Gatillazo de la Izquierda Plural sobre la privatización de AENA

0

Guadalajara, SP, 11 de enero de 2014.- Y ahora se descuelga, en enero de 2014, la coalición que forman IU-ICV-CHA con el registro ante el Congreso, para su debate una proposición no de ley para que el Gobierno paralice la privatización de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA). Ahora cuan gatillazo en pleno acto sexual, se dan cuenta de la jugadita. Cosa de la que no parecían ser conscientes hace apenas un par de años y medio, entre otros, el sindicato CC.OO. que formando parte de la CES (junto a UGT y USO), firmaban un Acuerdo de Garantías, incumplido, y que sepamos, nadie ha dicho esta boca es mía por dicho incumplimiento tras desconvocar la huelga por la privatización precisamente. Ahora Izquierda Plural, se pone a hacer números y cae en la cuenta de que de lo que se trata es de "entregar a precio de saldo a empresas privadas unos activos públicos de gran valor". Y ahora toca decirle a Izquierda Plural, que ya era hora de que se dieran cuenta que ese era precisamente el fin que justificaba cualquier medio. El 3D2010, el Acuerdo de Garantías, o el déficit acomulado de esa empresa pública. La destrucción del capital humano, limpiando de polvo y paja el Ente, para ser entregado al capital. Esperemos que no sea demasiado tarde. Pero lo de parcelar "descentralizadamente", es un error de bulto, que está en directa contradicción con la defensa de lo público en su conjunto. Es un poco como la errática política de la izquierda apoyando al nacionalismo, en lugar del internacionalismo sin fronteras. Contradictorio y sospechoso siempre esto último.

Descentralizar es dividir. Lo estamos viendo con la Sanidad Pública o la Educación Pública. Cada Comunidad Autónoma con competencias al respecto tira en una dirección, con lo que el bien público que es la sanidad o la educación, están más que seriamente comprometidas. Pero es que además, sus trabajadores están parcelados según las ocurrencias y subjetividades propias de las instituciones de su comunidad. Y esta es la clave. La falta de criterios únicos entre los trabajadores para la defensa de lo público, es evidentemente una parte de su fracaso.


Pues con los aeropuertos esa "descentralidad" que reclama ahora Izquierda Plural, no es que tenga peligros, es que el objeto público de servicio, llamado Red aeroportuaria, puesto en manos de Cámaras de Comercio, Ayuntamientos, Comunidades Autónomas, y como no, de capital privado o de compañías aéreas, por ejemplo, llevará a toda la red a la fase última del capitalismo imperante cuyo resultado, es decir el imperio del mercado hará desaparecer todos y cada uno de esos aeropuertos que no tengan una rentabilidad directa casi inmediata. Es decir, la mayoría. De los 47 aeropuertos y 2 helipuertos de la red, muy probablemente con una docena, estaría cubierto el cupo de rentabilidad. ¿Y el resto?

En definitiva la reclamación de que se paralice la privatización y "se asegure la gestión pública directa de las infraestructuras aeroportuarias" aunque tarde, muy, muy tarde, era ya hora de escucharlo en sede parlamentaria. Lo del nuevo modelo "descentralizado", pienso que de quien habría realmente que descentralizarlo es de todos aquellos lobbys interesados en esa descentralización. Económicos, sindicales o políticos. El bien público, el servicio público, está por encima de cualquier otro interés que no sea lo público. Luego el nuevo modelo de gestión, ha de pasar única y exclusivamente por manos de aquellos gestores que con el horizonte de prestar de la manera más eficiente este servicio público esencial como es el transporte en el modo aéreo. Es decir la gestión se debe llevar a cabo con criterios técnicos y de eficiencia económica y técnica por aquellos que saben de aeropuertos y de su gestión. Es decir, por profesionales sin ser sodomizados por las megalomanías políticas. Esas megalomanías que precisamente han llevado a cada comunidad a tener su aeropuerto, veamos Castellón o Lérida, inversiones increiblemente nefastas, Burgos, León, etc… o directamente sospechosas. Entre éstas está la del mayor aeropuerto del país, Madrid-Barajas, y su ruinosa ampliación cifrada entorno a los 7.000 millones de euros, la mitad de la deuda de AENA. Se echa de menos que Izquierda Plural, o quien sea, comience a aclarar estas cuentas. Y comience a aclarar cúales han sido los criterios técnicos, los planes y datos sobre los que está justificada esta inversión. A ver si nos vamos a encontrar, cuando ya estén prescritas todas las responsabilidades a las que hubiere lugar, con algo parecido a lo que está sucediendo en Valencia con los "proyectos ruinosos" que EUPV ha denunciado sobre la Ciudad de las Artes y las Ciencias, para cuya puesta en evidencia ha creado la web calatravatelaclava.com, original ocurrencia, pero muy probablemente fuente inagotable de información.

Y habrán notado los lectores que aún no hemos hablado de Navegación Aérea. Aquí lo de la descentralidad resulta aún más evidente en que sería perjudicial, amén de imposible tecnicamente. Aquí tambien acecha la fiebre privatizadora, en el sentido de privatizar subcontratando al personal técnico que garantiza todo el sistema. Y esto, quizás aún sea peor. Pero vaya por delante que hay empresas enormemente interesadas en hincar el diente a este millonario y desconocido pastel.

Deja un comentario