15.3 C
Madrid
junio, miércoles 19, 2024

Rusia aumenta las incursiones aéreas en territorio OTAN

Dos cazas holandeses F-35 han interceptado tres cazas rusos entrando en territorio OTAN después de que hubiesen despegado desde Kaliningrado

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Alba Sanz/Aviación Digital, Sp.- Un año después de que Rusia iniciase su ofensiva sobre Ucrania, existe una impresión generalizada sobre un posible incremento de los ataques rusos o incluso una posible incursión en territorio OTAN, en medio del envío de los carros de combate Leopard a Ucrania, además de más armamento.

Y es que, coincidiendo con las reuniones protagonizadas por los ministros de Defensa en Bruselas durante el 14 y el 15 de febrero, la inteligencia noruega ha denunciado, por primera vez, la presencia de buques rusos con armamento nuclear en el mar Báltico. Sumado a esta incursión rusa, Moldavia decretó el cierre de su espacio aéreo – actualmente reabierto- después de que se suspenda de forma temporal el tráfico aéreo alegando esta decisión a un posible ataque ruso, de acuerdo con las autoridades moldavas.

Además, el mismo martes, dos cazas holandeses F-35 han interceptado tres cazas rusos entrando en territorio OTAN después de que hubiesen despegado desde Kaliningrado, enclave en el que sigue habiendo «armamento nuclear ruso». Los F-35 escoltaron hasta el exterior del territorio perteneciente a la Alianza a los tres cazas rusos, coincidiendo con una nueva alerta de amenaza tras la presencia de otros cazas rusos cerca de Alaska.

Estos escenarios amenazantes, sumado a las necesidades que solicita el país ucraniano para conseguir hacer frente a Rusia, han propiciado que los ministros pertenecientes de la OTAN acelerasen el proceso de envío de los tanques Leopard, además de más armamento. Asimismo, se ha conseguido reabrir el debate sobre el envío de los cazas F-16 a Ucrania, que continúa solicitando su presidente, Volodímir Zelensky.

Sin embargo, a pesar de haber vuelto a encaminar el posible envío de los cazas, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenbger, ha vuelto a destacar que el envío de los cazas «no es una prioridad», a diferencia de los carros de combate y la munición prometida, entre los que están incluidos los sistemas de defensa antiaéreos.

La OTAN se resiste al envío de los F-16

A pesar de que el ministro de Defensa, Oleksii Reznikov, haya vuelto a subrayar en el marco de las reuniones en Bruselas la necesidad de contar con los cazas de la Alianza, llegando incluso a sacar un pañuelo con la estampa de un caza durante la reunión, la decisión de la OTAN sigue siendo contraria, aunque no unánime.

Y es que, este mismo martes, durante las reuniones de Defensa de la OTAN, el ministro de Defensa polaco, Mariusz Blaszczak, ha afirmado que «las conversaciones sobre el suministro de aviones de combate F-16 a Ucrania dará sus frutos, pero es necesario presionar». A esto, Blaszczak añadió ser consciente «de que nuestro potencial en este ámbito es limitado, porque solo tenemos 48 aviones F-16, pero los aliados tienen mucho más potencial, por lo que creo que esta conversación terminará con decisiones positivas. Solo hay que presionar», añadió.

Además de Polonia, el ministro de Defensa alemán, señaló que aunque «no se contempla el envío de cazas a Ucrania, se discutirá en el futuro», aunque el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, sigue siendo tajante en la cuestión con el «no».

Desde España, la ministra de Defensa, Margarita Robles, continúa mostrándose abierta al envío de armamento a Ucrania, de cara al compromiso que mantiene el Gobierno con el apoyo a Kiev, aunque ha confesado que España «no dispone» de los F-16. Aun así, el deber español con la OTAN continúa solidificándose con el reciente envío de una batería de misiles a Estonia con el fin de proteger el flanco este de la OTAN.

Escasez de recursos y pocas esperanzas de paz

A pesar de que el envío de los carros de combate y de nueva munición ya se está ejecutando, los aliados son conscientes de que los recursos son limitados y que, en este punto de la guerra, la prioridad es evitar el desabastecimiento.

El masivo envío de armamento a Ucrania refleja el importante desfase que se está produciendo entre el envío de armas y la producción de la industria europea, por lo que el envío armamentístico se podría limitar, en medio de la mayor carrera armamentística de la Alianza después de destinar 12.000 millones de euros al envío de material bélico. Esta situación está coincidiendo, además, en vísperas del primer aniversario de la guerra, fechada en el 24 de febrero, en la que se cree que Rusia pueda ejercer una ofensiva aun mayor.

Mientras tanto, las esperanzas por llegar al fin de la invasión sigue siendo algo ilusorio. Lejos queda cualquier atisbo de paz, a pesar de que la guerra ya se ha cobrado la vida de 240.000 personas, de acuerdo con Estados Unidos.

Para la OTAN el culpable sigue siendo el mismo: el presidente ruso, Vladimir Putin, quien debe «rendir cuentas» por este conflicto que ha hecho tambalear el orden mundial. Tal y como recalca Stoltenberg, Putin «no está preparado para la paz y su intención continúa siendo hacerse con el control de Ucrania. La victoria de Putin en Ucrania lanzaría el mensaje de que usar la fuerza merece la pena y hará el mundo más vulnerable y peligroso», sentencia.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Todos los canales

Últimos artículos