Atalayar.- La compañía aérea israelí El Al ha prolongado la baja de cerca de 5.000 empleados, al menos hasta finales de febrero, ya que el Gobierno sigue imponiendo restricciones a los servicios aéreos.

El personal se reincorporará al trabajo en la compañía “de acuerdo con el volumen de vuelos previsto”, afirman desde la aerolínea. El Gobierno ha impuesto restricciones temporales a los vuelos con destino y salida desde Israel por consejo del ministerio de sanidad.

Estas medidas, que entraron en vigor el 25 de enero, prohíben la entrada de aeronaves extranjeras. Excepto las que realizan vuelos de carga o servicios de extinción de incendios o evacuación médica.

Se restringen temporalmente las licencias de explotación de las compañías aéreas israelíes y se reduce el alcance de las exenciones para embarcar en un vuelo que salga de Israel. Los vuelos se limitan a casos especiales como la necesidad de asistir a un tratamiento médico o a un procedimiento judicial. “La prohibición de salida también se aplica a los vuelos de aviones privados israelíes”, señala el Gobierno.

La nueva dirección tiene trabajo por delante

El Al cambió la dirección de la empresa a principios de este mes con la presentación del director general Avigal Soreq, que sucedió a Gonen Usishkin. Entre las prioridades de Soreq estará la necesidad de llegar a un acuerdo sobre la financiación de El Al. La aerolínea aún no ha conseguido un préstamo con respaldo estatal solicitado como parte del paquete de rescate financiero del año pasado.

El Al afirma que “sigue negociando” con empresas financieras, pero la aerolínea insiste en que las conversaciones “aún no se han formulado en un acuerdo de préstamo”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí