El “Uluru Blanco” del Aviador Gordillo es la Antártida

Aviaciondigit@l/Artículo dedicado a "Marta" una princesa española que cuando pasen los años reconocerá que la heroica gesta de un Aviador contribuyó a que su mundo fuera un lugar más habitable

0

Port Hedland, A.- Uluru es la montaña mítica de los aborígenes australianos, compuesta de arenisca y se encuentra en el llamado Territorio del Norte. También se denomina Ayers Rock. Es Patrimonio de la Humanidad desde 1987. También se la conoce como el “Ombligo del Mundo”. Se eleva 348 metros sobre el terreno y 863 sobre el nivel del mar. Los Anangu son los habitantes tradicionales de la zona y cuentan leyendas a los turistas… Su cultura se transmite vía oral generación a generación. Quizás los que hoy son niños “anangus”, dentro de unos años cuenten la historia de un Aviador que llegó del cielo y unió la roca sagrada roja con una tierra totalmente helada y blanca justo en la perpendicular de por donde circula el sol al mediodía austral. El Aviador “Good-Killo“, en anangu significaría “Blanco que viene del cielo”, venía de una tierra cálida que está en dirección a “donde todos los días se pone el Sol…”, donde debe haber tantos héroes…, que lo épico de sus hazañas se considera tan normal en su propia tierra, que nadie le reconoce mérito alguno… hasta que vuelve a casa reconocido entre otros por filipinos, anongus, argentinos, brasileños, e incluso norteamericanos o esquimales del Norte. Good-Killo viene de la “Tierra Ingrata” que es como en las proximidades de Ululu los aborígenes llaman a España.

Gordillo con su aterrizaje en Port Hedland acaba de concluir un periplo que ha unido Africa y Oceanía a través del Indico volando durante más de 5.700 millas sobre un Océano cada vez más frío y desolador donde la supervivencia resulta muchas veces milagrosa… Cabotando desde Kenya, en las islas Seychelles, Maldivas y Cocos, Good-Killo en lengua anongu, ha ido haciendo amigos por el camino y solucionando y gestionando distintas cuestiones técnicas que él mismo describe con precisión en el Blog de Sky Polaris, donde con una relajante música de fondo, va relatando todos los detalles de una tras otra etapa. Hay que leer entrelíneas para captar toda la dificultad que Gordillo simplifica hasta la minimización.

En este largo recorrido sobre el mar, con la tierra firme más cercana en muchos momentos por encima de las 1.000 millas de distancia. En dos ocasiones el sistema de seguimiento SpiderTrack emitió dos señales de SOS. Durante 4 horas entre las Cocos y Port Hedland el teléfono satélite Iridium falló por lo que pese a que el EC-XLL aparecía posicionado en las Cocos, inmóvil, de pronto en medio del Indico apareció sobre las 05:00LT Madrid… la señal había vuelto, y Gordillo había ya avanzado casi la mitad de las 1806 millas hasta llegar Australia continental.

Colin desde Cocos, contestaba a este medio que Michel había despegado a las 5:15LT de YPCC, y aunque cansado, animado y habiendo dejado numerosos amigos entre la comunidad que habita las islas. Colin Bloomfield se convertía en Angel de la Guarda de Gordillo, con esa información tan tranquilizadora, como necesaria en esas cuatro interminables horas de espera de la señal emitida por el EC-XLL. El gerente de ninetysixeast había contestado al e-mail de nuestro medio para aportar una información esencial en esos preocupantes momentos. El teléfono vía satélite Iridium nos había jugado una mala pasada…

Los enormes ojos negros del joven ananou reflejaban la emoción por la hazaña del Aviador Good-Killo. Su pájaro, su RV8 se encontró recientemente con un P3 Orión de la Real Fuerza Aérea Australiana en las Cocos. Un encuentro no tan casual como podría parecer. El segundo a bordo es también de origen anangu y se crió cerca de Uluru. Gordillo durante 7 años en el Ejército del Aire pilotó uno de estos aviones de vigilancia, reconocimiento y patrullaje marítimo ASW. Australia ha cuidado a Michel desde el momento que entró en su zona jurisdiccional. Otro Angel de la Guarda, como Colin y su esposa hicieron en la isla australiana.

