21.5 C
Madrid
mayo, viernes 14, 2021

CGT solicita a Lema el pliego de condiciones de gestión de Barajas y El Prat

Nuestros monogáficos

- Publicidad -spot_img

El sindicato CGT se concentraba ayer ante las puertas de la sede de Aena en Madrid para denunciar la falta de información que sufren los trabajadores del aeropuerto de Barajas y El Prat en relación con el proceso de licitación de ambos aeródromos y para protestar, una vez más, por la inminente privatización.

Persiguiendo un fin, una vez más, que ya les debería haber sido satisfecho, la sección sindical de CGT del aeropuerto de Madrid-Barajas registró una carta dirigida al presidente de Aena, Juan Ignacio Lema, en la que le demandaba la entrega de los pliegos de condiciones a los trabajadores del aeropuerto para que éstos pudiesen "tomar una decisión tranquila y sosegada" respecto a la segunda subrogación a la que se deberán acoger en un breve período de tiempo.


CGT, a través del Comité de Centro de Barajas, lleva varios meses tras el pliego de condiciones por el que se regirán las empresas concesionarias pero, para Aena, como ya les hizo saber en una carta remitida a CGT, “no se reconoce la representación” de este sindicato, pues no llega a cumplir el mínimo legal necesario del 10% de apoyo a nivel estatal y, por lo tanto, según ellos “no tienen capacidad de negociación“.

Ramón Rodríguez Santamaría, miembro de CGT y del Comité de Empresa de Barajas, recordaba a las puertas del edificio, donde se recluyen los directivos de Aena, que en el aeropuerto madrileño se alzaron con un 30% de apoyo en las últimas elecciones, por lo que a su parecer son “tan representativos como ellos”, como los mayoritarios. “Uno de cada tres trabajadores de Madrid-Barajas ha confiado en nosotros” expuso Ramón Rodríguez, y, al menos como Comité de Centro, que está reconocido en el Estatuto de los Trabajadores, “sí tenemos representación”, pero “nos están dando largas” decía.

Además hay que recordar que Barajas es precisamente uno de los dos aeródromos implicados en este proceso de privatización y que, por lo tanto, el Comité de Empresa de este aeropuerto tiene derecho a realizar las demandas oportunas que afecten a los trabajadores del mismo.
Este argumento parece no ser suficiente para la todavía entidad pública, dejando el futuro de 1200 trabajadores (teniendo en cuanta en este caso sólo los de Barajas) pendiendo de un hilo.


CGT, ante la pasividad de los sindicatos mayoritarios con el tema, pidió a la empresa como sindicato una apertura de negociaciones, dado que en Barajas sí posee aquella representación legal que alegaban los responsables de Aena, pero éstos se negaron apoyándose en que ya existe una coordinadora con la que tratar estos temas y a la que ya han facilitado los pliegos de condiciones que CGT le reclama.
Esta coordinadora a la que se refieren los responsables de Aena es la Coordinadora Estatal Sindical (CES), compuesta por los tres sindicatos mayoritarios estatales, CCOO, UGT y USO.

Los miembros de CGT, por su parte, desconocen si la CES dispone de los pliegos o si los ha pedido, pero si es así, tal como dice Aena, éstos no han sido puestos en común con los trabajadores ni con los miembros del Comité de Centro. Para Ramón Rodríguez estos sindicatos están cayendo en “una dejación de sus funciones” que ellos mismos, como representantes en el Comité de Centro, se ven incapaces de atajar ya que no acuden a las reuniones del Comité, que se celebran por reglamento una vez al mes.

Respecto a estos hechos Rodríguez mostraba su indignación. En las últimas tres reuniones, una de ellas celebradas esta misma mañana, no ha habido posibilidad de sentarse a negociar al no darse el quorum necesario. Como medida de urgencia se están convocando estas reuniones cada 15 días, pero aún así, los miembros del Comité no se presentan y el esfuerzo de los demás es inútil. La próxima reunión está convocada para el 21 de septiembre.

Ramón Rodríguez denunciaba esta situación, aún más grave en un momento en el que los trabajadores están en una encrucijada y se verán obligados a elegir entre una segunda subrogación, en la que tendrán que decidir si pasar a ser empleados de Aena Aeropuertos cuando ésta sea gestionada por las empresas concesionarias o seguir perteneciendo al 10% que se mantendrá con condición de carácter público.
Los trabajadores no conocen las condiciones impuestas a las empresas que optan a la gestión de estos aeropuertos y por tanto no saben qué obligaciones tendrá esa empresa para con los trabajadores, ni las propias condiciones laborales a las que se deberán adscribir los que decidan pasar a formar parte de AASA.

Los miembros concentrados allí recalcaron el oscurantismo y la celeridad con la que el Gobierno, la presidencia y el consejo de administración de Aena están llevado a cabo todo el proceso, conducido además “por un gobierno caduco, a punto de finiquitarse”.


¿Qué está pasando con UGT, USO y CCOO?

Ha quedado muy claro que Aena prefiere negociar las condiciones vitales concernientes a los trabajadores en el proceso de privatización de Barajas y El Prat con los sindicatos estatales mayoritarios. Este empeño resulta curioso desde un punto de vista más que funcional. Es decir, los activos dispuestos para su privatización son dos aeropuertos de toda la red aeroportuaria estatal, por lo que los únicos afectados con esta maniobra económica son los trabajadores adscritos a cada uno de los dos aeródromos. ¿No sería, por tanto, más lógico que fuera los Comités de Empresa de cada centro los que se sentasen en esa mesa de negociación frente a Aena?

Lanzo esa pregunta al aire tras ciertos acuerdos firmados por los sindicatos mayoritarios en los que parecen cubrirse las necesidades de su colectivo y no de la masa de trabajadores de los aeropuertos de Madrid y Barcelona.

En otro orden de cosas, y ya que los sindicatos mayoritarios son los encargados de defender los intereses de sus representados, ¿por qué no están acudiendo a las reuniones del Comité de Empresa?
Es comprensible que en período vacacional siempre haya más ausencias pero éstas deberían de dejar de estar patentes en un momento tan crítico como el actual, cuando se está decidiendo el futuro de cientos de trabajadores.

Miembros del Comité de Centro de Barajas achacan este comportamiento a una evidente "connivencia entre los sindicatos mayoritarios y Aena". No se puede obviar que el grueso de los ingresos de CCOO, UGT y USO proceden de subvenciones estatales y nadie es tan tonto como para morder la mano de quién le da de comer.

De momento habrá que esperar al día 21 para ver si en esa reunión hay algún tipo de consenso, o al menos para comprobar si los representantes sindicales ya han vuelto de sus vacaciones y disponen de un hueco en sus apretadas agendas para dedicar a sus obligaciones. O eso, o que al señor Lema le de un ataque de coherencia y ponga a disposición de los trabajadores una información que debería haber entregado al comienzo de la licitación.



Adjuntamos la carta dirigida al señor Juan Ignacio Lema al final de este artículo.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies