SLTA denuncia ante la Fiscalía irregularidades en coordinación de incendios

Aviaciondigit@l

0

Madrid, SP.- El ya hoy sindicato mayoritario del sector de helicópteros en España, SLTA, ha dicho basta a una de las amenazas en las tareas de extinción de incendios ante la que no se llevan poniendo los medios para neutralizarse desde que hace más de 20 años, cuando surgiera la denominada Coordinación de Medios Aéreos en Incendios Forestales. No hay una definición ni regulación precisa hoy, que además se ve agravada por el continuo y reiterado incumplimiento de la propia Ley de Navegación Aérea en su Artículo 58) denuncian. Incluso en el caso de que la propia investigación técnica de los accidentes lo refleje, se pone el caso de dos de ellos en los que se apunta explícitamente como “Causas/Factores Contribuyentes” a esa falta de adecuada Coordinación, ésto no ha servido de revulsivo para que los responsables de la extinción de incendios actúen campaña tras campaña. La última vía posible ante la desidia, dejadez, inhibición y falta de actuación oficial, consideran es la Sala de la Fiscalía General del Estado que se ocupa de la Siniestralidad Laboral, a la que directamente han puesto en conocimiento de estos hechos. 

De las palabras a los hechos en pro de la seguridad aérea antes de la Campaña 2018

(NP/SLTA) El SLTA ha presentado denuncia ante Fiscal de Sala de Siniestralidad Laboral por la falta de seguridad, que un año más, vuelve a amenazar las operaciones LCI en este país. Esta denuncia ha sido enviada también a todas las administraciones con responsabilidades en el ámbito de la extinción de incendios forestales (Fiscal General, Defensor del Pueblo, Ministerio de fomento, AESA, DGAC, CIAIAC y Comunidades Autónomas). 

En el escrito se expone que el sistema de prevención para evitar colisiones en la LCI que ha resultado ineficaz en el pasado es el mismo que se está utilizando a día de hoy y por tanto de no modificarse es previsible sea insuficiente para prevenir riesgos futuros.

Se añade también que la actual “coordinación de medios aéreos” no sólo es ineficaz como medio de prevención de accidentes, sino que además en el ejercicio de tal actividad se incurre en diversos incumplimientos legales. El principal de ellos es que ninguno de los responsables de llevarla a cabo dispone de formación técnica reconocida oficialmente ni por tanto dispone de la habilitación o certificación que les habilite para realizarla, tal como se exige en lo estipulado en el art. 58 de la Ley de Navegación Aérea.

La CIAIAC ha determinado, al menos en dos ocasiones (Informe técnico A-037/2011 del accidente de Albacete e Informe técnico A-036/2015 del accidente de Asturias), que una de las principales causas de sendos accidentes con causa de muerte fue el déficit de formación y procedimientos en la operación de coordinación de medios aéreos (ACO) durante el incendio. A día de hoy sigue sin existir una normativa que regule tal actividad, ni en materia de formación ni de procedimientos, normalmente la coordinación está en manos de técnicos forestales sin ninguna formación aeronáutica reconocida esto aumenta innecesariamente el riesgo en una operación intrínsecamente peligrosa.

Tales medios de coordinación, con variación de unos sobre otros, pero ineficaces y realizados de maneral ilegal cualquiera de ellos, son implementados en España por cada una de las CCAA dado que todas ellas tienen transferida la competencia estatal en la extinción de incendios forestales.

La siniestralidad que en España sufre el sector aéreo en la lucha contra incendios forestales es terrorífica. Basada en datos oficiales, se eleva al 0,65%-0,70% de la plantilla anual. Extrapolado a la población española trabajadora equivaldría a que cada día del año falleciesen en España en accidente laboral más de 350 personas, todos los días, festivos incluídos.

Desde SLTA instamos a las autoridades que, de una vez por todas, se enfrenten al estudio de la coordinación de incendios de forma que: se defina su objeto, se estandaricen los procedimientos, el tipo y número de medios aéreos desde las que ha de realizarse, se defina la formación necesaria de los coordinarodres, se les certifique, se fijen sus competencias, se les invista de la autoridad necesaria y se determine su ámbito de aplicación regulando el espacio aéreo sobre el que se ejercerá. En definitiva, deseamos que se establezca un marco normativo necesario para hacer de las operaciones LCI un sector más seguro.

Recordamos que, ante un nuevo accidente, la Administración y los operadores aéreos tendrían responsabilidad y este sindicato no dudará en personarse como acusación si se dedujesen causas atribuibles a las circunstancias anteriormente mencionadas.

 

 

 

Deja un comentario