Británicos y norteamericanos en la Antártida, pusieron en peligro al español Gordillo

Aviaciondigit@l/Fotos cortesía: Sky Polaris

0

Guadalajara, SP.- Resulta mucho más que triste que la hazaña de Michel Gordillo se haya visto entorpecida, y es más, incluso puesta en peligro la propia vida del Aviador, por las reticencias fundamentalmente económicas de colaboración de los posibles puntos alternativos de aterrizaje en el Polo Sur y en las proximidades de Rothera, en la Península Antártica, en sendas bases norteamericana y británica, explotadas como si se tratara de un parque temático polar, por empresas privadas donde evidentemente se viola la filosofía no bélica, científica y de conservación medioambiental del continente Antártico. 

Afortunadamente todo salió a la perfección, pero el stress soportado por nuestro Aviador Gordillo, resulta tan imperdonable, como necesario el claro resarcimiento público y notorio, no sólo ante España, sino ante la comunidad internacional de lo perpetrado.

captura-de-pantalla-2016-11-17-a-las-22-55-21

 

Gordillo en el blog de Sky Polaris lo explica mejor, así como toda la épica etapa, con todos los detalles técnicos que él conoce, donde evidentemente se ve cómo además de las dificultades creadas por empresas como Union Glacier norteamericana o la británica BAS (British Antartic Survey), el piloto poco tiempo tuvo de disfrutar de la enormidad de la naturaleza helada que recorrió durante casi  21 horas, y donde la falta de solidaridad de norteamericanos y británicos, casualmente, no hace sino reflejar que el que un piloto no anglosajón lograra un hito como el conseguido por el español escuece entre las mentalidades de los Trump´s y Brexit´s antárticas que tambien las hay en esas latitudes. Otra explicación no tiene.

captura-de-pantalla-2016-11-17-a-las-22-35-42Por el contrario tanto los italianos de Mario Zucchelli como los argentinos en Marambio, lo dieron todo, todo lo que se espera de otros seres humanos, sea cual sea la nacionalidad en un lugar habitado por escasamente unos cientos de seres humanos.

Por otra parte el vuelo de Gordillo tiene todos los permisos y autorizaciones, y además se trata de una plataforma científica y una misión de carácter científico, con lo que la falta de apoyo y de facilitamiento de dicha misión de un vuelo con la consideración “De Estado” que el EC-XLL español tiene, hace que el asunto sea tan grave, como inaceptable. En este sentido nos consta que incluso alguna cancillería ya se podría haber comenzado a mover y a expresar su protesta a nivel oficial.

captura-de-pantalla-2016-11-17-a-las-22-38-28

En alguno de los pasajes relatados por Gordillo en la entrada en el blog de Sky Polaris “Inverted Icy Flight” (Vuelo Invertido Helado), incluso se relata algún episodio sobre las comunicaciones, donde no obtuvo respuesta, durante el desarrollo de la etapa que podría incluso estar contraviniendo las normas internacionales de la propia OACI para los vuelos en el Polo, y en cualquier caso las más mínimas de caballerosidad y deber de auxilio a una aeronave en esas condiciones.

Afortunadamente la Misión de atravesar de un extremo a otro la Antártida, recogiendo las muestras de hollín en suspensión-cuyos primeros resultados por cierto podrían ser bastante esperanzadores para nuestro castigado Planeta Tierra- concluyó con éxito sin ninguna novedad al aterrizaje, aunque con una emoción impresionante durante esas casi 21 horas.

Nuestro compatriota sufrió, y como describe en los momentos iniciales de la etapa, tras despedirse alabeando su avión de MZS, pasando por encima de McMurdo, como si se tratara de un Gibraltar cualquiera en medio de la Antártida, como hiciera Herrera con el otro Gibraltar, o sobrevolando la Base South Pole una Base de la materialista insolidaridad donde las haya, como Rothera.

captura-de-pantalla-2016-11-17-a-las-22-37-03Les recomendamos que lean detenidamente “El Polo Sur. Vuelo Invertido Helado” del propio Miguel Angel Gordillo, disfruten de las fotografías, y sepan que han podido asistir tras la lectura a uno de los más gloriosos episodios de la historia aeronáutica de todos los tiempos… Probablemente, jamás ningún monomotor sobrevoló durante 21 horas ininterrumpidas la Antártida, además de dar la vuelta al mundo por los polos, etc, etc… Quizás ahí esté la explicación de la falta de “grandeur” anglosajona.

Vista, Suerte y… al Polo. Uy perdón! a Cuatro Vientos. El próximo sábado si el tiempo no lo impide tenemos nueva etapa Ushuaia-Comodoro Rivadavia… y para antes de Navidad, tendremos a Michel de nuevo en su país, que le espera ya con los brazos abiertos.

Deja un comentario