El 45% de las reclamaciones de los usuarios catalanes es sobre Ryanair

0

O´LearyEl informe de la Agencia Catalana del Consumo (ACC), hecho público por La Vanguardia, revela que el 62% de las reclamaciones de los usuarios del transporte aéreo se dirige hacia las compañías de bajo coste, y principalmente hacia Ryanair en un 45% de los casos, durante el año 2009.

(La Vanguardia).-La Agència Catalana del Consum (ACC) quiere reducir los abusos de las líneas aéreas, que en el 2009 se tradujeron en un alarmante incremento del 45% del número de reclamaciones ante el organismo que vela por los derechos de los consumidores en Catalunya. El número total de reclamaciones ascendió a 2.383, la mitad de las cuales tienen como objeto actuaciones irregulares de la low cost irlandesa Ryanair, que concentra el 45% de las quejas. El 62% de las reclamaciones tienen como objetivo compañías de bajo coste (Ryanair, Vueling y EasyJet), aunque según señala el director de la ACC, Jordi Anguera, "cada vez más las aerolíneas tradicionales están adaptando fórmulas de low cost".

"Nuestro gran reto ahora es forzar a las aerolíneas a cumplir sus obligaciones con sus usuarios; el sector aéreo nos preocupa especialmente porque es muy difícil reclamar y obtener respuesta", asegura Jordi Anguera. Las aerolíneas concentran el 15% del total de reclamaciones y en el 2009 fueron sancionadas a pagar un millón de euros, un 40% del total de las sanciones impuestas por la agencia.

Los principales motivos de las reclamaciones de los usuarios se centran en cancelaciones de vuelos y retrasos (un 32,5% del total), cobro indebido de prestaciones (13,9%), pérdida del vuelo (11%), pérdida de equipaje (8%) y servicio comercial deficiente (8%). "El usuario se está acostumbrando a pagar por prestaciones que deben ser gratis", incide Anguera, que apunta que "cobrar por facturar la maleta es ilegal y la compañía puede ser multada con entre 3.000 y 30.000 euros".

Anguera también señala que "no se pueden premarcar opciones en el formulario de compra por internet, como el seguro o la elección de asiento, y las ofertas deben especificar el número de plazas". Según señala la normativa europea, la cancelación, el overbooking y los retrasos superiores a tres horas deben ser compensados con entre 250 y 600 euros. "Las compañías se escudan en la fórmula de la fuerza mayor, pero abusan de ella: la nieve por sí misma no es fuerza mayor, como tampoco incidentes como el choque de dos aviones en Girona o averías", desgrana el responsable de la ACC.

La fórmula que según Jordi Anguera se ha mostrado más efectiva para defender los intereses tanto de los consumidores como de las empresas es la adhesión de las compañías a la fórmula del arbitraje, que se ha demostrado de éxito en sectores como las telecomunicaciones y el comercio. "Pero ninguna de las aerolíneas que operan en Catalunya se ha adherido al sistema y ese es uno de nuestros objetivos para este año", argumenta el director de la ACC. El organismo estudia medidas para promocionar el arbitraje entre sectores estratégicos, como que fuera obligatorio para las empresas con capital público (caso de Spanair), que se tenga en cuenta a la hora de adjudicar subvenciones y que sea necesario para otorgar distintivos de calidad.

Deja un comentario