Sorpresa e indignación por el nombramiento de Salto por Cospedal como JEMA

0

Madrid, SP.- Dentro del Ejército del Aire, obviando los comentarios a los que hemos tenido acceso, la sensación tras el nombramiento para Jefe del Alto Estado Mayor del Ejército del Aire (JEMA) al General Javier Salto, ha resultado una sorpresa total “que nos ha dejado a cuadros”… Pero para algunos de los familiares de los 7 militares fallecidos en las tragedias de los dos helicópteros Super Puma del 802 Escuadrón basados en Canarias con los que hemos podido hablar, la sensación es de indignación, y de sentirse profundamente defraudados por la decisión política de la Ministra de Defensa María Dolores de Cospedal.

Sí, la misma Cospedal que se había recubierto de un halo de comprensión con los familiares del Yak42, un halo de mínimos evidentemente y tardío, pero valorado positivamente por los familiares, ahora nombra al Jefe del MACAN (Mando Aéreo de Canarias), responsable militar en Canarias, cuando en menos de un año perdimos a 7 de nuestros militares en dos sucesos trágicos que lejos de estar explicados por la CITAAM, y de depurarse todo aquello a lo que en Derecho hubiere lugar cuando las actuaciones en curso finalicen en su caso, les llenan de incertidumbres, dudas y más, mucho más dolor. Ya Morenés tras los dos trágicos desenlaces había nombrado como  director Técnico del Gabinete del Ministro al General Salto, algo que evidentemente no fue tampoco bien recibido por los familiares afectados y que algunos vieron como un auténtico “premio” político.

Ambos accidentes según los familiares, y como es costumbre en la investigación de tragedias aéreas en nuestro país ya sean civiles o militares, no han esclarecido de forma rotunda la Verdad de lo sucedido, y hay hoy más preguntas que respuestas para explicar lo sucedido. Eso sí, siempre y en exclusiva con el error humano por montera como simplificación extrema. Lo que no se explica con un mínimo de claridad es si el error humano se encuentra en el lado tierra (en los despachos) o en el lado aire. Es decir si como en todos los accidentes existe una cadena de errores que pueda estar relacionada en este caso con la cadena de mando desde el propio Ministerio por ejemplo, recortes en ese momento, laxitud ante la carencia de medios, etc… Por esto no les parece ni lo más sensato ni lo más prudente en estos momentos el nombramiento del General Salto para semejante cargo. Lo interpretan, y están en su derecho, como una nueva afrenta. Otro debate sería si por escalafón o méritos le corresponde, algo también cuestionado por algunas fuentes militares consultadas. Pero desde luego estéticamente resulta impresentable el nombramiento para algunos de estos ciudadanos que tuvieron la desgracia de verse directamente implicados por ambas tragedias, y de nuevo ahora desde el Sistema se les infringe un dolor difícilmente asimilable, dolor en clave política, es decir evitable, con otra decisión política como es un nombramiento de esta índole.

Todo esto en un contexto como el de las declaraciones ante el Juzgado Togado Militar Nº 52 del padre del Sargento Jhonander Ojeda, Francisco Ojeda, fallecido siendo el único superviviente del primer desastre del Superpuma en 2014 (falleciendo sus 4 compañeros), y que desafortunadamente falleció posteriormente en el sucedido en octubre 2015 frente a las costas del Sáhara, junto a los dos pilotos de la aeronave. En aquella ocasión además en principio el Ejército les dió por rescatados al dar por buenas las informaciones de Marruecos, lo que aún nadie ha explicado por cierto. Según informaba El País el padre de Ojeda, “Mi hijo me contó que le hicieron firmar un pacto de silencio”

En ese mismo artículo se hace referencia a que si el General podría haber hecho o no firmar al Sargento Ojeda ese “pacto de silencio” sobre lo sucedido en el accidente es precisamente Javier Salto, ahora nombrado JEMA del Ejército del Aire por la Ministra Cospedal. Salto se valió de un privilegio de los generales, que aparentemente contrasta con el máximo valor que se les supone, y quizás en lugar de este privilegio debiera contemplarse en el futuro justo lo contrario, es decir que los generales deban necesariamente declarar presencialmente, dar la cara, lo que sería un ejemplo, en lugar de como hizo al responder por escrito al ser interrogado como testigo en el procedimiento abierto desmintiendo al padre del Sargento Ojeda, cuando declaró que “ese documento NO EXISTE, yo al menos no lo conozco, y desde luego no se lo hice firmar“. Desmiente al padre, y desmiente lo que el padre de Ojeda indica que le transmitió su hijo fallecido sobre la existencia de dicho documento. Esto contrasta con lo que declaró el propio Jhonander cuando lo hizo ante el Juzgado tras el accidente de 2014, cuando al hacer alusión a dicho documento evidenciaba que éste existía.

