Reikiavik, ISL.- En la mañana del 11 de enero de 2018, con lluvias, la temperatura cerca del punto de congelación y una deficiente acción de frenado en la pista en el Aeropuerto de Reikiavik (BIRK). Se decidió enarenar ambas pistas.

A las 10:04, el controlador se contactó con la tripulación de un vuelo de operado por una Cessna 525A CitationJet CJ2, con matrícula N525FF, informándoles de la pobre acción de frenado en la pista 19. La tripulación de vuelo decidió continuar, recibió la autorización de “Mantener corto RWY 19” y la colacionó correctamente.

A las 10:07, el controlador de la Torre le dio a la tripulación de vuelo N525FF las siguientes instrucciones: “525FF Backtrack line up RWY 19”, que también fue copiada correctamente por la tripulación de vuelo. Tras las comunicaciones en islandés sobre el enarenado de las pistas, el controlador autorizó el vuelo “… right turn line up RWY 19”.

El camión con la arena había terminado su recorrido por el lado derecho de la pista 13. Se dio la vuelta al final de la pista 13 para encargarse del lado izquierdo de la pista.

Mientras, el controlador de torre, centrado en las comunicaciones, no se dio cuenta de que la tripulación de vuelo del avión N525FF había comenzado la carrera de despegue de la pista 19.

Cuando el camión estaba en la pista 13, a punto de cruzar la pista 19, su conductor notó un avión muy cerca a su derecha, casi a punto de despegar. Según el conductor del camión, no tuvo tiempo suficiente para reaccionar. El camión ya estaba en la línea central de la pista de la pista 19 cuando N525FF llegó a la sección donde ambas pistas se cruzan.

N525FF despegó y voló sobre el camión a las 10:11. Hubo un grave riesgo de colisión, ya que se cree que la distancia mínima entre el N525FF y el camión fue inferior a 1 metro.

Según el Pilot Flying (PF) de N525FF, habían sido autorizados para rodar y realizar la maniobra de backtrack en la pista 19. Cuando giraron para alinearse en la pista 19, la PF también recordó que el PNF transmitió que estaban “listos para salida”. En este momento, el PF ya había aumentado significativamente la potencia y la aeronave comenzó a deslizarse sobre el hielo, por lo que el comandante (PF) dijo “tenemos que irnos” y comenzó el despegue.

El análisis de la ITSB de las grabaciones de ATC concluyó que dicha transmisión por parte del PF “listo para la partida”, no tuvo lugar.
La ITSB cree que si todas las comunicaciones en la frecuencia de la torre hubieran sido en inglés, entonces la tripulación de vuelo del avión N525FF podría haber sido consciente de la situación.

Pueden encontrar el informe completo aquí

Deja un comentario