Sin embargo, las llegadas del "Puma" no han pasado desapercibidas en este lado del núcleo urbano. Aquí, hasta hace unos años, los vecinos sólamente habían visto aterrizar a los helicópteros que siembran o fumigan los arrozales.

Cría de aves protegidas
Lo extraño del caso es que ni el Seprona ni los biólogos del parque se hubieran dado cuenta del descenso de una aeronave de estas dimensiones en una zona de cría de aves protegidas del parque natural. Todas las torres eléctricas y cableado tienen sus trapos negros de señal para evitar que los pájaros se enganchen en el tendido.
El aparato del ejército discreto no es. El Puma tiene una dimensión de 18 metros de largo y es capaz de transportar hasta veinte pasajeros. En el despegue soporta una carga de 7.400 kg. Tiene cinco metros de altura y puede cubrir distancias a pleno rendimiento de hasta 550 km a una velocidad de 258km/h.

Vaivén: El Palmar está de moda: Paella militar con helicóptero y programa Callejeros
La pedanía del Palmar ha resucitado en los medios de comunicación y no ha sido por la pesca en l´Albufera o la enésima reposición televisiva de la serie «Cañas y Barro». Las visitas de militares de paella -con helicóptero del ejército en el «pack»- han vuelto a poner en el mapa a este enclave turístico. Además, el próximo 11 de junio el programa «Callejeros» de Cuatro ofrecerá un reportaje sobre la vida del lugar. Sus pescadores, los arroces hechos a leña, los paseos en barca… vaya, para no perdérselo.

Deja un comentario