El RV8 del Aviador Gordillo ante la atenta mirada de un P3 Orión de la Real Fuerza Aérea de Australia, que sigue cualquier incidencia que se le pueda presentar en su cruce del Océano Indico. Australia desde el primer momento ha brindado una ayuda muy especial a la travesía de nuestro Aviador.
El RV8 del Aviador Gordillo ante la atenta mirada de un P3 Orión de la Real Fuerza Aérea de Australia, que sigue cualquier incidencia que se le pueda presentar en su cruce del Océano Indico. Australia desde el primer momento ha brindado una ayuda muy especial a la travesía de nuestro Aviador.
captura-de-pantalla-2016-10-23-a-las-15-50-21
Miguel Angel Gordillo en el cockpit del RV8 EC-XLL, en algún momento durante la travesía de más de 1800 millas sobre el Océano Indico entre las Islas Cocos y el “continente” australiano para aterrizar en Port Hedland

Gordillo tiene por delante 854 millas hasta YAYE el aeródromo más cercano a Ayers Rock. De ahí hasta Melbourne (YMML) otras 1185 millas. En Port Hedland el fin de semana Michel no tiene quien le sirva combustible por lo que hasta el lunes muy probablemente no despegue. Hoy domingo, mientras escribo estas líneas aún no lo ha hecho, pese a que ayer nos comentaba en conversación telefónica que estaba estudiando alternativas a través de terceras personas para poder disponer del líquido elemento, y adelantar si era posible un día su camino hacia Melbourne y Hobart Cambridge en Tasmania (382 millas)-YCBG. Desde allí el pequeño salto de 350 millas a Hobart-YMHB, donde equipará con esquís al RV8, y a la Estación italiana Mario Zuccelli ya en la Antártida (NZPG), una larga etapa de hasta 19 horas de vuelo… Italia desde el primer momento se convirtió también en Angel de la Guarda de Gordillo. Sin condiciones, han sido todo facilidades. Como las del Gobierno de España desde que Ana Pastor adquirió su compromiso personal con la Misión Sky Polaris.

Gordillo cuando aterrice en la Antártida lo habrá hecho ya en todos los continentes de la Tierra. Hasta el momento todo ha ido bastante redondo con ajustes técnicos, de comunicaciones y de logísticas que ha ido solucionando nuestro Aviador con mucho más que eficiencia. También el aethalómetro con el que va recogiendo muestras del hollín negro en suspensión, ha requerido de sus ajustes en comunicación con el fabricante. Todo ha de estar apunto cuando cruce el Polo Sur. De las Maldivas se trae el recuerdo de su convivencia y charla impartida en una Escuela de Formación de pilotos allá. Las islas del Indico le han demostrado su hospitalidad. El RV8 se ha comportado de forma fiable. Gordillo ya forma un todo con su insperabable avión.

El joven anangu terminará su relato tras el cruce de la “Gran Roca de Hielo Blanca” del Aviador venido de donde se pone el sol… casi en el otro lado del mundo. Quizás en la transmisión oral de estos aborígenes dentro de unos años se hable de un Aviador que salvó a la Gran Roca Blanca de una negra nube -hollín- que hacía que cerca de Ululu los Veranos cada vez fueran más cálidos y el agua se escondiera bajo la tierra durante siglos y de pronto apareciera de forma violenta arrasándolo todo… Quizás la historia entre los aborígenes se cuente así dentro de no muchos años. El hombre blanco que quería que la Gran Roca Blanca del Sur siguiera siendo blanca. Así de sencillo. Una historia que hoy Gordillo está contribuyendo a escribir.

Si quieres contribuir con esta Misión aero-científica PUEDES COLABORAR AQUI

 

Deja un comentario