“Cuando se implemente el protocolo ADSC, todavía habrá más datos disponibles como número de pasajeros o combustible a bordo…”

0

Transpondedor a bordo, MARCADO EN ROJO (derecha abajo)Titulares como el del día de ayer de varios medios de comunicación, en información servida por la agencia Servimedia "Los vuelos del Rey y Zapatero, al descubierto en la web de AENA" (ver nota de agencia al final del artículo), no entran en el fondo de la cuestión de los datos públicos que edita AENA ,y que transmite el transpondedor de los aviones, en el que mediante el protocolo ADSB, este instrumento a bordo, en respuesta al radar secundario que les interroga, facilita datos referentes a su indicativo, nivel de vuelo, velocidad, trayectoria, etc… de un determinado vuelo. Técnicos relacionados con el sistema de navegación aérea español, nos han indicado, que ya desde hace tiempo tenían esa preocupación in mente, pero que nadie les ha consultado al respecto…

"Los datos que se transmiten mediante dicho protocolo, circulan libremente, sin restricción alguna, debido a que no hay ningún sistema que los proteja, los encripte, etc…, con lo que en nuestro país, con una simple antena practicamente de microondas (entorno a 1000 Mhz), se pueden captar esos datos de dicho protocolo mediante un receptor, se introducen y mediante ADSL con su dirección IP, el sistema los procesa y se insertan automaticamente en una web". Todo esto es legal, y habrá que preguntarse ¿cómo resulta legal?, sin restricciones en España, pudiéndose procesar estos datos hasta con 14 segundos de desfase, y no los 15 minutos de la web AENA por ejemplo. Esta conversación ya la mantuvo algún redactor de AD, hace no mucho tiempo con personal de la propia AENA, y no había respuesta alguna, dado que el vacío legal al respecto era aparentemente evidente.

La única solución, aparte de la legislación propia, sería una Recomendación OACI a nivel mundial al respecto, por motivos de seguridad, que obligara a encriptar o codificar los datos que emite el transpondedor, de tal forma que sólo pudieran ser decodificados en los centros de control implicados.

En otros países todo esto está regulado. En Heathrow o Gatwick el desfase de la información es de 24 horas, o en los EE.UU. 40 minutos.

En el caso español, la información que aporta AENA en su web, está dirigida a aportar estos datos a la ciudadanía mediante el denominado Mapa Interactivo del Ruido, presionada por toda la cuestión de la huella acústica y la Ley de Navegación Aérea, recientemente aprobada por el Congreso. Pero la cuestión del seguimiento de vuelos, de la divulgación de esos datos, no es imputable, en absoluto al Ente Público, lo que no evita ciertos agujeros relacionados con la seguridad. En este caso, la utilización y difusión de dichos datos según la actual legislación española, no se encuentra sujeta a ningún control oficial, dado que las emisiones protocolizadas ADSB de los transpondedores, están en el aire, nunca mejor dicho, y sujetas a ser captadas. Otra cuestión, la denominada interferencia ilícita, sería el hecho de interferir y emitir desde dichas bases receptoras, lo que efectivamente incurriría en responsabilidades penales. Por ejemplo, un sistema empleado por spotters de todo el mundo, es el de la recepción de las conversaciones piloto-controlador, con el único fin de poder hacer una foto de un determinado avión que se sabe va a llegar a un aeropuerto, o simplemente con una finalidad de entretenimiento… Esto funciona así, pero interferir o intervenir dichas comunicaciones, todo el colectivo sabe que sería ilícito.

Por lo tanto, esta si es una ocasión en la que en aras a la seguridad, se debería legislar al respecto, como a buen seguro sucede en países de nuestro entorno, con una cierta inteligencia, que haga posible que los datos estén disponibles, sin poner en riesgo la seguridad.

Tras la aprobación de la modificación de la Ley de Navegación Aérea esta seman en el Congreso de los Diputados, AD, en contacto con fuentes próximas a UPyD (Unión Progreso y Democracia), nos indicaron que precisamente ellos habían realizado una Enmienda a la Totalidad del texto. Entre otras cuestiones nos indicaban que dicho texto no había sido estudiado y debatido de tal forma, que "efectos secundarios" del mismo, como el de la publicidad que AENA se ha visto obligada a facilitar relacionada con las trayectorias de salida y aproximación en los aeropuertos. Quizás si se hubiera debatido este extremo, algún diputado habría podido pensar en un incoveniente relacionado con la seguridad, como el que hoy profusamente difunden los medios de comunicación. La improvisación, las prisas, y el efecto de Blanco, podemos concluir que no había contado con este daño colateral, y afectado a la seguridad como lo ha hecho. Blanco responsable, AENA simplemente ha obedecido en este caso las consignas que se le han dado.

Otra forma de informar sobre esa misma cuestión, y quizás aporte una pista a la propia AENA, la tenemos en la web del Ayuntamiento de Gavá, cercano a El Prat, en la que los datos se refieren exclusivamente al impacto acústico, y facilitan exclusivamente el indicativo del vuelo. La web al respecto es la de la Oficina Muncipal de Seguimiento del Aeropuerto.

Servimedia/Vuelos Rey. Los vuelos del Rey y Zapatero, al descubierto en la web de AENA

– Ofrece información sensible como altura, destino, trayectoria e identificación de aviones de las Fuerzas Armadas

La página de Internet de AENA permite seguir públicamente los despegues, aterrizajes y trayectorias de los vuelos en los que viajan el Rey y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Además, ofrece información sensible como los destinos, la altura o los identificadores de las aeronaves y permite calcular su camino. (VER FOTOS EN www.servimedia.es)

Toda esta información privilegiada está a disposición de cualquiera que tenga un ordenador con acceso a Internet. Tan sólo hay que acceder a la página del Aeropuerto de Madrid-Barajas y pinchar en el enlace del Mapa Interactivo del Ruido, una herramienta online ideada para que los vecinos de los municipios cercanos a las pistas puedan conocer y denunciar a aquellos aviones que superan los límites de ruido.

La web muestra, sobre un mapa de la región y sus aledaños, todos los aviones que pasan sobre Madrid en un radio de 150 kilómetros a lo largo y ancho del aeropuerto. La página ofrece información identificativa y permite seguir la trayectoria no sólo de los vuelos comerciales que aterrizan y despegan de Barajas, sino también de los aviones militares y civiles con origen o destino en las bases aéreas madrileñas de Torrejón de Ardoz, Getafe o Cuatro Vientos, así como de los helicópteros de la Policía Nacional que patrullan todos los días sobre la capital.

Entre los vuelos militares que aterrizan y despegan en Torrejón de Ardoz, se pueden seguir los aviones "VIP" del 45 Grupo del Ejército del Aire, las aeronaves del Gobierno que transportan a personalidades como el Rey, Zapatero o los ministros del Ejecutivo.

Todos los datos sensibles y las trayectorias de los vuelos se ofrecen con 15 minutos de retraso. Según declaró a Servimedia un portavoz de AENA, el retardo de tiempo ofrece "seguridad suficiente" para los aviones.

No obstante, esta diferencia está lejos de los 40 minutos de retraso que ofrecen las páginas similares de los aeropuertos de Estados Unidos y muy por detrás de las 24 horas de atraso con que operan como mínimo los portales de los aeropuer

Deja un comentario