Propuesta de la Comisión Europea sobre las fronteras abiertas

0

IATA, Geneve.- La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) acogió con beneplácito las propuestas de la Comisión Europea (CE) para coordinar y comunicar mejor las restricciones de viaje en la Unión Europea (UE) durante la pandemia de COVID-19. Entre las principales propuestas se encuentran las siguientes:

Mayor previsibilidad con criterios comunes para la introducción de las medidas de COVID-19 y la notificación anticipada de los cambios semanales
-Criterios comunes para las medidas con preferencia de pruebas sobre la cuarentena
-Comunicación simplificada del riesgo mediante un sistema de semáforos codificados por colores

La gente quiere viajar, pero la imprevisibilidad en la forma en que los gobiernos están implementando las medidas de COIVID-19 está matando la demanda. Las propuestas de la CE son una oportunidad para que Europa pase del bloqueo a la gestión de riesgos aprendiendo a vivir con el virus. Los objetivos de previsibilidad y claridad son los correctos. La gente necesita un fácil acceso a la información para poder planificar. Necesitan previsibilidad para saber que las reglas no cambiarán de la noche a la mañana. Y necesitan pruebas de COVID-19 para evitar el riesgo de restricciones fronterizas, o la imposición de medidas de cuarentena generalizadas que hagan imposible el viaje y tengan el mismo efecto en la demanda de viajes que los cierres de fronteras. Esperamos trabajar con la CE para perfeccionar e implementar estas medidas de manera consistente en todos sus estados miembros“, dijo Rafael Schvartzman, Vicepresidente Regional de la IATA para Europa.

La UE propone simplificar los cálculos de la tasa de infección en cuatro categorías de riesgo, como sigue:

Verde para una zona en la que el número total de casos de COVID-19 recientemente notificados es inferior a 25 por cada 100.000 personas durante un período de 14 días Y el porcentaje de pruebas positivas de todas las pruebas de COVID-19 es inferior al 3%;
Naranja para una zona en la que el número total de casos de COVID-19 recientemente notificados es inferior a 50/100.000 durante un período de 14 días PERO el porcentaje de pruebas positivas de todas las pruebas de COVID-19 es del 3% o más O el número total de casos de COVID-19 recientemente notificados se sitúa entre 25 y 150 PERO el porcentaje de pruebas positivas de todas las pruebas de COVID-19 es inferior al 3%;
Rojo para una zona en la que el número total de casos de COVID-19 recientemente notificados es superior a 50/100.000 durante un período de 14 días Y el porcentaje de pruebas positivas de todas las pruebas de COVID-19 es del 3% o más O el número total de casos de COVID-19 recientemente notificados es superior a 150 por cada 100.000 personas durante un período de 14 días;
Gris si no hay suficiente información disponible para evaluar los criterios propuestos por la Comisión O el número de pruebas de COVID-19 realizadas por cada 100 000 personas es inferior a 250.
En concreto, la CE propone que los Estados miembros no restrinjan la libre circulación de las personas que viajen desde otro Estado miembro que cumplan con criterios específicos.

La CE afirma además que se podría exigir a los viajeros procedentes de los estados “rojos” o “grises” que se sometan a una prueba de COVID-19 después de la llegada o antes de la salida, la opción preferida de la Comisión, imponiendo la cuarentena sólo como último recurso.

Más allá de la simple medición de la propagación de COVID-19, es igual de vital que los gobiernos acuerden las medidas que deben imponerse. Las pruebas, junto con un seguimiento robusto, son una solución mucho mejor que la cuarentena. El actual mosaico de medidas que están desplegando los gobiernos de toda Europa no tiene sentido desde el punto de vista científico, no fomenta la confianza del público y está obstaculizando la reanudación de servicios aéreos viables“, dijo Schvartzman.

Un retorno exitoso de los viajes aéreos en toda la UE ayudaría a la recuperación económica, pero sólo una apertura total de los servicios internacionales preservará los siete millones de puestos de trabajo en la aviación y la economía europea en general que están en peligro por el actual colapso de los viajes aéreos. La aplicación de los mismos criterios comunes a los países fuera del espacio Schengen ayudaría al proceso de reapertura de las fronteras intercontinentales, y la IATA hace un llamamiento a los Estados europeos para que lo apliquen.

Aunque las sugerencias sobre claridad y armonización son bienvenidas, la Comisión sólo puede recomendar, no hacer cumplir. Esperamos que esta vez, los estados europeos escuchen, actúen en coordinación y usen esta metodología para abrir las fronteras a los viajeros más allá de la UE”, dijo Schvartzman.

Deja un comentario