La interpretación según lo declarado por el Sargento Ojeda es que “no tenía que hablar con nadie de lo sucedido salvo ante la CITAAM y ante el Juez”. Esto parece lógico en cualquier investigación en principio. Pero lo que no lo es, es otro de los puntos que revela la información de El País, como es que sorprendentemente la CITAAM no levantó acta de la declaración del único testigo directo del accidente, ni qué decía el documento firmado por éste exactamente. Nadie lo ha encontrado. Pero la CITAAM además tiene otra tarea que no ha cumplido con eficacia, además de encontrar el documento, como fue algo que puede ser determinante para esclarecer, descartando o no, algo que según Francisco Ojeda le habría contado el único testigo directo del suceso trágico, su hijo, como es que el rotor de cola que aún estando perfectamente localizado se decidió no rescatar, para comprobar si lo referido por el Sargento a su padre sobre un estruendo justo antes del siniestro podría explicar los 227 metros que separaban la cola del resto del fuselaje en el fondo del mar.  Esto realmente resulta inexplicable.

Francisco Ojeda declaró que se reunió con Salto unos 15 días después del accidente y que éste, el ahora nombrado JEMA por Cospedal, le señaló que “como padre tenía que recalcarle a Jhonander que tenía que mantenerse en lo pactado. En su opinión, su hijo tenía miedo de que si no decía lo que le había indicado el general podía tener problemas en su carrera militar y podía impedir que volviese a volar…” Si esto es así, Cospedal evidentemente no ha estado en absoluto oportuna, y los familiares lógicamente han pasado de la sorpresa a la indignación por su decisión política, sin ningún tipo de anestesia que pueda suavizarlo.

Javier Salto Martínez-Avial tomaba posesión ayer de su cargo. No entraremos en las declaraciones de índole personal que realizó referidas a Dios. Pero sí en su arenga a la sociedad española “para que perciba los problemas de defensa y seguridad como algo cercano e importante, que les atañe de forma directa y no como algo que sólo les compete a los militares“, Desde luego Sr.Salto, claro que nos compete a todos, especialmente la seguridad de todos y cada uno de los miembros de nuestras FFAA, y por eso, precisamente por eso es por lo que sin ningún género de dudas deben esclarecerse y poner todos los medios para que se sepa la Verdad y la Justicia humana se imponga aquí debajo si a ello hubiere lugar.

La defensa de España tiene numerosos problemas, fundamentalmente materiales, y lo sucedido en marzo de 2014 y octubre de 2015 debe ser esclarecido por si fuera un síntoma de dichos problemas, como por ejemplo que obliguemos a que nuestros militares excedan los límites de lo que lógicamente deben arriesgar por su profesión, cuando realizan sus misiones por decisiones políticas y no técnicas sobre los medios con los que operan en el aire. Eso sí es un problema de defensa de España y de dignidad como nación.

EP/Cospedal dice que Salto es “un aviador patriota”

Cospedal, que ha recibido a su llegada los honores de ordenanza y ha pasado revista a la formación, ha tomado la palabra después del general Salto, al que ha calificado como “un aviador patriota y militar” con más de 3.000 horas de vuelo que “siempre interpondrá el interés general a sus propios intereses”.

Según la ministra, el nuevo JEMA tiene “las cualidades militares” y la “capacitación” para hacer frente a los “nuevos retos” de España como país perteneciente a la OTAN y a la Unión Europea, así como “las circunstancias excepcionales que atraviesa nuestro país”, en palabras de Cospedal.

Además, la titular de Defensa ha destacado su trabajo como jefe del Gabinete Técnico del Ministerio, última responsabilidad de un militar que “ha dejado muestra de su buen hacer” en destinos dentro y fuera de nuestras fronteras, o como jefe de la Base Aérea de Morón o como jefe del mando aéreo de Canarias.

Del mismo modo, Cospedal ha agradecido al JEMA saliente, el general Franciso Javier García Arnaiz, sus cinco años en el cargo, donde ha mostrado, en palabras de Cospedal, la “personificación del espíritu aviador” y una “gran valía profesional y personal” que reconoce en iniciativas como la mejora de la conciliación familiar en el Ejército del Aire. “En este nuevo vuelo hará lo mejor, en el despegue y el aterrizaje, buen vuelo”, la ha deseado Cospedal.

 

 

Deja un comentario