ÉBOLA

0

REEDICION

SP, 11 de agosto de 2014.- No deja de ser curioso con la rotundidad con la que se aseguran cosas que no se pueden asegurar, sobre todo por los políticos de turno o los que esconden algún tipo de interés. !Las centrales nucleares son seguras! Por nombrar unos pocos de los accidentes más graves conocidos, con muertes y secuelas de por vida;

Mayak (Rusia), 1957.

Windscale (Reino Unido), 1957.

Three Mile Island (EE.UU.), 1979.

Chernóbil (Ucrania), 1986.

Tokaimura (Japón), 1999.

Fukushima (Japón), 2011 y no sabemos hasta cuando ni hasta donde.

Y un largo etc.

¿porqué ese empeño en contar milongas?

Un ilustre ministro todo terreno, desde Obras Públicas y Urbanismo a Trabajo, Sanidad y Seguridad Social además de profesor universitario, en 1981 ante un problema muy serio de salud, sin tener ni la más mínima idea de los que después se llamaría “El síndrome del aceite de colza desnaturalizado“, declaró en televisión a todo el país que «El mal lo causa un bichito. Es tan pequeño, que si se cae de la mesa, se mata”.

Otro famoso trío aseguraba sin titubear que Irak era un peligro porque tenia armas de destrucción masiva. Después pasó lo que pasó.

Ahora se nos asegura que no se corre ningún riesgo al traer infectados de Ébola a España porque estamos preparados y se siguen los protocolos pertinentes, además solo se contagia por contacto directo con el paciente o con sus fluidos corporales.

Es como si una bomba con riesgo de explosión aparece en un campo de tiro y se lleva a desactivar a un local que dispone del equipo necesario situado en la puerta del Sol el día de Nochevieja, porque al seguir los protocolos pertinentes no se corre ningún riesgo, aunque ya exista la experiencia previa que en procesos similares varios artificieros han pasado a mejor vida.

¿No seria mejor desactivar esa bomba con los mismos medios o parecidos donde se encontró y no poner en riesgo a miles de personas?

Cierto que se debe de perseguir el bien individual, pero nunca anteponerlo al colectivo.

Yo me pregunto si el médico español Miguel Pajares ¿estaba preparado? ¿se sabe como se infectó?

Y la misma pregunta aplica al Dr. Sheik Umar Khan de Sierra Leona o en Liberia al médico de los EE.UU. Kent Brandly o a la higienista Nancy Writebol de la misma nacionalidad y a otros muchos profesionales sanitarios infectados.

Supongo que todos ellos sabían al menos lo que nos cuentan a nosotros, que la infección tiene que ser por contacto directo con el paciente o sus fluidos corporales.

Y también supongo que al menos dispondrían de guantes y elementos de protección básicos.

¿Qué ha ocurrido con todos ellos? ¿han sido poco cuidadosos con los procedimientos? ¿fueron accidentes? o no se sabe lo que ha ocurrido realmente y puede ser como dice el Dr. Gary Kobinger desde el National Microbiology Laboratory del Public Health Agency de Canadá en unas declaraciones a la BBC News, que él cree que la infección también se propaga a través de gotitas (droplets) suspendidas en el aire. Experimentos en Canadá han demostrado que monos separados de cerdos afectados por el virus, han sido infectados sin haber existido contacto físico entre ellos.

Este punto que normalmente no se divulga, es importantísimo, porque si se detecta en un avión a una persona con síntomas de haber sido infectada con el virus de Ébola, no solamente habría que poner en cuarentena a esa persona sino a todos los pasajeros, la tripulación y toda persona que haya podido estar en sus proximidades.

Esto explicaría la precaución de tener a los pacientes en habitaciones con presión negativa.

Entonces el contagio no sería solamente por contacto físico, sino también sin necesidad de ese contacto directo, lo cual cambia totalmente el panorama y es conveniente que todo el mundo lo sepa.

Recuerdo el accidente en 1966 cuando las Fuerzas Aéreas de los EE.UU. perdieron un avión cisterna, un bombardero estratégico y las armas nucleares que trasportaba sobre la localidad Almeriense de Palomares y el baño ante las cámaras de televisión del Sr. Fraga, entonces ministro de Información y Turismo, para demostrar que los 3 Kg. de Plutonio-239, Pu-240 y Americio-241 diseminados por la zona y que no se pudieron recuperar, él se los pasaba por el forro. Al día de hoy Palomares es la localidad más radioactiva de España.

Existen rumores que el famoso baño del Sr. Ministro Español y del Sr. Embajador de los EE.UU. para calmar los ánimos, no se hizo en Palomares sino en Mojácar (distante unos 15 Km. del lugar del accidente).

Según Paul Garwood, portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS), , entre los días 18 y 20 de julio hubo 45 nuevos casos de Ébola, de los cuales 28 personas murieron por este virus en África Occidental.

