La firma que gestiona el aeropuerto de Castellón está en quiebra técnica

0

La sociedad Aerocas S.L., encargada de la gestión del aeropuerto de Castellón, acumulaba a finales de 2010 un patrimonio neto negativo de 22.278.400 euros, «encontrándose por debajo del 50% de la cifra del capital social» lo que representa una de las causas que prevé la ley para proceder a su disolución, según destaca una auditoría independiente dirigida a la Conselleria de Economía. (Javier Carceller/LASPROVINCIAS.ES)

La empresa pública, según estos datos, está en quiebra técnica. De hecho, la auditoría elaborada por Audit Ibérica, fechada en mayo, indica que «necesita el apoyo financiero de sus socios, en particular de la Generalitat Valenciana, para continuar con su actividad».

El aeropuerto, todavía inoperativo, lleva camino de convertirse en otro fiasco más de la política aeroportuaria que decidió en los últimos años construir nuevas pistas de aterrizaje 'a la puerta de casa'.
Cinco meses después de su inauguración oficial y tras una inversión de 150 millones de euros a los que hay que sumar 6,5 millones más para contratar el servicio de seguridad privada, el aeropuerto también carece de cinco permisos administrativos para poder obtener la certificación de la Infraestructura que permitirá abrir el tráfico aéreo, según el Gobierno.

El director general de Aerocas, Juan García Salas, aseguró hace unos días que la tramitación de estos expedientes administrativos no va a modificar «las fechas de certificación para la puesta en funcionamiento y la autorización de vuelos», previstas para finales de octubre y principios de 2012.

Pero también necesitará de una inyección económica del Consell. La diputada autonómica de EU, Marina Albiol, afirmó que el aeropuerto está «agonizando» y criticó la «nefasta gestión» de la empresa.

La rentabilidad de esta infraestructura está también en el aire y puede seguir el camino de otras terminales similares que han supuesto fracasos estrepitosos en cuanto a número de pasajeros transportados o en las cuentas de resultados.
Cuatro autonomías ya han invertido alrededor de 1.000 millones de euros en tener su aeropuerto y los resultados operativos de estas instalaciones distan mucho de los objetivos marcados.

La Comunitat Valenciana, a través de Aerocas de Castellón, lleva invertidos 156,5 millones de euros. El aeropuerto de Lleida ha costado 95 millones de euros, 185 millones el de Murcia-San Javier, 50 millones costó el aeropuerto de Huesca y 500 el primer aeródromo privado internacional, el de Ciudad Real, que arrastra una deuda de 300 millones de euros y que dejará de tener aviones el 30 de octubre.

Los resultados que han obtenido estos aeropuertos u otros de similares características en los siete primeros meses de este año son demoledores. Así, las pistas de Huesca sólo han recibido 13 pasajeros al día en siete meses y acumula un descenso del 53% respecto al mismo periodo de 2010. En julio sólo aterrizaron 15 pasajeros.

El tráfico en el aeropuerto de Vitoria-Foronda se limita a 93 pasajeros al día en una veintena de vuelos y un descenso del 34% respecto a enero-julio de 2010. Sólo en julio el tráfico ha caído un 90%, hasta los 344 pasajeros.

Y no se trata de una tendencia negativa coyuntural, pues por poner algunos ejemplos, los aeropuertos de Logroño, Córdoba o Albacete perdieron durante todo el año 2010 entre el 25% y el 50% de sus pasajeros respecto a 2009. Castellón todavía no sabe cuántos pasajeros podrá atraer, ni siquiera cuando tendrá aviones.

Deja un comentario