El primer ministro de Malasia da la razón al Wall Street Journal, Reuters y NYT

0

Kuala Lumpur, MAL, 15 de marzo de 2014.- En rueda de prensa reflejada por EP, el primer ministro de Malasia, Najib Razak, una semana después de la desaparición del B777-200 de la compañía Malaysia Airlines, ha confirmado este mismo sábado que la aeronave habría sido desviada de su ruta "de forma deliberada", en dirección NW, por lo que replanteará el despliegue de todos los medios de búsqueda y salvamento. Esto corrobora la información que publicaba WSJ en relación a que el avión había estado durante cinco horas tras el despegue enviando señales (¿de datos de sus motores RR?) vía satélite. Tambien algún sistema radar de la India podría haber recibido la señal del avión.

Lo que se manifiesta de esta manera es el hecho de que el avión había sido desviado de la ruta trazada en su Plan de Vuelo de forma deliberada, es decir o fruto de algún problema técnico o de navegación, y por otra parte que a bordo se produjera una interferencia ilícita o secuestro de la aeronave.


La hipótesis que más fuerza está cobrando en estos momentos es que tras ser desviado -voluntaria o forzosamente- en dirección NW, posteriormente se dirigiera en dirección S, hacia el Océano Indico.

La desaparición de la señal vía trasponder, sí dejo la traza del desvío de la ruta original de la aeronave cambiando su rumbo hacia el W, al menos en los primeros instantes.

Todo esto tambien es corroborado por los radares militares malasios, que captaron que una aeronave de similares características a la desaparecida se habría incorporado a una aerovía habitual bastante concurrida que une Europa y Oriente Próximo.

Por otra parte, según hoy ha trascendido la aeronave habría cambiado varias veces de dirección y altitud tras perder contacto radar con la aeronave. New York Times indica que incluso podría haber superado el techo de 45.000 pies en algún momento, superando el techo límite del fabricante Boeing para esta aeronave tipo 777-200, que como techo de servicio estipula los 43.100 pies de altura.

Posteriormente según NYT, que logicamente tiene buenas fuentes entre las que podría estar el propio fabricante o servicios de inteligencia nortemericanos-no se puede obviar que la incertidumbre sobre un suceso como este influye por ejemplo a nivel bursátil evidentemente-, indican que la aeronave bajaría hasta los 23.000 pies, por debajo de las aerovías de crucero habituales, y curiosamente en la zona de la isla de Penang con una gran densidad poblacional, según captaron las señales radar de la Marina de Malasia.

Posteriormente y a ese nivel de vuelo el avión viraría hacia el SW y volvió a ganar altura en dirección al Estrecho de Malaca y Océano Indico, lo que corroboraría las informaciones de Reuters y WSJ. En este punto señalar que quizás la filtración de estas informaciones podrían haber dañado alguna línea de investigación los servicios de inteligencia sobre este suceso.

Tambien hubo, según un funcionario estadounidense próximo a la investigación, un brusco descenso en un minuto desde los 40.000 pies, sin descartarse que podría tratarse de datos ambiguos, fragmentados, incompletos que distorsionen la realidad de lo sucedido.

En cualquier caso la combinación de variaciones de nivel de vuelo y cambios en la dirección incide aún más en la posibilidad de un secuestro aéreo o un problema técnico de navegación. Por no acrecentar el nivel especulativo o no interferir en la investigación, a pesar de la necesidad de los familiares de tener más información y mitigar la incertidumbre, es por lo que las autoridades malasias, pese al alubión de críticas de éstos, se están negando en lo posible a difundir más información.

Deja un comentario