14 C
Madrid
septiembre, lunes 27, 2021

Las grandes aerolíneas ultiman una protesta oficial a AENA por los retrasos

Nuestros monogáficos

- Publicidad -spot_img

Evolución de los retrasos aéreos

PINCHA PARA AMPLIAR
(L.M.Ontoso-B.Sagastume/ABC)

La patronal del sector denuncia su «profunda preocupación» por el elevado daño económico de las demoras. En el conflicto abierto entre controladores aéreos y AENA por las demoras en los aeropuertos ha surgido un nuevo frente, que viene a reafirmar la inestabilidad a la que se enfrenta la gestión del tráfico aéreo español. La Asociación de Compañías Españolas de Transporte Aéreo (Aceta), la gran patronal del sector, ha decidido romper su silencio.

En los próximos días transmitirá a la entidad pública su «profunda preocupación» ante el «aumento significativo» de los retrasos, un problema que está generando perjuicios directos sobre «los costes a los que deben hacer frente estas empresas y la calidad del servicio», según indicaron fuentes de la organización a ABC.

AENA insiste en que, pese a los problemas esporádicos en algunas torres de control, la puntualidad ha mejorado en un 17% desde junio del año pasado, una posición que no comparten las aerolíneas y que ponen en entredicho los últimos informes del organismo europeo de seguridad aérea (Eurocontrol), en los que aparecen los aeropuertos de Gran Canaria, Tenerife y Barajas liderando el ranking de las demoras. «Es innegable que hay problemas y que estamos notando una incidencia notable durante las últimas semanas», destacan desde la asociación, que reúne compañías como IAG (antigua Iberia), Air Europa, Air Nostrum, Vueling y Binter Canarias, entre otras.

La patronal rechaza, por el momento, pronunciarse sobre el importe de las pérdidas y los datos de retrasos recogidos por las propias aerolíneas que, en la actualidad, están remitiendo a Aceta para articular la queja. El objetivo, añaden, es dar a conocer al proveedor de servicios «la situación de excepcionalidad» en que se encuentra el sector.

Pulso por la T-4

En una reciente comparecencia, el ministro de Fomento, José Blanco, cargó, aunque de forma solapada, contra las compañías que operan en la Terminal 4 de Barajas, ejemplo de que la responsabilidad de los retrasos «no siempre es de AENA». El índice de puntualidad en la T1 y la T2 del aeropuerto madrileño es, según el ministro, más reducido que en dicha terminal, mientras que el sistema de control es el mismo. «Saque usted sus propias conclusiones», concluyó.

El de Barajas es un caso significativo, el máximo exponente del frágil equilibrio de la gestión del tráfico aéreo: la puntualidad ha empeorado en lo que va de año (ha pasado del 30,2% de retrasos en los vuelos registrados en enero hasta el 36,2% del mes de abril) y es una de las «joyas de la corona» en el catálogo de concesiones que ha puesto en el mercado a raíz de su privatización parcial.

La asociación rechaza las acusaciones del Ministerio de Fomento. Todas sus compañías, «incluidas las que no operan en la Terminal 4 de Barajas, están teniendo problemas».

En este sentido, fuentes empresariales aseguran que el margen de maniobra resulta muy reducido. «Desde el año pasado, no pasa un día sin que se introduzcan regulaciones», señalan. «Regulación» es el término técnico para referirse a las modificaciones determinadas por el gestor de los horarios de despegue o aterrizaje. «Antiguamente, se realizaban solo en circunstancias especiales, pero ahora se producen todos los días». El tiempo de duración de la espera también se ha incrementado. «Si antes nos paraban 15 minutos ahora suele rondar los 30», concluyen.

Esta no es la primera vez que Aceta planta cara al Ejecutivo. El pasado mes de mayo, la patronal presentó una reclamación de 91 millones de euros para compensar pérdidas causadas por las diferencias entre los controladores y la dirección de la compañía pública. En concreto, exigieron 65 millones por la conflictividad laboral durante el periodo de mayo a noviembre de 2010 y 26 millones por los perjuicios del «plante» de los controladores durante el puente de la Constitución, que condujo a la declaración del estado de alarma y la militarización del espacio aéreo. Posteriormente, en febrero, se llegó a un laudo arbitral, firmado por el ex ministro de Trabajo, Manuel Pimentel, para regular las condiciones de trabajo hasta 2013.

Cruzada de datos

La compañía pública presidida por Juan Ignacio Lema argumenta, por su parte, que en Gran Canaria y en Tenerife Sur, algunos de los lugares más problemáticos, las estadísticas de retrasos están corrigiéndose. Así, en el primer caso, y siempre según AENA, ha repuntado levemente, del 21,7% del total de vuelos registrados en enero hasta el 24,3% del mes de abril, mientras que en el tinerfeño se han recortado desde el 30,6% hasta el 22,8%.

El cómputo total de los minutos de demoras dibuja, sin embargo, un escenario menos halagador, según los datos de Eurocontrol. En total, entre enero y mayo de 2011 se han producido 922.831 minutos de retrasos en la red de aeropuertos españoles, un 66,75% más que durante el mismo periodo del año pasado (556.764 minutos).

Por ciudades, Madrid lleva la delantera, con 193.902 minutos en el mes de abril, más de 100.000 más que durante el mismo mes de 2010 (83.495). En el caso de las Canarias, los retrasos descendieron en el último mes (a 74.011 desde 76.414), aunque es más de cinco veces superior a la de 2010 (12.746).

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies