Ruido de togas, por el plan especulativo de De la Serna “Airport City Barajas”

Aviaciondigit@l

0

Madrid, SP.- Lo que pretendía ser un proyecto estrella del Ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, tiene bastantes visos de convertirse en un nuevo fiasco de la especulación en nuestro país, donde cada vez que se anuncia un plan de estas características, independienexpetemente de los millones que se anuncien para deslumbrar al respetable contribuyente (en este caso alrededor de 3.000 millones de euros), este mismo contribuyente acaba pagando parte de la ocurrencia del político de turno, en este caso en forma de expropiaciones y su justiprecio al modificarse la finalidad por la que se expropiaron hace años. Finalidad pública. Recuérdese que la última ocurrencia, el aeropuertazo de la época de Blanco y compañía en el Ministerio, terminó con el expolio del 49% de la totalidad de la red de aeropuertos de Aena. Hoy en manos privadas. Casi 15.000 millones de euros de déficit tuvieron la culpa de aquello… Nadie ha rendido cuentas de aquella ruinosa gestión.

Hoy ABC.es, nada sospechoso advierte de la que se avecina con el Plan del iluminado Ministro de Fomento. Mientras las entrañas de ese Ministerio desde el punto de vista técnico aeronáutico sigue siendo el erial en el que lo convirtieron sus antecesores, tras su gestión de AESA, Aena, etc… en un estado casi más lamentable que cuando llegó al cargo por inacción a nivel nacional e internacional, ahora se desliza con esta ocurrencia que evidencia un mensaje puramente político frente a las auténticas necesidades que tiene nuestro país. Mientras la escasez de profesionales derivada de la quiebra de Aena, ya sean ATCs, ATSEPs, o todas las demás especialidades de trabajadores de Aena, se encuentran bajo mínimos, la ocurrencia del santanderino no es otra que otra vez hormigón armado y ladrillo, que suele terminar en pingües beneficios para algunos y el contribuyente terminando de pagar la “fiesta”. Como acaba de suceder precisamente con el gravoso “rescate” de las Radiales de Madrid y otras comunidades.

Pero yendo al tema del titular “Ruido de togas” hay varios vectores que lanza Guillermo Ginés en ABC.es, que son la antesala de lo que está por llegar.

Señala Ginés que:

“Varios bufetes estudian presentar acciones legales contra el plan porque, aseguran, confiere un uso privado a un terreno que fue expropiado hace años con fines públicos. Se trata de un proceso que todavía se encuentra en una fase preliminar, si bien determinados despachos relacionados en el pasado con este asunto aseguran que ya han encargado «informes independientes» para estudiar si es conveniente llevar el proyecto a juicio. En principio, entienden que los propietarios de los terrenos expropiados merecen, al menos, una compensación mayor a la otorgada hasta el momento”

Mientras fuentes de Aena quitan hierro, señalan no estar preocupados y que «ha sido estudiado con detenimiento». El tiempo dirá si se detuvieron lo suficiente.

La pugna de propietarios en las inmediaciones de Barajas y Aena ya tiene solera y se prolonga a toda una década. “La batalla legal derivada de las expropiaciones, que incluso fue recogida en el folleto de salida a Bolsa de AENA como una de las posibles amenazas para la empresa, pareció resolverse hace dos años. Al menos en parte. El Tribunal Supremo desestimó entonces el recurso de varios expropiados en un fallo que permitió a la empresa revertir provisiones valoradas en 446 millones de euros”, señalan en ABC.

Pues bien ahora, de nuevo, los afectados por la ampliación de Madrid Barajas estudian volver a los Tribunales de Justicia para impugnar el proyecto estrella de la megalomanía política anunciado por De la Serna “un faraónico proyecto que pretende atraer hoteles, oficinas y centros comerciales a los alrededores de Barajas. La construcción de viviendas es, de hecho, el único uso inmobiliario que ha quedado excluido del plan”

Según De la Serna compañías como Amazon estarían interesadas en trasladarse a las proximidades del aeródromo madrileño… mientras los expropiados estudian meticulosamente, con el asesoramiento jurídico correspondiente, y por lo tanto con el interés de estos bufetes por los millonarios potenciales pleitos que se podrían avecinar, este proyecto. Pero de nuevo el olor a ladrillo y hormigón amenaza al negocio aeroportuario en España, y ya sabemos como terminan estas cosas. No hay que descartar la salida a Bolsa de otro porcentaje (algunas fuentes hablan ya directamente de un 10%) del que fue el patrimonio aeroportuario del pueblo español…

Patriotas con olor a euro. Eso es lo que tenemos.

 

 

Deja un comentario