Otras preguntas, simplemente por curiosidad son ¿si la epidemia se sigue extendiendo y hay más españoles infectados, habrá repatriación para todos? y si son muchos ¿se desalojaran más hospitales para su alojamiento?

Supongo que los gastos de las futuras repatriaciones serán también a cargo del contribuyente, del mismo contribuyente que está experimentando en sus propias carnes los continuos recortes sociales y sanitarios a niveles considerables. Sin ir más lejos, hace solo unos días en un hospital de Puertollano (Ciudad Real), un falso techo se ha derrumbado sobre los pacientes. En Vigo (Pontevedra), se cerraron unas 20 camas por goteras y hay pacientes hacinados en los pasillos de diversos hospitales, etc. etc.

Conviene recordar que aunque el virus Ébola fue identificado por primera vez en 1976, es en estos momentos cuando se está viviendo en África Occidental el mayor brote epidémico de todos los tiempos, catalogada la situación por Médicos Sin Fronteras como “fuera de control“.

Este virus está causando estragos en Guinea, Sierra Leona, Liberia y últimamente ha dado el salto a Lagos, capital de Nigeria, a causa de un infectado (Patrick Sawyer, un consultor del Ministerio de Finanzas liberiano) desplazado en avión desde Liberia a Lagos donde murió en el periodo de cuarentena. Lagos es la ciudad más poblada del país y la segunda del continente africano con aproximadamente 20 millones de habitantes.

Obviamente se ha traído a España a una persona infectada con el virus de Ébola por una decisión política.

El Ébola es hoy por hoy el virus más peligroso, mortal y sin tratamiento especifico ni vacuna que tenemos sobre nuestro planeta.

De momento estaba localizado en cuatro países de África Occidental aunque se sigue extendiendo como una mancha de aceite de forma descontrolada, siendo uno de los principales objetivos la contención de esta epidemia, ¿pero cómo?

Los expertos dicen que poniendo todos los medios disponibles para AISLAR y tratar el foco en el lugar de origen y así no comprometer la salud del resto de la población.

Cierto que el país con más medios a nivel mundial, más experiencia, mejores laboratorios, mejores medidas de seguridad, más inversión en I+D, ha hecho una excepción y ha desplazado a dos infectados a su territorio. Además este mismo país ya tenia en sus laboratorios el virus Ébola para investigación. Obviamente estoy hablando de los EE.UU.

Por lógica, si existe algún país que puede dar con la solución a este problema, la mayoría de las papeletas las tiene los EE.UU.

De repente aparece en escena un país de tercera división que con una buena dosis de improvisación y bastante descoordinación, después de haber recortado al máximo los servicios sociales y sanitarios, la I+D prácticamente ha desaparecido y haciendo alarde de su poderío, no repara en gastos trayendo a casa un problema que estaba a miles de kilómetros de Europa.

Cada vez se oyen más voces expertas en estos temas que no ven con buenos ojos el haber traído un problema de esta envergadura no ya a nuestro país sin al continente Europeo.

Tanbien parece que hay cierta unanimidad en que el equivalente a los recursos empleados en el traslado y tratamiento se podía haber enviado al lugar donde se encontraba el paciente y haber aplicado in situ los tratamientos paliativos pertinentes sin poner en riesgo las vidas de otras personas que bastante tienen con lo que les esta cayendo.

España puede ayudar sin lugar a ninguna duda a paliar este grave problema pero poniendo por delante la seguridad de sus ciudadanos y todo ello de acuerdo a nuestras posibilidades y con medidas razonables y proporcionadas, no con decisiones improvisadas que más bien parecen propias de arrogantes irresponsables que no dudan en poner en grave riesgo al resto de los ciudadanos y a nuestro sistema sanitario por una persona que podía haber recibido atención sanitaria en el lugar de origen si se hubieran enviado los recursos necesarios.

Por favor, no nos cuenten más milongas, los accidentes ocurren. La mejor forma de tranquilizar a la población es transmitir “credibilidad” ganada a través de medidas coherentes con información clara y transparente sin ocultar riesgos.

Antes he puesto de ejemplo a los EE.UU. como país mejor preparado para todos estos trabajos de alto riesgo. Este mismo año han tenido que cerrar dos laboratorios de ántrax y gripe por fallos de seguridad con grave riesgo de haber podido crear exposición de decenas de trabajadores con ántrax y con una cepa altamente patógena de gripe tipo H5N1.

Esperemos que el Sr. Murphy esté de vacaciones estivales y no ocurra algo que tengamos que lamentar todos. Se está jugando nada más y nada menos que con la vida y la muerte de muchas personas en mi opinión y de bastantes más, sin necesidad.

Un riesgo que teníamos a miles de kilómetros , lo hemos traído a casa.

Mis simpatías y mejores deseos para una pronta recuperación satisfactoria de nuestro compatriota Miguel Pajares (que no tiene la culpa de este desatino) y cruzo los dedos para que no ocurra algo que si que puede ocurrir.

J.M.M.C.

Deja un comentario