spot_img
9.8 C
Madrid
marzo, lunes 4, 2024

La construcción de una posible pista sobre el mar divide a la clase política catalana

La última propuesta plantea construir una cuarta pista sobre el mar, una opción que ha sido duramente criticada por algunas formaciones políticas debido a "su impacto medioambiental"

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Alba Sanz/Aviación Digital, Sp.- El aeropuerto barcelonés de Josep Tarradellas – Barcelona – El Prat busca ampliarse a través de la creación de una cuarta pista. ¿La última propuesta? crear una infraestructura de 3.500 metros de largo, elevada a unos 10 metros sobre el nivel del mar y ubicada a 1.5 kilómetros de la costa, es decir, una pista de despegue y aterrizaje construida sobre el mar. El plan podría desarrollarse en cuatro años y contaría un presupuesto estimado de 2.200 millones de euros.

Esta es la proposición que han lanzado un grupo de ingenieros, economistas y ecólogos como la solución más viable. Sus propias características, capaces de evitar el oleaje incluso en caso de temporales así como la eliminación del ruido debido a su ubicación alejada de las localidades urbanas, convierten a la propuesta en una opción clave para que por la noche puedan operar los aviones de transporte de carga.

Los impulsores del proyecto aseguran, además, que con la construcción de esta pista marina podrían acogerse 30.000 vuelos intercontinentales, además de desviar a los aeropuertos de Reus y Girona 10 millones de pasajeros de vuelos «low cost» procedentes de Europa.

Esta propuesta trataría de facilitar el desbloqueo sobre la posible ampliación del aeropuerto. Sin embargo, la medida, a pesar de que sus propulsores defienden que es una propuesta «cuidadosa con el medio ambiente» por estar construida sobre pivotes y no a partir de una construcción artificial, no ha sido acogida con buen agrado por todas las partes que estarían involucradas en su construcción.

La primera en negarse ha sido la empresa encargada de la gestión aeroportuaria en España, Aena, que no da ningún tipo de posibilidad a esta nueva propuesta por su impacto medioambiental ya que alegan que sería mayor a la que el grupo señala. Y es que, además, Aena no quiere generar un debate hasta que no exista una mesa técnica por parte de la Generalitat.

La alcaldía de Barcelona, en contra de su construcción

De hecho, los encargados de hacer realidad esta propuesta, el ingeniero Joaquim Coello, junto con los economistas Andreu Mas-Colell y Guillem López Casasnovas, ya han advertido que su propuesta es un punto de partida y que es responsabilidad del Govern liderar el debate sobre el futuro de El Prat.

De hecho, Coello ha alertado de que si no se consigue hacer bien la ampliación del aeropuerto Barcelona-El Prat «dentro de 10 años se tendrá que hacer un aeropuerto nuevo a 35 o 40 kilómetros de Barcelona, que sería un problema».

A pesar de que el grupo defienda la «viabilidad» de esta operación así como su «sostenibilidad medioambiental», parece no convencer a parte de los partidos regionales. En el caso de En Comú, el alcalde de El Prat de Llobregat (Barcelona), Lluís Mijoler, ha sido muy claro con la propuesta: «es absolutamente inviable».

Tanto es así que en una entrevista ofrecida para Catalunya Ràdio y recogida por Europa Press, Mijoler recalcó que la propia Aena «descarta totalmente esta opción desde hace años», añadiendo que esta propuesta quedó «totalmente desestimada» en el año 2006.

Además ha recordado a los responsables del plan que no se puede ampliar las infraestructuras aeroportuarios destruyendo los espacios naturales. «Los supuestos expertos que plantean esta pista sobre el mar olvidan que hay una Zepa (Zona de Especial Protección para las Aves) marítima, que es un espacio protegido», ha afirmado.

Asimismo, los miembros de Esquerra Republicana, presididos por Pere Aragonès, añaden que esta iniciativa «no es nuestra propuesta ni la del Govern» por lo que han concluido a través de la secretaria general adjunta de ERC, Marta Vilalta que «ni hacia la Ricarda ni hacia el mar».

Por otro lado, los ecologistas opinan que esta propuesta «es un insulto a la inteligencia plantear nuevas ampliaciones, sea esta o cualquier otra», tal y como recalcó el portavoz de Ecologistas en Acción en Cataluña, Jaume Grau. A esto, Collel ha respondido tajantemente, demandando al grupo ecologista que estudien la propuesta «muy seriamente» ya que la opción formulada anteriormente por Aena afectaría a a laguna de La Ricarday.

Asimismo y, de acuerdo con los expertos, la ampliación del aeropuerto con la construcción de esta nueva pista «no es la solución». Así lo ha asegurado el catedrático de Economía de la Universidad de Barcelona, Xavier Fageda, en una entrevista para Catalunya Información asegura que esta propuesta acarrea un elevado coste económico y afecta a los efectos del cambio climático.

En este sentido, ha afirmado que «ahora 10 metros sobre el nivel del mar se considera suficiente, pero dentro de 15 o 20 años puede que no sea suficiente porque sabemos que el nivel del mar subirá. Hay incertidumbre en qué magnitud y el rápido que irá, pero el nivel del mar sube. Hacer proyectos sobre el mar, ahora mismo, a mí me sorprende un poco y que no se tenga en cuenta el tema del cambio climático.»

Un plan sin hoja de ruta

La ampliación aeroportuaria sigue sin conseguir un consenso político, a pesar de que varias fuerzas políticas lograron llegar a un acuerdo. Y es que, a pesar de que Esquerra y el Partido Socialista Catalán (PSC) acordaron en el pacto de presupuestos incrementar la capacidad del aeropuerto, lo cierto es que nunca concretaron el como.

Sin embargo ahora la realidad es muy distinta. Tanto es así que el propio jefe de la oposición catalana, Salvador Illa, ha destacado que «desde el punto de vista medioambiental, construir una pista nueva en medio del mar no es la mejor de las opciones, pero vamos a estudiarlo todo».

Esta propuesta también incluye poder derivar a 10 millones de pasajeros anuales a los aeropuertos de Reus y Girona para los vuelos de punto a punto y poder conectar estas infraestructuras con Barcelona a través de la alta velocidad.

Otros aeropuertos construidos sobre el mar

No es la primera vez que se construye este tipo de infraestructuras sobre el mar. El aeropuerto internacional de Kansai, ubicado en Osaka (Japón) es un ejemplo de ello, aunque su pista, a diferencia de la propuesta barcelonesa, se basa en la construcción de una isla artificial y fue víctima en el año 2018 del tifón Jebi, que consiguió inundar su infraestructura.

Otros ejemplos son el aeropuerto internacional de Centrair Chubu y de Kobe, también en Japón, o el Aeropuerto Maamigili, ubicado en las islas Maldivas, además del aeropuerto de Hong Kong, situado en la isla de Chek Lap Kok, junto con el Aeropuerto Internacional de Macao de China.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Todos los canales

Últimos artículos