La policía desaloja a la fuerza a 120 españoles bloqueados en Gatwick

0

La policía londinense utilizó material antidisturbios para desalojar a un grupo de 120 pasajeros que se quedaron tirados en el aeropuerto de Gatwick tras cancelarse 'in extremis' el vuelo en el que debían viajar a Madrid, en la misma sala de embarque. Los hechos ocurrieron el pasado domingo cuando el vuelo FR5372 de Ryanair, que tenía prevista su salida desde Londres con destino a Madrid a las 21.00 horas, fue cancelado "por motivos técnicos",en el momento en el que los pasajeros estaban a punto de acceder al avión y ya se les había retirado la tarjeta de embarque. PINCHA AQUI para ver artículo completo.

Ante esta decisión de última hora, los afectados pidieron explicaciones al personal de la compañía y se negaron a abandonar la sala de embarque hasta que no les garantizaran un nuevo vuelo de regreso a Madrid. Como respuesta, les dijeron que se marcharan y les facilitaron un teléfono de información para que llamaran al día siguiente.

Ante la falta de soluciones, los pasajeros se negaron a abandonar la sala, por lo que miembros de la empresa Serviair decidieron avisar a la Policía. "Vinieron unos 40 agentes con pelotas de goma y nos amenazaron con gases lacrimógenos que utilizaron para detener a uno de los pasajeros, alegando que nuestra presencia en la sala era ilegal", según ha explicado a ELMUNDO.es Paloma Garrido, una de las viajeras afectadas.

"Nos pusieron como condición para soltar al compañero arrestado que nos fuéramos. Pero, dada nuestra negativa a marcharnos, hicieron un cordón policial, nos dividieron en tres grupos y nos expulsaron a la calle por unas salidas especiales", añade esta madrileña.

Derechos pisoteados

Tras pasar la noche en el aeropuerto como pudieron, los 120 afectados tuvieron que comprar sus billetes de vuelta en otras compañías, para poder regresar a España. En el caso de Paloma Garrido, aterrizó el lunes en Madrid sobre las 17.30 horas.

Garrido ha manifestado que los pasajeros se sienten maltratados y consideran que han sido pisoteados sus derechos. "Nos engañaron al decirnos que había problemas técnicos, porque en las pantallas de Barajas aparecía que nuestro vuelo llegaba con normalidad, y nos trataron sin ningún respeto".

Por ello, "vamos a presentar una queja en el consulado inglés en España y en el español en Londres, en protesta por el trato recibido", y exigirán responsabilidades por lo ocurrido.

Deja un comentario