Crónica de un viaje a “Boeingland” y vuelo de entrega B787-9 Norwegian (2)

Fotos y texto: Ricardo Torija Díez

0

Seattle, USA.- Dicen que en Seattle solo llueve una vez al año, comienza el 1 de enero y termina el 31 de diciembre. Pero hoy iba a ser diferente, un precioso cielo azul se abría sobre esta urbe que no alcanza los 600.000 habitantes. Aunque a lo lejos se avistaban nubes que poco a poco se nos iban  echando encima, la meteorología respetó el evento. (Accede al álbum fotográfico completo de R.Torija PINCHANDO AQUI)

Nos recogieron en el hotel a la hora acordada y llegamos puntuales al centro de entregas de Boeing en Everett. Nuestro Boeing 787-9 todavía se encontraba en un stand remoto, así que tenemos tiempo de subir a la terraza del piso superior para ver cómo lo estacionan. A los cinco minutos se mueve, lo traen remolcado, la terraza se llena de gente y descubrimos su registro, es el G-CJGI, y en su deriva podemos ver la figura del científico noruego Carl Von Lineé. El aparato realizó su primer vuelo  el 7 de marzo. He de aclarar que este Boeing 787 pertenece a AerCap, que es la mayor empresa de leasing de aviones del mundo y que cuenta con más de 1.500 aviones en propiedad, que alquila a más de 200 clientes en unos 80 países. Este que recogíamos es quincuagésimo tercer Boeing 787 que compra, y el primero que arrienda a Norwegian.

Aprovechamos para comprar alguna cosa en tienda que Boeing tiene justo allí y poder realizar unas fotografías. A continuación, se ofició la ceremonia del corte de cinta; justo al otro lado estaba Thomas Ramdhal (Director comercial de Norwegian) y otros representantes de AerCap y Boeing. Una vez concluido el acto, se ofreció un breve cóctel y enseguida empezó el embarque al novísimo 787 de Norwegian. Tras pasar el control de seguridad, similar al de cualquier aeropuerto, la primera sensación fue ese olor a nuevo, a limpieza absoluta, que sólo es posible en un avión reluciente por todos los lados. Tan solo volábamos unas 25 personas, entre prensa, representantes de Norwegian y AerCap, así como empleados premiados por Norwegian para realizar este vuelo de entrega,  por lo que el embarque fue rápido. Nos acomodaron a todos en las butacas de Premium, y el resto del avión quedó completamente vacío. Con unos minutos de retraso sobre la hora prevista, hacemos “pushback” para salir del Centro de Entregas, pero debido a la proximidad de personal trabajando en plataforma con los aviones estacionados nos remolcan hasta casi la cabecera de pista para arrancar los dos Rolls Royce.

Listos para el despegue, con la cabina muy bien asegurada por los TCP’s, comenzamos el corto rodaje hasta la pista y sin detenernos comienzan a rugir los Rolls Royce de nuestro 787; tras cuarenta y cinco segundos de carrera rotamos, y con muy buen nivel de ascenso comienza un viraje de 180° a la izquierda, de nuevo sobre volando la factoría aunque las nubes apenas nos dejan verla desde el aire. Hacemos un nuevo viraje a la derecha rumbo norte, y seguimos ascendiendo hasta alcanzar nivel de crucero de 41.000 pies. La magnífica y cosmopolita tripulación de a bordo, cada uno de un país diferente, nos enseña con todo detalle el avión. El comandante de la compañía era noruego,  y el primer oficial, belga. La tripulación de cabina estaba compuesta por una italiana, un inglés, un francés y un español, que estuvieron en todo momento muy atentos al transcurso del vuelo, que sólo duró siete horas cuarenta y cinco minutos. Al ser de una duración inferior a 9 horas, no es necesario un tercer piloto, y para habituarnos al horario europeo nos dieron pronto de cenar. La ruta discurría por los meridianos de más al Norte, atravesando Canadá por su lado oeste y Groenlandia casi por el eje polar. Dejamos Islandia al sur y comenzaron a servirnos el desayuno, a menos de hora y media de aterrizar. Durante el descenso comenzó a amanecer, era increíble lo que se veía por la ventanilla, kilómetros y kilómetros de terreno helado. Tras 2 virajes, tomamos tierra en la pista 19R del aeropuerto de Oslo  Gardermoen, y en tan solo un rodaje de 5 minutos llegamos al stand asignado para nuestro Boeing 787-9.

NORWEGIAN

Norwegian es la tercera mayor aerolínea de bajo coste de Europa, y dentro de los países nórdicos ocupa el segundo puesto después de SAS. La base principal de operaciones de la aerolínea es Oslo-Gardermoen. Actualmente cuenta con una plantilla de más de 6.000 empleados y opera más 450 rutas, volando a más de 150 destinos de Europa, África del Norte, Oriente Medio, Tailandia, el Caribe y EE. UU.

En enero de 2012, Norwegian confirmó un pedido a Boeing y Airbus para adquirir 222 aviones, 100 Boeing 737 MAX8, 22 Boeing 737-800 y 100 Airbus A320neo, aunque finalmente el pedido a Airbus ha sido de 30 A321LR NEO, mientras que los 70 restantes serán para leasing. Se trata del mayor pedido de aviones de Europa. En cuanto a Boeing 787, Norwegian cuenta con 8 Boeing 787-8 y 4 Boeing 787-9, a falta de recibir 25 más de la serie -9.

Pese a ser una compañía de bajo coste, Norwegian ofrece unas calidades propias que podrían situarla a la cabeza de cualquier compañía de bandera. Por ejemplo, cuenta con máquinas auto-checking en todos los aeropuertos, billetes electrónicos en el teléfono móvil (no es necesario llevar el billete en papel) ofrecen wiffi gratuito en los vuelos europeos y próximamente lo harán también en los intercontinentales. Norwegian cuenta con  numerosos premios y galardones, como los premios Skytrax y los Passenger Choice Awards, que votan los pasajeros entre 200 aerolíneas mundiales. Esto es reflejo del valor que dan los pasajeros a una flota de calidad, con los aviones más respetuosos con el medio ambiente, las tarifas bajas, y la atención a bordo.

No cabe duda de que Norwegian es una apuesta segura a la hora de viajar

 

Deja un comentario