Controladores de Barcelona dan una tregua a Abalos desconvocando la huelga

Aviaciondigit@l

0
Barcelona, SP.- Tras la Asamblea de controladores aéreos de esta mañana en Barcelona, éstos han decidido dar una tregua al recién nombrado Ministro de Fomento, Abalos. Se estaban acercando posturas, y en medio de esta negociación que lleva ya tiempo produciéndose y con lentos pero constantes acercamientos entre ambas partes, USCA y ENAIRE, se ha producido el cambio de la situación política con el cambio de Gobierno. La cuestión del descanso, fatiga, envejecimiento de la plantilla e incumplimientos del Convenio Colectivo en vigor según el sindicato de controladores, eran los motivos para esta convocatoria de huelga que ahora se aplaza.

Según controladores.org estaban en una situación enquistada 

La sombra de Blanco volvió a pulular por los ministerios en Madrid…cerca de Librero

Eso sí esta mañana se volvió a ver deambular al ex-ministro José Blanco por Madrid en medio de los intercambios de carteras ministeriales, produciéndose una imagen evidentemente opaca, dado que precisamente fué con él como Ministro cuando se violentaron los derechos de estos ciudadanos a los que militarizó, y cuyas consecuencias judiciales llegan hasta el día de hoy 8 años después. La imagen probablemente haya pasado desapercibida. Mientras en ese mismo Ministerio pulula la que fué directora de Navegación Aérea con José Blanco precisamente, cuando el cierre del Espacio Aéreo español, Carmen Librero, que incluso fue ascendida posteriormente a esos trágicos momentos para los ciudadanos del control aéreo, a Secretaria General de Transportes, nada menos que con responsabilidad teórica jerárquica sobre la Agencia Estatal de Seguridad Aérea por el Gobierno del PP, en el que aún mantenían entonces buena parte de los controladores aéreos españoles las esperanzas de que algo cambiara para ese colectivo tras el 3D2010 y las 47 cuasi colisiones en ese año sobre el Espacio Aéreo de España.

Según controladores.org los trabajadores llevan años reclamando la normalización de su jornada laboral, única en toda Europa y muy por encima de la media de los países de nuestro entorno, con jornadas interminables y ciclos de trabajo kafkianos en los que se dan casos extremos, cada vez más habituales, de controladores que llegan a descansar sólamente tres días completos en un mes. Tres días.

La fatiga, los récords en el crecimiento del tráfico aéreo, los abusos de ENAIRE en la programación de servicios y la preocupante carencia de controladores habían convertido el Centro de Control de Barcelona en el ojo del huracán, con unos controladores aéreos al límite de sus fuerzas, agotados y desmotivados por un aumento exponencial (más de un 500%) de los llamados “ciclos extendidos”, en los que llegan a descansar un sólo día completo de cada trece.

El principio de acuerdo, en el aire

Existía sobre la mesa del Secretario de Estado saliente un principio de acuerdo que podría reconducir la situación y evitar las jornadas de huelga previstas, tras unas duras negociaciones con la entidad pública en las que las posturas fueron acercándose muy poco a poco con el transcurso de los días. Ahora, todo queda en el aire y la incertidumbre vuelve a los cielos españoles con la entrada del nuevo Gobierno.

Queda por ver si los nombramientos del Ministro Ábalos caminan en la dirección de empezar por fin a escuchar la voz de estos profesionales que llevan sobre sus espaldas años de sobrecargas de trabajo y fatiga estructural, de nula conciliación familiar y social, de desprecios y actitudes dictatoriales y de sufrir una situación laboral que dura ya demasiado tiempo.

Ilusión y esperanza con la llegada del nuevo Ministro

Según nuestras fuentes, la decisión de la Asamblea de controladores de Barcelona lleva implícita una sensación de esperanza en que por fin, con el nombramiento de José Luis Ábalos como Ministro de Fomento, los derechos de estos profesionales vitales para la economía del país empiecen a verse reconocidos. El talante del Ministro entrante parece que así lo indica: dialogante y conciliador, con visión de futuro (de esto ha dado buena prueba los últimos meses) y dispuesto a solucionar problemas, no a crearlos.

Ante la desconfianza permanente que arrastran estos trabajadores desde hace años con respecto a los políticos bajo los que les ha tocado trabajar, se ha impuesto una sensación de ilusión por la llegada del nuevo equipo, de que por fin se va a poder hablar y discutir, y tal vez, normalizar su situación laboral, familiar y social y poder ir a trabajar motivados y con un recuperado sentido de pertenencia a una empresa y un proyecto del que depende gran parte de la recuperación económica de España.

Para esto, que no es poco, los controladores aéreos de Barcelona han dado el primer paso, que es darle al nuevo Ministro lo que ahora necesita: un poco de tiempo.

Deja un comentario