Un helicóptero militar trasladó a varios invitados a una boda en Formentera

0

Superpuma de boda

Según desvela hoy el Diario de Ibiza el Ministerio de Defensa, sólo tenía registrados vuelos de reconocimiento. ¿Reconocimiento de qué?, por lo que destapa el diario ibicenco, se utilizaron los medios del SAR, un Super Puma del 801, para fines ajenos a su misión. y traslado de personal no militar(este detalle, a efectos de seguros, etc… es de una gravedad extrema). Aunque Defensa indica que están registrados vuelos de reconocimiento en búsqueda de emplazamientos para el aterrizaje, se han pedido explicaciones al Ejército del Aire. Accede al artículo completo en DIARIO DE IBIZA

Un helicóptero Super Puma del 801 Escuadrón Ejercito del Aire, perteneciente con toda probabilidad a la base del Servicio de Búsqueda y Salvamento (SAR) de Son Sant Joan (Mallorca), realizó el pasado domingo al menos dos vuelos a Formentera, donde recogió a varias personas que habían acudido como invitados a una boda que se había celebrado el sábado en la isla, según el relato de varios testigos presenciales, uno de los cuales tomó las fotografías que ilustran esta información. El aparato hizo otros dos viajes el sábado, poco antes del enlace, celebrado a las cuatro de la tarde en la iglesia de Sant Francesc. El novio era precisamente un oficial del Ejército del Aire que está o ha estado adscrito al SAR.
Según una portavoz oficial del Ministerio de Defensa, hay constancia oficial de «vuelos de reconocimiento» del SAR en la zona «buscando lugares para aterrizar», aunque no pudo precisar ninguna otra circunstancia. El Ministerio ha pedido al Estado Mayor del Ejército del Aire que aclare las circunstancias de esos vuelos, ya que «si se trasladó en ellos a personal no militar» deberían depurarse responsabilidades.
Embarcando en la playaEl helicóptero tomó tierra junto a la playa de Migjorn, al sur de Formentera, en terrenos del frustrado camping de es Ca Marí, cerca del Gecko Beach Club, el establecimiento donde se ofreció el banquete de boda y donde se alojaban parte de los 150 invitados.
Los vuelos del domingo se registraron a la una y a las cinco de la tarde. Testigos presenciales explicaron a este periódico que instantes después de tomar tierra en Formentera, varias personas que estaban aguardando en las inmediaciones se dirigieron hacia el helicóptero y subieron a bordo. En los grupos había hombres y mujeres vestidos con indumentaria informal. En una de las fotografías se aprecia claramente a un hombre con camiseta de rayas azules y blancas que se dirige hacia el aparato mientras otras personas, ocultas por los matorrales, están accediendo a su interior.

Acudió la Guardia Civil
Las operaciones del aparato en aquella zona llamaron la atención y provocaron inquietud entre los vecinos. Tanto es así que incluso una patrulla de la Guardia Civil acudió al lugar del aterrizaje y los agentes conversaron con el piloto, que aseguró que estaban efectuando «unas maniobras» y realizando «mediciones». Por su parte, un vecino presentó una queja ante el Consell (Ayuntamiento) de la isla, ya que en una de las maniobras del sábado el helicóptero cortó su línea telefónica. Este vecino quiere saber «si estos vuelos entran dentro de algún programa práctico o simplemente se hicieron para otro fin».
Los relatos de los testigos directos, que ha podido recoger este periódico entre los vecinos y otras personas que se hallaban en la playa de Migjorn y presenciaron los aterrizajes, coinciden tanto en los horarios como en los puntos en que se produjeron.
Diario de Ibiza se puso en contacto ayer por la tarde con la base del SAR en Son Sant Joan para pedir una explicación, pero al cierre de esta edición no se había recibido ninguna respuesta.

El presidente del Consell pide información a la Delegación del Gobierno

Uno de los formenterenses que tienen constancia directa de los vuelos efectuados por el helicóptero Super Puma del SAR, aunque desconocía cuál era su finalidad, es el presidente del Consell Insular, Jaume Ferrer, la primera autoridad de la isla, que vive en las proximidades. Ferrer se puso en contacto el pasado lunes con la directora insular de la Administración del Estado en Ibiza y Formentera, Sofía Hernanz, para pedir información sobre estas operaciones, que le parecieron «extrañas», y sobre las razones del lugar elegido. Ayer volvió a reiterar por escrito su petición al no haber recibido contestación.
La Delegación del Gobierno en Balears aseguró ayer que desconocía la existencia de estos vuelos, aunque aclaró que en ningún caso se habrían efectuado bajo su amparo. La portavoz de la Delegación admitió que las circunstancias descritas y documentadas por este periódico le parecían «anómalas». Y añadió: «En caso de que los hechos descritos sean ciertos, abriremos una investigación y depuraremos responsabilidades».
Al igual que la Guardia Civil, la Policía Local de Formentera también fue advertida de estos aterrizajes, aunque se abstuvo de intervenir al tener conocimiento de que ya lo había hecho una patrulla del instituto armado.

Deja un comentario