Inicio Entrevistas Comandante Díaz de la Quintana, el hombre que en su campamento aeronáutico...

Comandante Díaz de la Quintana, el hombre que en su campamento aeronáutico de cadetes forma personas

Fundador del Campamento Aeronáutico civil-militar La Loma en Elche, donde además de muchas actividades, y un toque perfecto de disciplina, cada cadete se descubre así mismo.

0

Aviaciondigital, Sp.-Lo primero que se hace nada más llegar al Campamento La Loma en Elche, es entregar cualquier dispositivo móvil, la documentación, y lo que lleven de dinero. El Comandante es la autoridad que los recibe en este Campamento aeronáutico civil-militar, situado en un idílico escenario, por la belleza del entorno que lo rodea y demás instalaciones.

Tras una primera presentación, cada uno de los chicos y chicas, cuyo ligero equipaje consiste en que te guste un poquito la aviación, pero, sobre todo, tener ganas de aprender y contar con mucha ilusión, se despiden de sus familiares a los que verán pasados 15 días, convertidos en verdaderos cadetes. Esto lo hizo nuestra reportera Claudia, cuya experiencia relataremos en próximos programas.

Programa Claudia y la Aviación

Pero profundizando un poco más, esta aventura tiene nombre y apellidos; Comandante Alberto Diaz de la Quintana, un hombre pintoresco donde los haya, cuyas características podrían responder a los atributos de responsable, trabajador, cariñoso, educado, buen padre, excelente conversador, apasionado de la vida, y con iniciativa que desde joven le ha llevado a reconducir su trayectoria por distintos caminos. Además de contar con una larga experiencia como aviador y actor, ahora es formador de personas, una de las profesiones más difíciles y con mayor responsabilidad de este mundo.

Él mismo se presenta como un hombre que ha sido todo lo que ha querido ser en la vida, desde que empezó en la Escuela de Transmisiones del Ejército del Aire, pudiendo desarrollar casi a contra corriente su vena artística, empezando por los Sainetes de los Quintero y fabricándose sus propios escenarios, que le llevaron a recorrer muchas ciudades haciendo eso que tanto le gustaba, teatro. Así aterrizó en Alcoy, la que será a partir de ese momento, su ciudad de residencia.

Momento de la recepción de la Cadete Claudia (Reportera del programa Claudia y la Aviación) en el Campamento Aeronáutico «La Loma» por parte del Comandante Díaz de la Quintana.

Allí conoció a su mujer que le ha apoyado y acompañado siempre en lo que sería su siguiente aventura, fundar el mayor teatro de marionetas, que le permitió dejar el ejército, –sabiendo que el que es militar un día, lo es para siempre-, y dedicarse a su verdadera vocación, ser titiritero.

Además, de aquí surge la iniciativa de fundar el campamento aeronáutico militar La Loma, pues “todo lo que hago en esta vida, está basado en mi experiencia profesional” asegura nuestro Comandante, que busca con un campamento de este tipo, dar la oportunidad a chicos y chicas, para que desconecten del ritmo, a veces tan desordenado que lleva la vida, y tengan la oportunidad de encontrar su vocación en un entorno ordenado; donde hay diana, hay que formar, hay disciplina, hay actividades, respeto, camaradería, y valores como el compañerismo que son fundamentales a la hora de formar futuras personas.

Formación de Cadetes

Aunque tal y como nos explica nuestro Comandante, “la vida de soldado es una vida de entrega, de ser algo especial, y no es fácil” en La Loma se completa el déficit que hay en la actualidad, y se potencia que los cadetes se responsabilicen entre todos, porque “o se ayudan o se obligan”, y descubren que sus actos influyen en los demás, cosas que en la vida normal no pasa.

Aquí tratamos de que cada cadete se descubra así mismo, de que pueda contar sus problemas al otro, pues al lado hay una persona, y normalmente ellos están hiperconectados, pero con nadie, solo con un frio dispositivo, pero, al fin y al cabo, nadie”.

Lo cierto es que hemos podido comprobar, que a los cadetes no les cuesta en absoluto dejar sus móviles una vez se ven inmersos en el día a día del campamento “Los chicos anhelan este sistema, encuentran su ritmo, les hablo, me escuchan, no soy duro, soy firme; Llevo seis años haciendo este campamento, y mis cadetes me quieren”.

Con esta entrevista, hemos podido descubrir lo que asegura nuestro Comandante Yo creo en la formación de las personas”, del mismo modo que los cadetes creen en personas como él, un hombre que durante su vida se atrevió a dar pasos, armado de valentía y siendo emprendedor, y que sin querer nos muestran el valor que pueden llegar a aportar a los demás.

Cmte. Díaz de la Quintana con la cadete Claudia

Por eso, creemos en personas, esas que, ante todo, crean dentro y fuera de su entorno, que no dejan de aprender y a las que no les cuesta levantarse una y otra vez; personas que se atreven a tirarse a la piscina sin apenas saber nadar, y que siempre están ahí para agradecerte tu colaboración; personas que entienden la vida como un entorno colaborativo y de participación, y que están siempre dispuestos a darte un consejo o un empujón; personas que al fin y al cabo, como nuestro Comandante Alberto Diaz de la Quintana, un hombre con mayúsculas, y que desde la sencillez y la humildad tiende a sus cadetes la mano para caminar.

Estos cadetes han podido descubrir que queda gente interesante por conocer, con los que hablar y escuchar, trabajar, compartir, aprender, equivocarse y, en definitiva, crecer. Si todo lo que damos nos viene de vuelta, nuestro Comandante es verdaderamente, un hombre muy afortunado.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies