AESA sólo incorporó 13 trabajadores de 2009 a 2018

Aviaciondigit@l

1

Madrid, SP.- La falta de personal de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) el organismo supervisor y sancionador que debe velar por la Safety en nuestro país, es algo que sufre todo aquel que tiene que hacer una gestión y ha de esperar meses en ver solucionado un trámite, como renovar una Licencia de piloto o TMA, u obtener un Certificado de Operador, etc… Pero según los datos oficiales de la propia Agencia, que CSIF revela, el que esa carencia de personal se evidencie pese a los anuncios de incremento presupuestario por ejemplo realizado por Librero cuando accedió al cargo, o el contínuo parche instrumental de Senasa, no hace sino evidenciar que la gestión realizada no ha hecho que mejore el escenario, y su eficiencia como la falta de Inspectores en TTAA clamorosa este Verano en plena Campaña de Incendios…

Además la falta de atractivo para retener al personal produce una “fuga galopante”, según el sindicato de funcionarios, que señala como ha engordado la cabeza de este organismo, y perdido efectivos en su base, hacen de esta situación un cóctel preocupante dada su función primordial para la seguridad aérea, y por tanto de la eficiencia derivada de su gestión o suficiencia de personal. Eso sí, mientras tanto se ha ido incrementando por ejemplo en 76 efectivos del Grupo A1, un 88% de Nivel 26, y curiosamente en todos los niveles superiores 30, 29 y 28 con un 20%,50% y 47% de incremento en estos años respectivamente, lo que apenas supone 1 trabajador de incremento al año entre 2009-2018 en la totalidad del personal de la Agencia (368 en la actualidad)

CSIF en AESA analiza la situación interna de esta manera:

Los estudios estadísticos suelen servir para indicarnos tendencias y evoluciones temporales por sectores. En el caso del personal de la Agencia y su segmentación, el presente estudio sirve para constatar un gatopardismo galopante. Muchas cosas han cambiado desde el 2009 al presente pero aparentemente nada en la Agencia y lo que lo ha hecho ha sido no muy favorablemente. Me explico:

En primer lugar destaca el número 13. Ese es el total de personal que ha aumentado en la plantilla desde 2009. Eso significa que la Agencia apenas ha variado, cosa que no es del todo cierta. Se ha surtido de un montón de promociones pero ha perdido también mucho personal. Si se estudia la composición por grupos, se entiende que lo que ha sucedido es que la cabeza ha engordado enormemente mientras que hemos perdido pies, muchos pies.  25 laborales, 21 C1, 4 C2 y 13 A2, mientras que hemos ganado en 76 A1. Recordemos que los cuerpos de IAS e ITAS tienen el enorme candado de las exclusiones que les impide moverse de la Agencia. Teniendo en cuenta esto, la situación podría ser aún peor, por fuga galopante del personal, pero la jaula está bien cerrada y ese es el problema, que la Agencia se ha convertido en una jaula donde no es atractivo estar.

Los sueldos son bajos no solo comparados con el sector (recordemos que la recomendación de OACI es que los supervisores del transporte aéreo tengan sueldos en consonancia con puestos similares entre los inspeccionados) sino comparados con el resto de la Administración General del Estado, cuyo esquema salarial es bastante peor que el de Comunidades Autónomas y Ayuntamientos.

Como hemos dicho en otras ocasiones la Agencia no consigue retener el talento. O se le escapa junto con la persona poseedora o esa persona se desmotiva y deja de ejercerlo mientras espera una remota posibilidad de ascenso y/o fuga. En nuestra opinión vienen siendo ya urgentes varias decisiones estructurales que quizá hubiera que pedir a nuestros padres de la patria políticos, ya que son cosas de mucho calado y decisiones que la Agencia no va a tomar por si misma nunca:

-Crear un marco que permita desarrollar una RPT propia con carrera horizontal

-Dotar de contenido económico a esa carrera horizontal

-Crear los complementos de destino especiales que justifiquen que estemos encerrados en la Agencia o bien eliminar las exclusiones y dejar que se retenga el talento con los incentivos que se desarrollen al efecto.

-Conseguir que las herramientas de servicios que necesite la Agencia sean autónomas para ser eficaces y adaptadas a su necesidad. Estoy hablando de Agencia de Viajes, servicios informáticos, teletrabajo, sistemas de formación, etc.

Mientras estas cosas no sucedan, seguiremos con una estructura decimonónica intentando dar servicios del siglo XXI, cosa que no parece que vaya a suceder de manera fructífera.

1 Comentario

  1. “hemos perdido pies, muchos pies. 25 laborales, 21 C1, 4 C2 y 13 A2, mientras que hemos ganado en 76 A1”. Claro, si con los salarios que paga la Agencia, un A1 le cuesta poco más que un C. ¿Para qué vas a tener administrativos si casi por el mismo precio tienes ingenieros? Eso sí, la mayoría del trabajo que hacen esos ingenieros es, lógicamente, de administrativo.

Deja un comentario