Córdoba, bastión de los Angeles Electrónicos de ENAIRE, en peligro

Demasiados nombramientos cuestionables

0

Córdoba, SP.- Aeropuertos, controladores, meteorólogos… La lista se va haciendo cada vez más larga. Ahora les va llegando el turno a los ATSEPs o Angeles Electrónicos de ENAIRE. Desde CSIF Aena en su Blog, creen que Carmen Librero está detrás de todo lo que ultimamente se mueve en AENA y ENAIRE. Vamos que se trata del auténtico “poder aeronáutico en la sombra” del que jerarquicamente depende AESA y la DGAC. Con la que está cayendo estos días con el nombramiento del tal Soria, se evidencia un agravio comparativo en la repercusión mediática, entre este nombramiento para el Banco Mundial, y aquel de la Sra.Librero, como Secretaria General de Transportes por Ana Pastor. El criterio de los profesionales operativos, absoluta y radicalmente contrario en su momento, no tuvo la repercusión que vemos ahora tiene el del canario Soria. Algo que legalmente se puede justificar, pero que politicamente no tiene por donde agarrarse.

El nombramiento más grave y crítico ultimamente de Pastor, ha sido el del presidente de la CIAIAC, un ex-directivo de Airbus, que ahora intervendrá cada vez que se vaya a emitir un Informe Técnico sobre un incidente o accidente en nuestro país. Son decisiones políticas, donde precisamente el criterio político se impone sobre el técnico, con una finalidad evidentemente política, puesto que no es de recibo que empleándose la politización del criterio técnico, se restrinja éste, a lo puramente legal. Además se utilizó el subterfugio de ante la inoperancia de la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados, y no esperar a la constitución de la Comisión de Fomento, colar un nombramiento tan crítico para la seguridad aérea, para nada menos que los próximos 6 años. La criticidad de este nombramiento tan discutible y discutido, pero en cualquier caso evidencia una mentalidad a la hora de imponer dicho criterio muy poco transparente hacia los inputs de profesionales y usuarios.

Captura de pantalla 2016-09-05 a las 10.02.40 Captura de pantalla 2016-09-05 a las 10.02.57Sirvan estos comentarios para situarse en el contexto en el que nos movemos. Pero es que cuando se llega al punto de tocar un tecla aún si cabe más tecnológica que todas las   demás intervinientes en la Navegación Aérea en nuestro país, las alarmas evidentemente saltan fundamentalmente entre los que reconocen un error de base nada más verlo. Poner en manos privadas un servicio tan esencial como el CNS (Comunicaciones, Navegación y Vigilancia) en el Aeropuerto de Córdoba, se entiende como un “experimento” que intentará demostrar que con personal externalizado se puede llegar al mismo nivel de eficiencia, en este caso es SEGURIDAD OPERACIONAL, que con el personal propio, que lleva décadas formándose y resolviendo incidencias gracias a lo preventivo del mantenimiento sistemático de equipos e instrumentos.

Lo sucedido en este pasado mes en Lavacolla o Palma, no es más que una clara muestra de las consecuencias de “externalizar” servicios de ENAIRE a Aena Aeropuertos, en estos caso relacionados con la Energía y Balizamiento, cuando lo especialistas ATSEPs en Energía del propio ENAIRE, eran garantes de minimizar el impacto de las incidencias hasta que una decisión política pasó al lado tierra, buena parte de los servicios que prestaban estos técnicos del lado aire.

No se nos podrá acusar de no haber hecho un contínuo llamamiento para mostrar la importancia de los Air Traffic SAFETY Electronic Personnel o ATSEP. Las Comunicaciones, Navegación y Vigilancia, son servicios tan esenciales que no deberían ser susceptibles de experimentar con ellos, y mucho menos con el falaz argumento de la mejora de la eficiencia económica. Esto no es cierto. Es más caro y menos eficiente tecnicamente realizar estas funciones fuera del ámbito de la propia ENAIRE. La diferencia es que por el camino hay margen de beneficio, evidentemente no para los trabajadores, sino para las empresas que pueden estar interesadas en proveer estos servicios. Luego ¿qué sentido tiene hacerlo?… Evidentemente de forma oficial, se trata de demostrar que el servicio se puede prestar con los mismos niveles técnicos a menor coste. Algo que es materialmente imposible de demostrar porque simple y llanamente no es cierto. No lo fue con el SDP de Madrid-Barajas, y no lo será con el CNS en Córdoba. Pero la responsibilidad de la decisión es estrictamente política, y cuando politicamente se toman decisiones técnicas ya sabemos donde se queda el margen de beneficio. No precisamente en el lado de contribuyente y de la SAFETY. Este es el auténtico problema.

 

Deja un comentario