Tanto va el cántaro a la fuente…

0

TMA Madrid 19 30 6 5 2011Una vez más, la meteorología adversa en el TMA de Madrid fue la protagonista indiscutible, el pasado viernes, de una situación operativa muy compleja para los controladores aéreos y peligrosa en exceso para tripulaciones y pasajeros. Las fotografías que acompañan a este texto hablan por sí mismas. (TMA de Madrid a las 19:30 LT el 6 mayo de 2011, a la izquierda-pinchando se amplia)

Una vez más, también, los controladores tuvieron que exigir que se establecieran drásticas regulaciones de tráfico y cuotas de entrada al TMA, que llevaron a que los vuelos tuvieran que esperar en sus inmediaciones, en los sectores de ruta, hasta a 37.000 pies de altitud y a que se generaran demoras de llegada cercanas a las tres horas, ya que la capacidad horaria del sistema quedó reducida a menos de la cuarta parte de la afluencia de tráfico programada por Aena para esa tarde.

Esta situación se está repitiendo con demasida frecuencia en los últimos tiempos. La causa siempre es la misma: la aparente incompetencia de Aena para gestionar sus recursos humanos, junto a unos procedimientos internos de deficiente redacción y peor interpretación por parte de quienes tienen la responsabilidad primaria de que el tráfico aéreo fluya de forma segura.

Y es que su obsesión por controlar hasta en el más mínimo detalle laboral de sus controladores aéreos para, por un lado, demostrarles quien manda y, por otro, para ahorrar todo el dinero posible al amparo de la populista aunque falsa excusa de rebajar las tasas, está llevando no sólo a un malestar generalizado de la plantilla y a una alarmante reducción de los niveles de seguridad, sino también a la paradógica situación de haberse incrementado los costes operativos de las compañías aéreas y, con ellos, el precio que el usuario paga por viajar. Así lo han denunciado recientemente las compañías aéreas. Incluso aquellas que apoyaron ciegamente al gobierno el pasado año en sus acciones contra los controladores.

TMA 21 30 LT 6 5 2011

(Situación TMA Madrid a las 21 30 LT el 6 de mayo de 2011)

Otra coincidencia parece repetirse por fortuna también en esta ocasión. Y no es otra que la profesionalidad demostrada por los controladores aéreos de Ruta y TMA del Centro de Control de Madrid, que se emplearon a fondo para intentar garantizar la seguridad de tripulaciones y pasajeros a pesar de los esfuerzos de Aena para impedirlo. Porque dificilmente se puede justificar, que en la misma mañana del viernes entraran de servicio en el TMA 31 controladores -con los que pudieron abrirse los 10 sectores del mismo- teniendo una previsión meteorológica de "sol y moscas" y que por la tarde, sabiendo que la previsión meteorológica iba a ser complicada como luego se confirmó, entraran de servicio 21, con los que sólo pudieron abrirse 7 sectores. Una situación que hacía aún más inmanejable el tráfico dadas las condiciones meteorológicas imperantes, que no fue a mayores gracias a las regulaciones de tráfico impuestas después.

En un país serio los responsables de este repetitivo caos -la mayoría de ellos controladores (algunos antiguos sindicalistas) huídos de la frecuencia, sin evidente capacidad gestora y con mejores sueldos que sus compañeros- habrían sido ya cesados de forma fulminante. Pero esto es España…

El cántaro está yendo demasiado a menudo a la fuente. Tanto, que terminará por romperse

Deja un comentario